Cultura popular

Te explicamos qué es la cultura popular, qué elementos la componen y diversos ejemplos. Además, en qué se diferencia de la cultura de masas.

Las mujeres bailan mientras una banda toca música folclórica.
La cultura popular comenzó a cambiar con la formación de las culturas nacionales en el siglo XX.

¿Qué es la cultura popular?

La cultura popular es el conjunto de manifestaciones culturales producidas y consumidas por los sectores de la sociedad menos instruidos en un sentido académico tradicional. Es decir, son creaciones lingüísticas, artísticas, sociales, deportivas y de todo tipo, surgidas en las llamadas clases populares, en franca contraposición con la cultura producida y consumida por las élites (llamada comúnmente alta cultura o cultura letrada).

El término “cultura popular” tuvo su origen a finales del siglo XIX, de la mano de los sectores nacionalistas que veían en su relación con las tradiciones y el folklore un acervo de elementos “puros” nacionales, no contaminados con la moda o las tendencias internacionales. Esto se debe a que, a lo largo de la historia, la cultura popular ha sido mucho más estática que la llamada alta cultura, algo que sin embargo comenzó a cambiar con la masificación de la escolaridad y la formación de las culturas nacionales en el siglo XX.

Hoy en día, la cultura popular suele ser diversa, cambiante y poco dada al control y al purismo, ya que no requiere de gran formación para su consumo y disfrute, sino que se transmite por vías más tradicionales e incluso familiares. Por ejemplo, ciertas formas de gastronomía popular se aprenden de los padres o los abuelos, en lugar de la escuela. Además, la cultura popular ejerce un cierto rol contracultural en el siglo XXI, ofreciéndose como alternativa a la cultura global que está gestándose a través de internet y las nuevas tecnologías de información.

Sin embargo, existe diálogo entre la cultura popular y la alta cultura. Una y otra se influyen e intercambian contenidos muy a menudo, al punto tal que, en la sociedad de masas contemporáneas, hay quienes se plantean la conveniencia de superar esta división, considerándola poco más que un formalismo.

Ver además: Arte popular

Cultura popular y cultura de masas

Tras la implementación del capitalismo industrial y la producción en serie, se creó la llamada “sociedad de consumo”, esto es, una sociedad que produce y consume sus bienes por montones, incluidos los bienes culturales. He allí el nacimiento de la cultura de masas, fruto de las llamadas “industrias culturales”, como las grandes cadenas de producción cinematográfica, las grandes editoriales internacionales, los medios masivos de comunicación, entre otras.

La cultura de masas está dirigida a un público muy amplio y no solo consiste en bienes artísticos o de entretenimiento, sino también en un modelo educativo e informativo que apunta a preservar los valores del sistema capitalista y a fomentar el consumo, según advierten sus detractores. En este panorama, la cultura popular a menudo es considerada como un refugio ideológico, ya que al no ser capitalizable, ni formar parte de las academias, tampoco integra ninguna industria cultural, sino que se lleva a cabo en términos más o menos artesanales.

Así, por ejemplo, una película de superhéroes de Marvel forma parte de la cultura de masas a nivel incluso internacional; mientras que un baile tradicional celebrado en honor a la virgen María es una manifestación de la cultura popular y tradicional. Esta distinción, sin embargo, es objeto de debate en muchos casos, pues algunos intelectuales afirman que muy pocos espacios culturales resisten la captación y explotación del capitalismo.

Más en: Cultura de masas

Ejemplos de cultura popular

Un grafiti llena de colores una pared.
El grafiti es propio de la cultura popular urbana y expresa contenidos de distinto tipo.

Algunos ejemplos concretos de manifestaciones de la cultura popular son:

  • La gastronomía de los días festivos. Es común en muchos países y culturas cocinar platillos específicos en fechas puntuales, ya sea por motivos religiosos (como la leikaj para el Rosh Hashaná o año nuevo judío), motivos históricos (como la preparación en Argentina del locro o el guiso de lentejas, en las fechas patrias) o tradicionales (como la hallaca, plato típico de la comida navideña venezolana). La preparación de estos platillos puede variar entre un hogar y el otro, pero se adhieren a una misma cultura culinaria compartida.
  • El jazz en sus orígenes. Aunque hoy está integrado a la cultura oficial o “mainstream”, en sus orígenes el jazz fue un estilo musical propio de las capas populares estadounidenses, específicamente de las afrodescendientes. De hecho, surgió en el estado de Louisiana, en la zona de influencia de Nuevo Orleans, a donde llegó la mayoría de los esclavos de África durante la era colonial.
  • El grafiti. Propio de la cultura popular urbana, el grafiti reúne un conjunto muy diverso y dispar de escritos, dibujos y otras impresiones anónimas que se hacen en las paredes de la ciudad, expresando contenidos de distinto tipo y que generalmente recogen el sentir popular, o sea, lo que la gente piensa o siente respecto de un tema.
  • El cómic en sus orígenes. Aunque en épocas recientes ha sido reconocido académicamente y considerado como una de las bellas artes, el cómic, junto con la historieta y la viñeta humorística son ejemplos de la cultura popular, a pesar de que en buena medida fueron asimilados por la cultura de masas. Estos dibujos narrativos solían estar destinados a la educación infantil y a la mofa política.
  • La celebración del Día de los Muertos. Esta célebre tradición mexicana forma parte de la cultura popular y también del folklore, y se lleva a cabo de acuerdo a criterios propios de la región y de las familias involucradas, de acuerdo a una tradición cuyas raíces datan de la antigua cultura de Mesoamérica.

Elementos de la cultura popular

Una calle de Brasil está decorada para celebrar el corpus christi.
Las creencias forman parte de la cultura popular y se manifiestan de diversas formas.

Los elementos que componen la cultura popular pueden ser muy diversos entre sí, ya que la cultura popular no es homogénea. Esto quiere decir que varía mucho dependiendo de la gente y la geografía, e incluso dentro de una misma población puede presentar diferencias sustanciales.

Sin embargo, al igual que otras formas de cultura, en las manifestaciones populares pueden hallarse diferentes contenidos, como son:

  • Valores, esto es, consideraciones sobre el bien y el mal, sobre lo deseable y lo repugnante. Por ejemplo, la comida kosher de los judíos y la comida halal de los musulmanes prohíbe la ingesta de cerdo, al considerarlo un animal “impuro”.
  • Creencias, ya sean religiosas o simplemente supersticiones, como pueden ser la misa de fin de año (o “misa de gallo”) católica, y la creencia europea medieval en las brujas y los encantamientos.
  • Símbolos, ya sean dibujos, ilustraciones, colores, formas o lenguaje escrito, cuya misión es comunicar a los entendidos un mensaje trascendente. Por ejemplo, en las procesiones católicas populares se suele emplear la cruz, lo mismo que en las fiestas de la religión yoruba se emplea la vestimenta blanca y las cuentas de colores.
  • Lenguaje, un elemento presente en todas las actividades humanas, es transmitido también a través de la cultura popular: nombres, juegos de palabras, adivinanzas, chanzas, cantos, entre otras formas populares de expresión verbal.

Identidad cultural

Cuando se habla de identidad cultural, se refiere comúnmente a los aspectos considerados como “puros”, “propios” u “originales” de una cultura, que sirven para distinguirla de otra (y distinguir, por ende, a sus practicantes).

La identidad cultural es un concepto complejo, que se puede elaborar desde diferentes puntos de vista, como el racial o étnico, el nacional o geográfico, el religioso e incluso el político. Pero, del modo que sea, se trata de una manera de los individuos de pensarse a sí mismos y pensar la propia comunidad, en oposición con el afuera y con quienes tienen una cultura diferente.

Así, la identidad cultural de una nación puede estar arraigada en sus tradiciones, sus valores, es decir, su cultura popular, como lo entendían los nacionalistas del siglo XX. Por otro lado, puede ser el producto de complicados procesos históricos y sociales, especialmente de la hibridación y el mestizaje, como ocurre con la identidad cultural latinoamericana, compuesta a la vez por tres raíces distintas: la europea, la aborigen americana y la africana.

Más en: Identidad cultural

Relativismo cultural

El relativismo cultural es una forma de pensamiento que defiende la diversidad y la igualdad entre las culturas existentes. Sostiene que cada cultura amerita ser comprendida en su propio contexto histórico y social, para evitar así comparaciones injustas.

Esta manera de entender la cultura surge en franca contraposición con las posturas tradicionales que distinguían entre “culturas avanzadas” y “culturas atrasadas”. Esas posturas generalmente utilizaban criterios eurocéntricos u occidentalistas, es decir, que entendían la cultura europea y occidental como el estándar con el cual las demás deberían medirse.

Sigue con: Globalización cultural

Referencias

¿Cómo citar?

"Cultura popular". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/cultura-popular/. Última edición: 7 de febrero de 2023. Consultado: 24 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 7 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)