Concepto de
Tortuga

Te explicamos todo sobre las tortugas, su alimentación, hábitat y otras características. Además, diferencias entre tortugas de mar y de tierra.

tortuga
Las tortugas son los reptiles más antiguos que aún pueblan la Tierra.

¿Qué es una tortuga?

Las tortugas o quelonios son un grupo de reptiles de hábitat acuático y terrestre. Su principal característica es poseer un fuerte caparazón que les protege los órganos internos y que abarca todo el torso del animal. Diseñado como una caja resistente y fabricado de hueso y cartílago, este caparazón crece junto al animal y forma parte de su propia columbra vertebral, de modo que puede refugiarse dentro.

A este orden de reptiles se les conoce zoológicamente como testudines. Se estima que surgieron hace 250 millones de años, en el período Triásico de la era Mesozoica. Eso significa que son los reptiles más antiguos que aún pueblan la Tierra, adaptados a distintos hábitats y viviendo vidas particularmente longevas.

Existen alrededor de 356 especies distintas de tortugas en todos los continentes (excepto la Antártida), dotadas de tamaños, proporciones, dietas y hábitats muy diversos. Muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción, en parte debido a la caza del ser humano, que devora sus huevos y emplea decorativamente sus caparazones (de hecho, antes del invento del plástico, se usaban para obtener el carey de las monturas de anteojos), y en parte debido a la contaminación de sus hábitats.

El ser humano ha sentido atracción por las tortugas desde la antigüedad. Aunque hay muy pocas especies domésticas, estos animales suelen abundar en el imaginario mitológico de muy diversas culturas, generalmente como símbolo de fuerzas y saberes ancestrales.

De hecho, en la mitología hindú, se pensaba que el mundo entero era un disco sostenido por cuatro grandes elefantes, los cuales a su vez estaban parados sobre el caparazón de una tortuga.

Ver además: Animales acuáticos

Características generales de las tortugas

tortuga caracteristicas pico boca
El pico de las tortugas es afilado y a veces dentado.

Las tortugas se caracterizan, a grandes rasgos, por lo siguiente:

  • Son reptiles, o sea, vertebrados de sangre fría y reproducción ovípara, cuyos cuerpos consisten en un gran caparazón, una cabeza, una cola pequeña y cuatro extremidades, que son patas en las tortugas terrestres y aletas en las acuáticas.
  • Carecen de dientes en la mandíbula, en su lugar tienen un pico correoso de queratina, afilado y en ocasiones dentado.
  • Poseen una buena visión, que privilegian por encima del resto de sus sentidos, aunque también empleen a menudo el olfato y el oído. Poseen un sistema nervioso superior, como todos los animales vertebrados, con un cerebro y una médula espinal.
  • A excepción de las tortugas acuáticas bajo el agua, se trata de animales parsimoniosos y no muy ágiles. Sus lentos metabolismos les proveen de una vida larga, alcanzando en algunas especies el siglo de vida.
  • Acostumbradas a reptar o nadar, no suelen nunca estar acostadas sobre sus caparazones, y especialmente las tortugas de tierra presentan una enorme dificultad para darse la vuelta.

Tortugas de agua

tortuga acuatica
Las tortugas acuáticas tienen extremidades que les permiten nadar cómodamente.

Las tortugas acuáticas, de agua dulce o salada, representan un importante porcentaje de las especies de tortugas del mundo. Habitan los océanos o de pequeños pozos y lagos.

Han adaptado sus cuerpos a la vida sumergida, por lo que tienen patas con membranas interdigitales o directamente aletas, que les permiten nadar cómodamente, sin llegar a ser inútiles en caso de tener que volver a tierra.

Además, poseen un caparazón liso e hidrodinámico. Dependiendo de la especie pueden aguantar la respiración durante muchísimo tiempo, lo cual les permite alimentarse sin problemas bajo el agua.

Tortugas de tierra

tortuga terrestre
Las tortugas terrestres pueden variar mucho en peso, longitud y coloración.

Las tortugas terrestres son animales particularmente lentos y calmos, de caparazones voluminosos y ásperos, que pueden variar mucho en materia de peso, longitud y coloración.

Es usual hallarlas a la intemperie donde se exponen al sol para calentar su sangre fría, y en general poseen un temperamento paciente. Sin embargo también hay especies particularmente agresivas y territoriales.

Alimentación de las tortugas

tortuga alimentacion coral
Algunas especies de tortugas pueden alimentarse de corales.

La alimentación de las tortugas depende en buena medida de su hábitat. Aquellas adecuadas a la vida terrestre suelen ser mayormente herbívoras, con una dieta casi exclusiva de hojas, tallos, raíces y frutos, aunque otras especies son omnívoras y comen básicamente lo que puedan, desde pequeños moluscos, insectos y lombrices hasta carroña.

Algo similar ocurre con las especies acuáticas, capaces de comer desde coral, que les suministra importantes nutrientes como el calcio, hasta algas, peces, aguamalas, pulpos y pequeños crustáceos.

Hábitat de las tortugas

A lo largo de los siglos, las tortugas se han adaptado muy bien a casi todos los ambientes de la superficie terrestre, así como a la vida marítima y de agua dulce. En el sureste asiático y en Norte América se encuentra la mayor diversidad de especies. En ambos casos, el entorno favorito parece ser el lacustre, ya sea en pequeños pozos, o ríos y lagos extensos.

Generalmente, cada especie de tortugas es endémica de su ubicación, o sea, no se da en ningún otro lado. Además, hay especies típicas de bosques, desiertos, llanuras o en islas volcánicas, como las tortugas galápagos que inspiraron a Charles Darwin, de enorme tamaño y capaces de vivir más de cien años.

Reproducción de las tortugas

tortuga reproduccion
Las tortugas no cuidan de sus crías y sólo sobrevive un porcentaje de ellas.

Como muchos otros los reptiles, las tortugas se aparean de acuerdo a patrones estacionales. Las tortugas no cuidan de sus retoños, sino que depositan un gran número de huevos y apuestan por la supervivencia de un bajo porcentaje de las crías.

Las hembras fecundadas depositan huevos de distinta forma y contextura, siempre en la tierra. Incluso las tortugas marinas, tras aparearse, migran cientos o miles de kilómetros para ir a desovar en la tierra, cavando agujeros y luego enterrándolos con enorme esfuerzo. De allí salen luego las pequeñas tortugas en una carrera desenfrenada de vuelta hacia el agua.

Su edad de madurez sexual, dadas sus vidas prolongadas, tarda en llegar, y la cópula es trabajosa, debido a la rigidez de los caparazones. Muchas especies poseen un hundimiento en el vientre del macho, para que pueda acoplarse a la hembra al subírsele encima desde atrás.

El caparazón de la tortuga

tortuga caparazon
El caparazón tiene una capa de piel, otra de queratina y otra de hueso.

Los caparazones de las tortugas están hechos de materiales biológicos resistentes, como el hueso y el cartílago, pero su forma, resistencia y coloración puede variar enormemente de una especie a otra.

En general, el caparazón consiste de tres regiones: una cubierta de piel parecida al cuero, recubriendo un conjunto de placas resistentes de queratina (el mismo material del que están hechos sus picos), parecidas a las escamas de otros reptiles, y que reposan sobre una serie de escudos de hueso.

Además, el caparazón consta de dos partes diferenciadas:

  • El espaldar. Que ocupa la región superior o el dorso del animal, conformado por cinco hileras de placas, dispuestas en regiones concéntricas de extrema dureza.
  • El plastrón. Que es la región del vientre y pecho del animal, o sea, la que da hacia la tierra, también llamada “peto”, y que suele ser de color pálido, lisa y menos resistente.

Sigue con: Animales de la costa

Referencias:

Última edición: 15 de septiembre de 2020. Cómo citar: "Tortuga". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/tortuga/. Consultado: 26 de octubre de 2020.