Inicio >Economía> Qué es trabajo

Qué es trabajo


Definición de trabajo

Definir trabajo siempre representa un problema por diversos motivos, ya sea desde las distintas acepciones con las que se utiliza actualmente como por las variaciones que fue sufriendo a lo largo de la historia. En este artículo veremos cómo podemos definirlo y cómo fue variando a lo largo del tiempo

Qué es entonces el trabajo

Podemos entender al trabajo como el uso de fuerza y energía física o mental, destinado a conseguir un fin determinado. La economía, la física, e incluso el sentido común nos proveen de distintas acepciones, pero siempre mantienen como base lo dicho anteriormente.

Trabajo

(Trabajo.)

El trabajo es una característica propia del hombre, debido a que es a través de éste que se vincula con la naturaleza libremente, la modifica y obtiene lo necesario para subsistir o para satisfacer sus necesidades. Un animal no puede trabajar, ya que refiere el uso de la razón direccionada hacia determinados fines. Si bien se podría objetar que las hormigas cooperan en los hormigueros o las abejas construyen panales, no es considerado estrictamente “trabajo” ya que estos seres se encuentran en condiciones genéticamente preparadas para estas labores.

El trabajo desde la Economía

Para la economía, el trabajo es aquel factor productivo que se completa con la tierra y el capital; es la pieza clave de esa triada que hace que nuestro mundo funcione como hoy lo conocemos. Originariamente, el trabajo poseía un carácter comunal, donde todos participaban en las distintas actividades (como caza y pesca) y disfrutaban entre todos los miembros los productos de su trabajo.

Con el correr del tiempo, este modo de producción pasó por demasiados cambios y así apareció la esclavitud (propio de la Edad Antigua, como en el Imperio Romano, por ejemplo). En este tipo de producción, los trabajadores eran una simple mercancía que se compraba o vendía, y persistió durante muchos siglos hasta que el feudalismo se instaló principalmente en Europa, para así dar inicio a una forma de producción donde el señor feudal era el que poseía la tierra y los trabajadores (o siervos) eran sus vasallos que producían para él, a cambio de defensa y de habitar sus tierras.



Finalmente, llegamos a la Edad Moderna, debido principalmente a los quiebres producidos por la Revolución Industrial y la Revolución Francesa, donde los trabajadores libres van al mercado a vender su fuerza de trabajo y son contratados para realizar determinadas labores. Aquí ya podemos hablar de trabajadores asalariados.

Tipos de trabajos

Se debe hacer una clara distinción entre trabajo manual y trabajo intelectual: el trabajo manual es el que requiere uso de la fuerza física, generalmente a cargo de los sectores más perjudicados de la sociedad; mientras que los trabajos intelectuales son aquellos de “cuello blanco” o destinado a la educación y a la academia.

Gracias a los avances en los derechos conseguidos por distintas luchas sindicales y por el famoso “Estado de bienestar”, propio de países como Inglaterra y Alemania, que favorecieron los derechos de los trabajadores, hoy cuentan con una mayor protección y derechos laborales. Por su parte, distintas legislaciones internacionales prohíben el trabajo para aquellas personas menores de edad.

En el ámbito del sentido común, también se habla de trabajo con un sentido diferente, ya que podemos considerar el trabajo como aquel sencillo esfuerzo para un fin: “Esta tarea me costó un gran trabajo”, “Ganar este partido sin duda fue un arduo trabajo”.

 


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.