Globalización cultural

Te explicamos qué es la globalización cultural y cuáles son sus características. Además, te contamos qué factores la favorecen.

La globalización cultural permite que la industria cinematográfica estadounidense llegue a todo el mundo.
La globalización cultural tiende hacia la estandarización de las expresiones culturales.

¿Qué es la globalización cultural?

“Globalización cultural” es un término utilizado para referirse específicamente a los impactos culturales de la globalización, o lo que es lo mismo, a las consecuencias de la globalización en el ámbito de la cultura. Se trata de un fenómeno complejo, de múltiples aristas y posibles interpretaciones, comprendido a menudo como la tendencia hacia la estandarización y/o homogeneización de las expresiones culturales en el mundo.

Se llama globalización a la tendencia cultural, económica, social y política de superar las distinciones entre los panoramas nacionales, regionales e internacionales, y marchar hacia un mundo integrado en el que el comercio, las comunicaciones y la cultura fluyan libremente de una región a otra. Se trata de la aparición, en la era contemporánea, de un panorama global que afecta y entrelaza a todos los panoramas nacionales y regionales.

Los efectos de este proceso, iniciado a mediados del siglo XX y que continúa a comienzos del XXI, son objeto de debate en múltiples ámbitos y cuentan con entusiastas y detractores. El mundo de la cultura no escapa a este fenómeno, ya que un importante efecto del alcance mundial de las llamadas TIC (Tecnologías de Información y Comunicaciones) tiene que ver con la socialización entre individuos de culturas lejanas geográficamente y la difusión masiva de ciertos aspectos asociados a las culturas económica y tecnológicamente dominantes, como la anglosajona.

El asunto está en que la globalización no solo implica la difusión y el intercambio, sino también cierto margen de transformación cultural. El contacto entre las culturas tiende a generar influencias y tendencias novedosas, aunque dicha influencia no necesariamente se dé en términos de igualdad o reciprocidad.

Por ejemplo, el éxito mundial de ciertos estilos de música, ciertas formas de consumo y cierto uso del lenguaje, propios de las redes sociales y el mundo 2.0, acaban por instalarlos en geografías muy distintas a las de su origen, lo cual suele conducir a la aparición de formas culturales híbridas, como la música worldbeat (“ritmo del mundo”).

Los críticos de la globalización alegan que este proceso “daña” las culturas, porque reduce la diversidad e impone cánones asociados con Occidente o con la cultura anglosajona, especialmente la estadounidense, dado el predominio del inglés como lengua franca del mundo en línea.

Sin embargo, el proceso de globalización cultural es mucho más complejo y novedoso, por que también da lugar a la expansión de otras culturas (incluso algunas consideradas “exóticas” en Occidente) y la creación de melting pots culturales.

Ver además: Aculturación

Características de la globalización cultural

La globalización cultural puede caracterizarse de la siguiente manera:

  • Se trata de un fenómeno complejo de intercambio y transformación cultural que va de la mano de otras formas de integración regional y global, como la globalización económica y financiera.
  • Se produce en el mundo entero, de la mano del flujo de mercancías de consumo cultural y de las TIC, especialmente internet y las redes sociales.
  • Promueve el intercambio cultural y la creación de formas híbridas, al mismo tiempo que cierta centralización y homogeneización de las prácticas culturales.
  • Es percibida como una amenaza por los sectores tradicionales de la cultura, y como una oportunidad por los sectores más vanguardistas y comerciales de la cultura.
  • Tiene un impacto notorio en la música y las artes, el deporte, el consumo cultural y el manejo del lenguaje.

¿Cómo influye la globalización en la cultura?

Personas extranjeras compran máscaras de otras culturas.
La globalización cultural puede producir un enriquecimiento mutuo entre culturas.

El impacto de la globalización en la cultura es objeto de estudio en la actualidad. De hecho, en épocas recientes se han inaugurado numerosas cátedras de “estudios globales”. En general, los diferentes sectores y actores culturales tienen posturas distintas respecto a las virtudes y peligros de la globalización cultural: algunos la consideran una amenaza, y otros, en cambio, una fuente de riqueza y diversidad.

Quienes la consideran una amenaza, alegan que las transformaciones culturales propias de la globalización no brindan a todas las culturas la misma oportunidad, sino que están determinadas por el dominio de las potencias económicas y militares del mundo.

Así, este supuesto intercambio cultural actuaría como una herramienta de colonización cultural, que populariza e impone las prácticas típicas de la cultura occidental (y en especial la anglosajona) en el resto del mundo. De ser así, la globalización allanaría la diversidad cultural del planeta, empobreciendo su riqueza de prácticas y perspectivas al imponer una sola.

Un ejemplo de esto tiene que ver con la difusión mundial de la industria fílmica estadounidense, en especial de Hollywood, cuyos productos sumamente populares se abren paso en países lejanos y desplazan producciones culturales locales, imponiendo un sentido de identidad, unos valores determinados y una visión de mundo propias de los Estados Unidos.

En cambio, quienes consideran que la globalización cultural es una fuente de oportunidades, alegan que trae consigo la posibilidad de entrar en contacto con culturas lejanas y de nutrirse de ellas, avanzando hacia formas nuevas e híbridas a través de la fusión y el contagio cultural.

Estos últimos procesos no son nuevos en la historia de la humanidad: se han dado en el seno de los grandes imperios y en los procesos coloniales a gran escala, de modo que al menos en la globalización pueden tener lugar de un modo voluntario, de la mano del consumo. Además, al establecer contacto con culturas diferentes, se da un necesario proceso de enriquecimiento mutuo, dado que la cultura es siempre un organismo vivo y cambiante.

Un ejemplo de esto tiene que ver con la industria musical y la llamada World Music (“música del mundo”), un género que inicialmente describía las producciones musicales no occidentales, pero que la globalización amplió para dar cabida a los ritmos nuevos, fruto de la fusión de géneros, el diálogo musical intercultural y los estilos híbridos.

Consecuencias de la globalización cultural

La globalización cultural puede tener consecuencias positivas o negativas en la cultura, como veremos a continuación:

Consecuencias positivas Consecuencias negativas
Mayor intercambio cultural entre las naciones y posibilidad de consumir cultura proveniente de lugares inaccesibles o que jamás se han visitado en persona. Imposición o popularización de las culturas hegemónicas del mundo, o sea, las de los países económica, militar y políticamente fuertes, por encima de la cultura de los países débiles.
Posibilidad de influencias creativas que propician nuevos estilos artísticos, nuevos patrones de consumo y nuevas tendencias estéticas “fusión” o híbridas. Estandarización u homogeneización del consumo cultural, dado que al imponerse las modas todo acaba pareciéndose.
Fomento de una perspectiva multicultural, en la que no existan culturas “avanzadas” o “mejores”, sino que exista un crisol cultural. Reducción de la diversidad cultural al imponer patrones o sentidos de algunas tradiciones y fomentar el olvido de los patrones y sentidos de otras.
Difusión de las ideas más allá de las fronteras y de los circuitos académicos formales, dado que las personas pueden tener acceso casi ilimitado a la información. Excesiva vinculación del mundo cultural con las industrias de consumo cultural, ya que la globalización va de la mano de los grandes actores económicos.
Mayor interés en los idiomas extranjeros y fomento de la diversidad lingüística mundial. Impulso del inglés y otras lenguas coloniales por encima de las lenguas locales o regionales.
Visibilización de fenómenos culturales que anteriormente se desconocían. Como otras formas de globalización, puede conducir a una pérdida de soberanía e identidad nacionales.
Mayores posibilidades de reconocimiento para actores culturales independientes o marginados.

Factores que favorecen la globalización cultural

Los visitantes observan obras de arte de diferentes culturas en el museo.
Los museos permiten la circulación de obras de arte por todo el mundo.

Los grandes promotores y facilitadores de la globalización cultural son, en resumen:

  • Internet, las redes sociales y en general las TIC y el mundo digital, ya que ponen en contacto actores sociales y culturales de geografías, tradiciones y géneros diferentes, lo que permite la construcción de comunidades novedosas y el intercambio recíproco de influencias.
  • Las grandes industrias culturales (musicales, cinematográficas, literarias, entre otras) que alcanzan los mercados geográficamente remotos y permiten el consumo de formas culturales lejanas en diferentes rincones del mundo.
  • Los grandes circuitos de museos y galerías artísticas, que permiten la circulación de obras de arte en el mundo entero, y crean interés en las formas artísticas de otras culturas.
  • El intercambio económico y financiero a escala global, que atrae inversores de distintas nacionalidades y culturas a un mismo país y propicia el encuentro cultural por fuera de los espacios acostumbrados para ello.
  • La movilidad y tecnología del mundo contemporáneo, que facilita el traslado de personas y mercancías de una región del globo a la otra.

Sigue con: Globalización económica

Referencias

¿Cómo citar?

"Globalización cultural". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/globalizacion-cultural/. Última edición: 25 de noviembre de 2022. Consultado: 24 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 25 noviembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)