Teletrabajo

Te explicamos qué es el teletrabajo, sus modalidades, ventajas y desventajas. Además, te damos consejos para hacerlo más eficiente.

Un diseñador utiliza dispositivos electrónicos para realizar y transmitir su trabajo.
El teletrabajo engloba cualquier oficio que pueda realizarse a través de la telecomunicación.

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo, también llamado trabajo a distancia o e-work (del inglés electronic work, “trabajo electrónico”), es una modalidad de empleo en la que se lleva a cabo buena parte o la totalidad de las actividades laborales en un entorno diferente a la oficina, a través de internet y de otras tecnologías de telecomunicaciones.

Se trata de un modelo de trabajo propio de la contemporaneidad y del siglo XXI, puesto en auge por la globalización y especialmente por las restricciones impuestas durante la pandemia de Covid-19 que tuvo inicio a fines de 2019.

No existe una descripción única y universal del teletrabajo, ni tampoco leyes y consideraciones que se apliquen a todas las formas de empleo que se pueden considerar dentro de esta categoría, que incluye tanto al trabajo autónomo (freelance) como al trabajo en relación de dependencia. En general, se engloba como teletrabajo a cualquier oficio que pueda realizarse a través de las tecnologías de telecomunicación, ya se trate de llamadas telefónicas, videoconferencias, gestores de tareas en línea, entre otras.

Así, lo que anteriormente parecía reservado para las dinámicas de outsourcing o tercerización en el mundo empresarial, se ha convertido gracias a una economía cada vez más descentralizada en una opción laboral cada vez más frecuente.

Esto es especialmente común entre jóvenes profesionales capacitados en el uso de las TIC, que buscan potenciar sus beneficios inmediatos trabajando para empresas del primer mundo y residiendo en países del tercero. También en startups y modelos empresariales que no cuentan con los recursos o con la necesidad de alquilar un local o una oficina.

Las personas que realizan teletrabajo suelen llamarse teletrabajadores.

Ver además: E-commerce

Historia del teletrabajo

La noción del teletrabajo es de origen contemporáneo: sus antecedentes más lejanos datan de las décadas de 1980 y 1990, cuando internet demostró ser un invento revolucionario. Presiones de tipo energético y ecológico, así como nuevas posibilidades tecnológicas, permitieron que muchas de las actividades laborales de una empresa pudieran ser resueltas a través de herramientas, entonces novedosas, como el correo electrónico y la transferencia de archivos en red.

Sin embargo, durante la década de 2000 el teletrabajo por internet era un sector en auge, especialmente en lo relacionado con las redes sociales, plataformas que crearon nuevos cargos empresariales como los community manager o content manager, espacios que además ocuparon nativos digitales. A esto debe sumarse el mercado de trabajo inaugurado con internet, que puso a disposición de los empleadores un conjunto de profesionales de países emergentes dispuestos a trabajar a distancia por un salario que resultaría inferior al que los trabajadores locales demandan.

En este contexto, la pandemia de Covid-19 declarada en 2020 y las medidas de confinamiento que la acompañaron, resaltaron las virtudes del modelo de trabajo digitalizado. Así, dieron un notorio empujón a empresas de software de telecomunicaciones y de herramientas de gestión de trabajo en línea.

A partir de entonces, el teletrabajo no solo se hizo popular, sino que incluso está siendo considerado como una variable de utilidad, sobre todo en el caso de personas cuyo desplazamiento a la oficina es lento, costoso y trabajoso.

Modalidades de teletrabajo

A pesar de que no existe una clasificación universal para los modos de teletrabajo, normalmente se distingue entre:

  • Teletrabajo interactivo o en tiempo real, cuando la terminal del trabajador y la red de la empresa tienen una conexión directa y activa, y el trabajo se realiza en el tiempo laboral establecido. Por ejemplo, un traductor simultáneo en línea a través de internet que recibe a través de un streaming el audio que debe traducir a otro idioma.
  • Teletrabajo unidireccional, cuando la terminal del trabajador está conectada a la red de la empresa, pero no existe una supervisión directa sobre el trabajo hecho, sino que el trabajador envía las labores realizadas al sistema de la empresa a su tiempo y disposición. Por ejemplo, un redactor de contenidos que carga los artículos realizados a una base de datos de la empresa para que sean revisados en otro momento.
  • Teletrabajo desconectado, cuando no existe conexión entre la terminal del trabajador y la empresa, de modo que el trabajo se realiza enteramente bajo responsabilidad del trabajador, luego de recibir las instrucciones previas, y al final es entregado a la empresa. Por ejemplo, un diseñador al que se le encarga un logotipo y que solo se comunica con la empresa cuando lo ha terminado.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

Al igual que los modelos de trabajo convencionales, el teletrabajo tiene ventajas y desventajas, que podemos resumir de la siguiente manera:

Ventajas del teletrabajo Desventajas del teletrabajo
Se reducen los costos y tiempos de desplazamiento del empleado, así como los costos de alquiler de espacios y pago de servicios por parte del empleador. El empleado debe contar con herramientas tecnológicas propias que rara vez son cubiertas por el empleador, como una computadora y conexión a internet.
El empleado suele contar con mayor autonomía en el manejo de su tiempo y se encuentra en la comodidad de su hogar o en el lugar que él disponga. Disminución de la actividad física del empleado (vida más sedentaria), sensación de aislamiento (reducción de la interacción social) y mayor dificultad para separar la vida laboral de la personal.
Jornada laboral flexible y reducción del ausentismo laboral. Menores márgenes de control de parte de la empresa sobre la labor realizada.
Mayor posibilidad de empleo para personas con discapacidades o de otras regiones geográficas. Falta de legislación y normativas legales claras en la mayoría de los países.

Teletrabajo y home office

Se conoce como home office (en inglés: “oficina en casa”) o trabajo de casa a la modalidad de teletrabajo en la que el trabajador realiza sus labores en el hogar. Este tipo de dinámica puede resultar muy cómoda para el trabajador, ya que no necesita salir de casa para gestionar su trabajo, pero al mismo tiempo puede ser aislante y puede invadir su esfera personal con asuntos laborales, o viceversa.

El home office se distingue de otras formas de teletrabajo, como son el telecentro o coworking, en el que distintos teletrabajadores alquilan por hora una oficina o un espacio dentro de una oficina colectiva; y el trabajo itinerante, propio de los trabajadores que realizan sus labores en distintos sitios, mientras viajan o en las mesas de los cafés y bares de su ciudad.

Más en: Home office

Consejos para un mejor teletrabajo

Los retos propios del teletrabajo pueden enfrentarse de mejor manera si el teletrabajador presta atención a los siguientes consejos:

  • Establecer una rutina de trabajo. Uno de los mayores riesgos del teletrabajo es que las horas dedicadas a producir se dispersen entre las dedicadas a la vida cotidiana, lo que desestructura la jornada laboral y atenta contra la concentración del trabajador. Para remediarlo, es ideal diseñar una jornada laboral claramente diferenciada, a la que se dé inicio siempre a la misma hora y que disponga de sus propios espacios: un escritorio o lugar de trabajo, una ropa distinta a la de estar en casa, etcétera.
  • Invertir en un mobiliario ergonómico. Las sillas y mesas de casa no necesariamente están pensadas para pasar en ellas horas sentado, y pueden por lo tanto atentar contra la postura y la salud corporal. Por esto es preciso invertir en una silla apta para el trabajo, con soporte lumbar y apoyabrazos, que permita a la columna vertebral el apropiado posicionamiento durante la jornada laboral. Lo mismo ocurre con el resto de los muebles y la iluminación del espacio.
  • Controlar las distracciones. Dado que el hogar es un entorno pensado para el reposo y la vida familiar, es usual que abunden los elementos distractores. Lo mismo puede ocurrir cuando se trabaja en un café o en un bar. Por lo tanto, es importante controlar la exposición a distracciones que podrían hacer menos eficiente el tiempo de trabajo, y ocasionar que se extienda más allá de lo debido. Una vez iniciada la jornada de trabajo, los demás elementos deben quedar en un segundo plano.
  • Establecer métodos propios de comunicación. El aislamiento, a la larga, es el mayor inconveniente que presenta el teletrabajo, por lo que siempre resulta importante contar con espacios de interacción social, tanto en el ámbito personal como en el laboral. Las videollamadas pueden ser fatigosas y no reemplazan la conexión personal, de modo que tanto empleador como empleado deben hacer un esfuerzo adicional para superar las distancias y mantener un mínimo de interacción social que permita a los trabajadores conservar la motivación en el trabajo.

Sigue con: Workaholic

Referencias

¿Cómo citar?

"Teletrabajo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/teletrabajo/. Última edición: 18 de enero de 2023. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 18 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)