Bienes intermedios

Te explicamos qué son los bienes intermedios y su relación con los bienes finales. Además, ejemplos y otros tipos de bienes.

Una planta embotelladora utiliza botellas de plástico como bien intermedio.
Los envases de plástico son bienes intermedios en numerosas industrias.

¿Qué son los bienes intermedios?

En economía, los bienes intermedios o bienes semielaborados son aquellos recursos y mercancías que sirven como insumos en el proceso productivo de otros bienes. No se deben confundir con los bienes finales, que van directo a las manos del consumidor, ni con los servicios.

Los bienes intermedios constituyen una categoría muy amplia, que incluye productos y materiales que no sirven al consumidor para satisfacer sus necesidades, sino que permiten al productor obtener a su vez otros bienes, ya sea finales (de consumo) o de capital (de producción).

Por ejemplo, un conjunto de tablones de madera y de barras de metal constituyen un bien intermedio para la elaboración de un mueble en una fábrica. Los tablones y las barras, sin embargo, fueron a su vez producidas en un aserradero y una siderúrgica, por lo que ya han atravesado un proceso industrial propio; pero su utilidad no reside en ser consumidas por el público directamente, sino por los fabricantes de muebles que producirán un bien final como un armario o una cama.

Ver además: Bienes

Ejemplos de bienes intermedios

Los siguientes son algunos ejemplos de bienes intermedios:

  • Las distintas harinas (de maíz, de trigo, de garbanzos) que se emplean en la fabricación de panes y otros bienes alimenticios.
  • Las vigas de acero y los materiales desecados (para formar el cemento) que se emplean en la construcción de un edificio o de una obra vial.
  • El plástico, que se obtiene de diversos procesos de síntesis química, y luego se moldea para formar piezas o elementos necesarios para ensamblar todo tipo de máquinas.
  • Los tornillos y remaches empleados en la fabricación de un electrodoméstico, como una licuadora o un microondas.
  • Las tarjetas, microchips y conectores que integran el interior de una computadora.
  • Los solventes y compuestos químicos empleados en la producción de detergentes y limpiadores, como el cloro, el alcohol, el bicarbonato de sodio, entre otros.

Bienes intermedios y bienes finales

Las barras de acero incandescentes se encuentran en su proceso de producción.
Los bienes intermedios se pueden utilizar para producir bienes finales.

La diferencia entre bienes intermedios y bienes finales radica en que los bienes finales se encuentran listos para ser consumidos, es decir, se hallan al final de su cadena productiva como mercancías independientes. Esto significa que son bienes listos para su utilización y que no forman parte del circuito productivo de ningún otro, razón por la cual se les conoce también como bienes de consumo.

Algunos ejemplos de bienes finales son: una bebida energética, un platillo preparado en un restaurante, un litro de gasolina para el automóvil, una prenda de vestir, una vivienda o un teléfono celular.

En cambio, los bienes intermedios no son adquiridos por el público consumidor, ya que no sirven para satisfacer sus necesidades puntuales; pero pueden en ocasiones ser adquiridos como reserva de valor, como ocurre cuando alguien compra oro, plata u otros materiales empleados en la joyería.

Más en: Bienes de consumo

Otros tipos de bienes

Además de los bienes intermedios y bienes finales, en economía se diferencian otros tipos de bienes, atendiendo a criterios diferentes, como es el caso de:

  • Bienes de capital o de inversión. Son aquellos materiales, mercancías y servicios que se requieren para producir un bien determinado. Por ejemplo: la materia prima, la electricidad o las máquinas y herramientas de trabajo.
  • Bienes de consumo. Son aquellos bienes finales que adquiere el público para la satisfacción de sus necesidades. Por ejemplo: los alimentos, las viviendas, el combustible o los servicios básicos de electricidad y agua potable.
  • Bienes sustitutivos. Son aquellos bienes de consumo cuyo consumo excluye a otras mercancías semejantes, o sea, que obligan al consumidor a elegir entre uno y otro. Por ejemplo: la leche deslactosada y la leche completa, el azúcar y los edulcorantes, o la margarina y la mantequilla.
  • Bienes complementarios. Son aquellos bienes de consumo que, en lugar de oponerse, como lo hacen los sustitutivos, se complementan el uno al otro, es decir, requieren de la presencia del otro para satisfacer una necesidad. Por ejemplo: un automóvil y combustible, café y azúcar, o maíz para palomitas y sal.
  • Bienes inferiores. Son aquellos bienes de consumo que se consideran poco deseables, por lo que su consumo disminuye cuando las rentas de los consumidores aumentan. Esto quiere decir que son reemplazados por bienes superiores tan pronto como se presenta la oportunidad. Por ejemplo: ropa de segunda mano, productos próximos a expirar y marcas de poca calidad.
  • Bienes superiores. Son aquellos bienes de consumo que se consideran muy deseables, por lo que suelen tener una alta demanda y por ende un mayor costo. Esto significa que su compra está asociada a mayores rentas o posibilidades de compra: cuando la cantidad de dinero disponible disminuye, también lo hace su margen de consumo. Por ejemplo: ropa de diseñador, joyería, productos alimenticios importados y carne de primera calidad.
  • Bienes durables. Son aquellos bienes de consumo que, una vez adquiridos, perduran en el tiempo y satisfacen una necesidad de manera permanente. Por ejemplo: una vivienda, un automóvil o un refrigerador.
  • Bienes no durables. Son aquellos bienes de consumo que se agotan en su utilización o pierden sus propiedades, por lo que deben ser reemplazados continuamente por otros nuevos. Por ejemplo: los alimentos, las medicinas, los fósforos y el detergente.
  • Bienes libres. Son los bienes no económicos, es decir, que no forman parte del circuito productivo, pues son superabundantes o imposibles de limitar, de modo que no hace falta producirlos, ni es posible comercializarlos. Por ejemplo: la luz solar, el aire respirable o el agua del mar.

Sigue con: Costos de producción

Referencias

  • Moreno, A. (s. f.). El producto o ingreso nacional: productos intermedios y productos finales. Ministerio de Educación de San Juan (Argentina). Educacion
  • Gobierno de México. “Bienes intermedios”. Glosario. Bancomext
  • The Encyclopaedia Britannica. “Producer goods”. Britannica

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Bienes intermedios". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/bienes-intermedios/. Última edición: 13 de julio de 2023. Consultado: 21 julio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 13 julio, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)