Concepto de Industria


El concepto industria refiere a la actividad económica de carácter secundario, que se dedica a transformar una materia prima en un producto elaborado (manufactura).

El momento en el que el hombre se dio cuenta de la importancia de la agricultura significó la adquisición de la idea de que el medio ambiente podía ser transformado para satisfacer las necesidades humanas.

El paso a la actividad industrial fue aun más revolucionario y trascendente, pues comenzó un proceso en el que el protagonista pasó a ser la creatividad humana, que no tendría límite alguno. La producción manual y artesanal tiene su origen en las civilizaciones más primitivas. A las tareas desarrolladas manualmente, o con herramientas precarias, puede considerárselas también una actividad industrial. Sin embargo, el momento de la transformación más importante fue la llamada Revolución Industrial del siglo XVIII, que consistió en el paso de las actividades manuales, o de las manufacturas simples complementadas con máquinas o herramientas, a una gran industria mecánica. El trabajo manual fue reducido de manera drástica, mientras que la producción se incrementó exponencialmente. Son muy variadas las consecuencias que la revolución industrial trajo: económicamente, la industria se transformó a partir del siglo siguiente en el motor del desarrollo económico, y comenzó a trazarse lo que luego se conocería como la División Internacional del Trabajo entre los países. Países como Inglaterra, en los que se produjo esta revolución, pasaría a estar a cargo de la actividad industrial, mientras que otros seguirían condicionados a trabajar la tierra, y eventualmente, a importar esa producción.

En el marco social, las consecuencias de la revolución industrial dejarían efectos que se pueden ver hasta en la actualidad. Las máquinas que se iban creando lograban realizar actividades nuevas, pero también lograban mecanizar trabajo que antes era realizado por humanos, generando una competencia en la que la máquina tiene obvias ventajas. La habilidad manual de los artesanos fue transferida a la máquina, y la desocupación se expandió masivamente. Además, el que realiza la producción dejó de ser el dueño de las herramientas con las que la realiza, sino que el obrero pasa a depender del capital, el propietario de los medios con los que se producirá.

La industria fue por mucho tiempo el sector económico que más aportaba al producto bruto interno (PBI) de los países centrales del mundo. A partir de la segunda mitad del siglo XX, la productividad de las máquinas explotó, lo que, junto a la terciarización del trabajo dedicado a los servicios en las grandes ciudades, hizo que la producción pase a segundo término. Con el proceso de globalización internacional que se vivió para fines del siglo, la industria cambió su forma de organización: al tener las grandes empresas capacidad para trabajar en todos los países, organizaron la producción en todo el mundo, de acuerdo con las ventajas en cada lugar. Así, por ejemplo, una fábrica de autos se limita a ensamblar componentes fabricados en distintos países.

El proceso de especialización de la industria ha logrado crear casi una industria para cada tipo de productos que se demandan en el mundo. Los criterios de clasificación de las industrias, además de la propia actividad a la que se dedican, son los siguientes:

· La fase del proceso productivo en la que trabajan, pudiendo ser industrias de base (transforman la materia prima en productos semielaborados), industrias de capital (transforman esos productos semielaborados en maquinaria), o industrias de consumo (bienes destinados al uso directo del consumidor)

· El peso de la materia prima con la que trabajan, siendo industria pesada en casos como el de la siderurgia e industria liviana en casos como la industria textil.

· Según su tamaño respecto a la cantidad de trabajadores, pudiendo ser pequeña industria (menos de 50 empleados), mediana industria (menos de 1000) y gran industria (más de 1000 empleados).


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.