Modos discursivos

Te explicamos qué son los modos discursivos y las características de la exposición, la argumentación, la descripción, la narración y el diálogo.

Las páginas de un periódico muestra textos que pueden abarcar diversos modos discursivos.
Cada modo discursivo tiene sus recursos y estructura propios.

¿Qué son los modos discursivos?

Los modos discursivos o modos del discurso, también conocidos como modalidades textuales o modalidades retóricas, son las distintas maneras en que puede ser organizado un texto oral o escrito, dependiendo de su intención y los recursos utilizados. Fundamentalmente, se distinguen cuatro modalidades diferentes:

  • La exposición, que brinda información de modo objetivo al receptor.
  • La argumentación, que busca convencer al receptor de un punto de vista o brindarle argumentos para que cambie de parecer en la materia.
  • La descripción, que recrea en palabras un evento, cosa o ser para que el receptor pueda hacerse una imagen mental de ello, brindándole detalles.
  • La narración, que cuenta un suceso real o imaginario, organizando los eventos para producir en el receptor diferentes sensaciones.
  • El diálogo, que busca propiciar un debate o una discusión respecto de un tema, o bien mostrarle al receptor dos puntos de vista opuestos.

Estos cinco modos discursivos abarcan, a grandes rasgos, la totalidad de los textos existentes, si bien puede darse el caso de que algunos de ellos se combinen o asemejen (por ejemplo, en el caso de textos literarios vanguardistas). Cada una de estas formas textuales implica el uso de ciertos recursos y de una estructura de texto general, lo cual permite distinguirlas unas de otras. Los modos discursivos pueden apreciarse tanto en textos orales como escritos, tanto artísticos como funcionales, y en casi todas las situaciones de la vida cotidiana.

Ver además: Tipologías textuales

La exposición

La exposición o explicación tiene el cometido de ofrecer al lector información, a través de un debate razonado y objetivo, ya sea de manera técnica o divulgativa, compleja o sencilla. Se trata de un modo discursivo pragmático, es decir, que cumple con un objetivo real y evidente, como puede ser brindar instrucciones, definir un término o hacer una advertencia.

En términos generales, la exposición se caracteriza por:

  • Predominan en ella la explicación, el concepto, el ejemplo y la deducción lógica.
  • Utiliza de manera predominante el presente del indicativo, así como verbos impersonales (que transmiten objetividad) y un léxico adaptado a su nivel de complejidad (técnico o divulgativo).
  • Utiliza marcadores discursivos consecutivos, causales, finales, contrastivos, explicativos e ilativos.
  • Aspira a cierta objetividad, neutralidad, verdad y profundidad.
  • Predomina la función referencial del lenguaje.
  • El autor rara vez se refiere a sí mismo, y se prefieren los tonos impersonales (y la primera persona del plural).

Asimismo, son ejemplos de textos expositivos:

  • Una entrada de un diccionario o una enciclopedia.
  • Un artículo científico en una revista técnica especializada.
  • El manual de uso de un electrodoméstico.
  • El prospecto de una medicina o un fármaco.
  • Un contrato de compraventa.
  • El menú de un restaurante.
  • Los ingredientes y el procedimiento en una receta culinaria.
  • El informe técnico de funcionamiento de una máquina.
  • Una lista de productos a comprar en el supermercado.

Más en: Exposición

La argumentación

Una mujer utiliza la argumentación para cautivar y convencer a su audiencia.
La argumentación permite un mayor o menor margen de subjetividad en los textos orales y escritos.

La argumentación tiene el objetivo de convencer o disuadir al receptor, cosa que realiza a través de argumentos: proposiciones de tipo lógico o emocional que están destinadas a demostrar la validez de una idea o un criterio, o a rebatir las objeciones que se les puedan hacer. La presencia de argumentos y/o puntos de vista es un rasgo propio de la argumentación, ya que esta permite un mayor o menor margen de subjetividad en los textos.

En términos generales, la argumentación se caracteriza por:

  • Predominan los argumentos de distinto tipo: lógicos, emocionales, pertinentes, falaces, entre muchos otros.
  • El autor del texto puede hacer mención de sí mismo, su subjetividad o su historia personal, si esto le permite ganar un mayor margen de credibilidad por parte del receptor.
  • Los textos argumentativos suelen contar con una estructura determinada: introducción al tema, formulación de una tesis, argumentación a favor, refutación de las objeciones y conclusión final.
  • El texto argumentativo tiene un propósito persuasivo evidente y en ese sentido le puede proponer al interlocutor un punto de vista, llamar a la reflexión o invitar a actuar de una manera determinada.
  • Emplea una combinación de lenguaje objetivo y subjetivo, de mayor o menor complejidad dependiendo del público.

Asimismo, son ejemplos de texto argumentativo:

  • Las críticas literarias y cinematográficas en una revista.
  • Los discursos políticos electorales.
  • Las secciones editoriales de los periódicos y el periodismo de opinión en general.
  • Las cartas de recomendación.
  • Los textos publicitarios que invitan al consumo de un producto.
  • Las sátiras políticas.

Más en: Argumentación

La descripción

La descripción le presenta al interlocutor un conjunto de detalles de distinto tipo, para que pueda recrear mentalmente la apariencia o la naturaleza de un objeto, un ambiente o una persona, por lo general haciendo énfasis en la información que se obtiene a través de los sentidos.

El objeto descrito puede ser de muy diverso tipo: real y tangible (como un objeto) o abstracto o subjetivo (como un sentimiento), y dependiendo del contexto, la descripción puede hacerse en términos comunes o especializados.

En términos generales, la descripción se caracteriza por:

  • Predominan las oraciones enunciativas atributivas, con abundantes adjetivos y sustantivos, así como el uso de subordinadas adjetivas y complementos circunstanciales.
  • En su mayoría, las oraciones descriptivas se construyen en tiempo presente o pretérito imperfecto.
  • La descripción puede ser objetiva (rasgos que pueden ser percibidos por cualquiera) o subjetiva (rasgos que tienen que ver con la personalidad de quien describe).
  • Normalmente se combinan las descripciones con textos de otro tipo, con el fin de complementar la información brindada al receptor.

Asimismo, son ejemplos de texto descriptivo:

  • Un retrato hablado de un prófugo o criminal.
  • El detalle de un lugar en una guía turística.
  • La información técnica de las medidas y características de un automóvil o un electrodoméstico.
  • Un poema lírico o canción en el que se detallan los sentimientos del autor.
  • La descripción de un vino en la etiqueta adherida a la botella.

Más en: Descripción

La narración

La narración tiene el propósito de relatar al interlocutor un suceso, real o imaginario, desde un punto de vista específico (llamado narrador). Los relatos constan de un conjunto de hechos o eventos organizados temporalmente (una trama o argumento), que le ocurren a un conjunto de personas o seres (personajes) en un tiempo y lugar determinados.

La narración busca que el interlocutor sepa qué es lo que ha ocurrido, y esto a veces implica captar su atención mediante estrategias de seducción narrativa, como generar tensión, posponer revelaciones, omitir detalles. El punto máximo en el arte del relato lo constituye la narración artística: la literatura, el cine, el cómic, entre otros.

En general, la narración se caracteriza por:

  • Cuenta con un punto de vista desde el cual se narran los eventos (el narrador), que puede o no coincidir con el de la persona que narra (el autor), y que puede ser real o imaginario.
  • Los textos narrativos normalmente se construyen de acuerdo a un estilo libre, pero predominan las oraciones en presente o pretérito del indicativo, con verbos de acción y subordinadas causales, consecutivas o finales.
  • Todo relato se inserta en un lugar y tiempo determinados, involucra a una serie de personajes concretos y consta de una estructura triple: inicio, complicación y desenlace.
  • Dentro de los textos narrativos suele haber también fragmentos descriptivos y diálogos.

Asimismo, son ejemplos de texto narrativo los siguientes:

  • Crónicas periodísticas, de viajes o de sucesos de impacto local.
  • Novelas y relatos literarios.
  • Diarios íntimos, biografías y autobiografías.
  • Leyendas orales y mitos populares.
  • Chistes, anécdotas y raccontos humorísticos.
  • Cómics, películas y otras formas de narración con apoyo visual.
  • Libros de historia.

Más en: Narración

El diálogo

Tres personajes de una obra teatral dialogan en escena.
El diálogo se emplea como parte de obras narrativas o teatrales.

El diálogo es la reproducción textual de una conversación entre dos o más personas, es decir, entre un hablante y uno o varios oyentes, que a lo largo del texto intercambian sus roles de emisor y receptor(es). Normalmente, el diálogo se emplea como parte de obras narrativas o teatrales, o como parte de chistes y cuentos populares, y se distingue del resto de los textos en que reproduce la conversación de manera no mediatizada, es decir, como si estuviera aconteciendo en el momento en que se lo lee.

A grandes rasgos, el diálogo se caracteriza por lo siguiente:

  • Su registro lingüístico y términos empleados dependen de la caracterización de las personas que intervienen en el diálogo, es decir, depende de cómo hable cada uno de los involucrados, pues el diálogo intenta reproducir lo que se dijo, tal y cómo se dijo. Así, puede darse en términos coloquiales, formales, vulgares, entre otros.
  • Abundan los conectores, las alocuciones, las redundancias y las elipsis, así como las referencias deícticas al tiempo y lugar. Al mismo tiempo, suele ser poco prolijo: en un diálogo natural los dialogantes suelen interrumpirse o dejar oraciones sobreentendidas.
  • Abundan las oraciones exclamativas, interrogativas y las expresiones de los estados anímicos de los participantes, así como las aclaraciones y explicaciones. También son comunes las onomatopeyas e interjecciones orales.
  • El diálogo puede darse de manera directa (estilo directo), cuando se transcriben las palabras de cada hablante por turnos, normalmente marcadas por guiones de diálogo; o de manera indirecta (estilo indirecto), cuando las palabras de los hablantes son mediatizadas por un narrador.
  • Todo diálogo ocurre siempre en tiempo presente.

Asimismo, son ejemplos de textos dialógicos:

  • El texto de una obra teatral (excepto las acotaciones o didascalias).
  • Muchos chistes o relatos populares que constan de un marco narrativo mínimo y un diálogo.
  • La transcripción de un debate o un diálogo académico.
  • Una entrevista periodística.

Más en: Diálogo

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Modos discursivos". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/modos-discursivos/. Última edición: 6 de febrero de 2023. Consultado: 18 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 6 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)