Bienes de consumo

Te explicamos qué son los bienes de consumo y su relación con los bienes de capital. Además, qué tipos existen y sus características.

Una mujer compra bienes de consumo en un puesto de pan.
Los bienes de consumo se producen y se comercializan para que las personas satisfagan necesidades.

¿Qué son los bienes de consumo?

En economía, los bienes de consumo son las mercancías o servicios con los que se puede satisfacer de manera inmediata una necesidad humana, ya sea de manera durable (como una casa para vivir) o no duradera (como un alimento para comer). No se deben confundir con los bienes de capital que se utilizan en el proceso productivo.

Los bienes de consumo forman parte esencial de la cadena económica. Se producen y se comercializan con el fin de que las personas puedan satisfacer necesidades fundamentales como el hambre, la sed, el sueño, la protección de los elementos medioambientales, entre muchas otras. Por esa razón se les considera normalmente bienes finales, o sea, que figuran en la última etapa del circuito productivo.

Así, por ejemplo, cuando un consumidor va al supermercado y compra los alimentos que necesitará para la cena, está adquiriendo mercancías listas para ser consumidas y satisfacer la necesidad de sustento de su familia.

Ver además: Bienes

Tipos de bienes de consumo

Los posibles compradores observan bienes de consumo durables como automóviles.
Los bienes de consumo pueden clasificarse según su durabilidad.

Existen varias formas de clasificar los bienes de consumo, dependiendo de criterios como su durabilidad, su grado de terminación o su dinámica usual de consumo.

Según su durabilidad, pueden ser:

  • Bienes de consumo durables o duraderos. Son aquellos que no se agotan al ser consumidos, o sea, que tienen una existencia duradera y pueden satisfacer una necesidad de manera constante. Por ejemplo: una vivienda, un automóvil, una cocina o un terreno.
  • Bienes de consumo efímeros o no durables. Son aquellos que tras ser consumidos (o luego de un tiempo de producidos) se agotan o pierden su utilidad inmediata, por lo que deben ser repuestos por otros nuevos en un corto período de tiempo. Por ejemplo: los alimentos y bebidas, los medicamentos, el combustible o el agua potable.

Según su grado de terminación, se puede diferenciar entre:

  • Bienes de consumo final. Son aquellos que se encuentran al término de la cadena productiva, es decir, que sirven para consumirse y no para construir otros tipos de bienes. Por ejemplo: las golosinas, las prendas de vestir o los teléfonos celulares.
  • Bienes de consumo intermedio. Son aquellos que, si bien han culminado su circuito productivo, están destinados a formar parte de las cadenas productivas de otros bienes, es decir, que sirven para producir otras mercancías. Por ejemplo: los empaques plásticos, los tornillos, los cables o los transistores.

Según su dinámica de consumo, puede hablarse de:

  • Bienes de consumo sustitutivo. Son aquellos que se consumen en lugar de otros bienes similares, es decir, que compiten con otros del mismo ramo y por ende se compra uno u otro. Por ejemplo: la margarina y la mantequilla, el azúcar y el edulcorante, la gasolina y el diésel, o dos presentaciones distintas de pan.
  • Bienes de consumo complementario. Son aquellos que se consumen de manera conjunta con otros bienes similares, ya que se requiere de ambos para satisfacer una necesidad. En lugar de competir, como en el caso de los sustitutivos, este tipo de bienes se complementan. Por ejemplo: un vehículo y su combustible, el café y el azúcar para endulzarlo, una impresora y sus cartuchos de tinta, o un electrodoméstico y la electricidad que necesita para funcionar

Bienes de consumo y bienes de capital

A diferencia de los bienes de consumo, producidos y comercializados para que las personas puedan darles uso, los bienes de capital (llamados también bienes de producción o de equipo) son aquellos que se necesitan para avanzar en el circuito productivo de alguna mercancía. Es decir, son aquellos bienes y servicios indispensables para que ocurra la producción.

Al igual que los bienes de consumo, los bienes de capital pueden ser más o menos duraderos, ya que sufren un proceso de desgaste o consumición cuando se utilizan. Algunos ejemplos de bienes de capital son: la maquinaria, las herramientas, la electricidad, los medios de transporte, la materia prima y cualquier bien que sea utilizado en la producción de otros tipos de bienes.

Sigue con: Bienes intermedios

Referencias

  • Cibotti, R. y Paz, P. (1966). Introducción a la planificación del desarrollo. Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social.
  • Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) de la República Argentina. Glosario. Indec
  • The Enciclopaedia Britannica. “Consumer good”. Britannica

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Bienes de consumo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/bienes-de-consumo/. Última edición: 13 de julio de 2023. Consultado: 24 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 13 julio, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)