Inicio >Ciencia> Química orgánica

Concepto de Química orgánica


¿Qué es la química orgánica?

La química orgánica es la ciencia que se dedica a estudiar los compuestos químicos que contienen al elemento Carbono (C) en su estructura. Se ocupa de su composición, de las reacciones en las que pueden verse involucrados y sus propiedades, como así también de su síntesis tanto en la naturaleza como artificialmente. Este último es un campo de gran interés industrial.

Estructuras de carbono

Los átomos de carbono suelen encontrarse unidos entre sí o a átomos de hidrógeno, así como también a átomos de oxígeno, azufre, nitrógeno, entre muchos otros. Estas uniones se dan de manera covalente, es decir, a través de interacciones en las que los átomos comparten electrones, haciéndolas muy fuertes y estables. A su vez, estos enlaces pueden ser de tipo simple, doble o triple. El carbono tiene cuatro electrones de valencia, lo que significa que tiene cuatro electrones disponibles para compartir con otros átomos y formar uniones. Existe una variedad enorme y muy diversa de compuestos orgánicos, la cual es consecuencia de la infinidad de combinaciones posibles entre el carbono y el resto de los átomos y de las millones de estructuras que de ellas derivan.

Compuestos naturales y compuestos sintéticos

Con respecto a los tipos de compuestos que son estudiados por esta disciplina, podemos dividirlos de muchas maneras; una de ellas sería: naturales y sintéticos. Los compuestos naturales son aquellos producidos por los organismos vivos (como la sacarosa producida por la caña de azúcar) o los derivados de la descomposición de sus tejidos (como los hidrocarburos del petróleo). Dentro de los compuestos naturales se encuentran las moléculas pequeñas como el colesterol, los hidratos de carbono, las proteínas, los lípidos (o grasas) y los ácidos nucleicos (que componen el ADN). Muchos de estos son macromoléculas, es decir, moléculas muy grandes y que generalmente cumplen funciones estructurales o metabólicas en las células de los organismos. Por otra parte, los compuestos sintéticos tienen mucha relevancia a nivel económico y social, como por ejemplo, los fármacos y los plásticos que son producidos a gran escala en las industrias.



Origen de la Química Orgánica

Desde tiempos muy antiguos, el hombre utilizó compuestos orgánicos para labores cotidianas como teñir telas a partir de colorantes obtenidos de ciertas plantas, tratar enfermedades con compuestos provenientes de algunos hongos, o producir jabón a partir de grasa animal. A fines del siglo XVIII, se supo que los productos derivados de plantas y animales estaban compuestos por carbono e hidrógeno. Hasta aquí existió una teoría denominada “fuerza vital”, que sostenía que los compuestos orgánicos solo podían ser producidos en los seres vivos porque ellos eran quienes poseían “la fuerza o el impulso necesario” para lograrlo. Pero recién en el siglo XIX, con la obtención de urea a partir de cianato de amonio  por parte del químico Friedrich Wöhler, comenzó a cobrar interés la química orgánica como disciplina de estudio. A partir de allí, se profundizó enormemente en esta disciplina.

  • Un campo de estudio derivado de la química orgánica y de gran importancia, es la bioquímica, la cual se concentra en las moléculas presentes en los seres vivos, su composición y su metabolismo.
  • Otra rama esencial que se desprende de la química orgánica es la farmacia, ciencia que estudia la obtención, producción, mejoramiento, dispensación y acción de los fármacos.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.