Biblia

Te explicamos qué es la Biblia, qué partes la componen y cómo es interpretada. Además, te contamos cómo fue su origen e historia.

la biblia
La Biblia es un conjunto de libros que abordan la relación ancestral entre Dios y la humanidad.

¿Qué es la Biblia?

La Biblia es el libro que contiene las sagradas escrituras que las religiones judía (parcialmente) y cristiana comprenden como dictadas por Dios a la humanidad, y que consideran la guía espiritual y moral de sus credos. Se trata, más que de un libro, de un conjunto de libros, escritos en épocas distintas y en los que se aborda la relación ancestral entre Dios y la humanidad, tal y como la entendían los antiguos pueblos hebreos y luego la entendieron los cristianos.

En líneas generales, la Biblia narra la larga sucesión de profetas hebreos antiguos desde la creación del mundo y de los seres humanos (el Génesis), hasta la llegada y crucifixión del Mesías, e incluye distintos testimonios y diferentes relaciones históricas, así como vaticinios sobre el fin de los tiempos (el Apocalipsis). La Biblia abarca alrededor de 1740 páginas, escritas en versículos, sin contar índices y apéndices, y distribuidas en dos grandes partes: el Antiguo Testamento (AT) y el Nuevo Testamento (NT).

El nombre del libro, “Biblia”, proviene del término griego biblion, traducible como “libros” o “rollos de papiro”, y existe la teoría de que este nombre proviene de la antigua ciudad fenicia de Biblos, donde operaba un importante mercado de papiros en la Antigüedad.

Esta expresión pasó de la lengua griega a los pueblos hebreos helenizados (colonizados por Grecia) mucho antes del nacimiento de Jesús de Nazaret, quienes pasaron a referirse a sus propios textos sagrados (el Tanaj o Antiguo Testamento) con dicho nombre. Mucho tiempo después, el nombre pasaría a ser en latín Biblia Sacra (“Libros santos”) y así llegaría al español y las demás lenguas vernáculas.

La importancia histórica de la Biblia es muy singular, no solo porque ha sido el texto sagrado del cristianismo, la religión más influyente de Occidente y una de las más populares del mundo, sino porque además ha sido la obra más reproducida y distribuida de la historia: se estima que se hayan producido como mínimo cinco mil millones de biblias en sus distintas versiones y variedades, la mayoría en las últimas décadas del siglo XX e inicios del XXI. De hecho, la Biblia fue el primer libro en brotar de la imprenta de Gutenberg en el siglo XV.

De allí que la Biblia sea objeto de estudio no solo por parte de seguidores religiosos, sino también de profesionales en historia, teología, literatura, mitología y cultura en general. Incluso existen disciplinas formalmente dedicadas a la Biblia, como la arqueología bíblica, la crítica bíblica, y distintos tipos de estudios académicos que intentan desentrañar las numerosas referencias y sentidos presentes en ella y provenientes de épocas antiguas.

Puede servirte: Conocimiento religioso

¿Cuál es su origen?

La Biblia comenzó a escribirse en la Antigüedad, en una fecha indeterminada pero estimada alrededor del 900 a. C. Inicialmente se trató de un compendio de textos diferentes, al cual se iban sumando escrituras posteriores y que abarcaba distintas lenguas: hebreo, arameo y posteriormente griego.

Los primeros de estos textos (los que integran el Antiguo Testamento cristiano) fueron compilados en el Tanaj hebreo y en la Septuaginta, mientras que el Nuevo Testamento, aceptado únicamente por los cristianos, fue compuesto entre los años 50 y 100 d. C. y añadido posteriormente al compendio, para conformar el canon bíblico cristiano vigente hoy en día. Esto ocurrió en el año 382, durante el sínodo de Roma, luego confirmado en 393 durante el Concilio de Hipona y ratificado en los Concilios III y IV de Cartago, del año 397 y 419 respectivamente.

Sin embargo, existen notorias discrepancias entre lo reconocido como canon bíblico por parte de las iglesias católica, ortodoxas y protestantes. Esto se debe a que en el IV Concilio de Trento de 1546 se realizaron modificaciones que solo son reconocidas y asumidas por la Iglesia católica.

Las partes de la Biblia

la biblia antiguo testamento nuevo testamento jesucristo partes
El Nuevo Testamento narra la vida de Jesucristo, de sus apóstoles y el inicio del cristianismo.

La Biblia se compone de dos grandes secciones, y cada una alberga un número distinto de libros: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

El Antiguo Testamento

Narra la historia fundacional del pueblo hebreo y su cosmogonía (creación del mundo) particular, haciendo énfasis en los distintos profetas divinos que guiaron al pueblo de Israel, elegido de Dios, hacia la Tierra Prometida. Fueron escritos en su mayoría en hebreo (algunos en arameo o en griego antiguo), y dependiendo del canon religioso puede albergar un número distinto de libros: 24 (en el Tanaj), 39 (en la Biblia protestante), 46 (en la Biblia católica) o 51 (en la Biblia ortodoxa).

En general, la estructura del Antiguo Testamento puede dividirse en cuatro grandes secciones:

  • El Pentateuco. Llamado Torá por los hebreos, cuenta el origen del mundo, el diluvio universal y el llamado del patriarca Abraham, así como la aparición de las doce tribus de Israel, su esclavitud en Egipto y su éxodo por el desierto guiadas por el profeta Moisés. También las leyes que Dios le impartió a Moisés y la organización del sacerdocio y los rituales religiosos. Incluye los libros: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.
  • Libros históricos. Abarca una amplia selección de narraciones sobre el pueblo judío desde su llegada a la Tierra Prometida de Canaán, hasta la rebelión macabea contra el helenismo, es decir, un período de unos once siglos de historia hebrea, con énfasis en sus guerras, sus reyes y el desarrollo de su religión monoteísta. Abarca los libros de Josué, de los Jueces, de Rut, de Samuel, de los Reyes, de Esdras, de Nehemías, de Tobías, de Judit, de Esther, de los Macabeos y las Crónicas o Paralipómenos.
  • Libros sapienciales. También llamados Libros de la sabiduría, recogen historias alegóricas, oraciones y reflexiones teológicas y filosóficas de distintos reyes y personajes hebreos. Abarca el Libro de Job, el Libro de los Salmos, Proverbios, Eclesiastés, El Cantar de los Cantares, el Libro de la Sabiduría (solo en el canon católico y ortodoxo) y el Libro del Eclesiástico (solo en el canon católico y ortodoxo).
  • Libros proféticos. Recogen las anécdotas y visiones de los grandes profetas antiguos del judaísmo, que vivieron entre el 750 y el 450 a. C. Se dividen en dos conjuntos: los profetas mayores (6) y los profetas menores (12), dependiendo de la extensión de sus obras. Sin embargo, el número exacto de profetas varía dependiendo de la religión. Los libros de los profetas mayores son el de Isaías, de Jeremías, de las Lamentaciones, de Baruc, de Ezequiel y de Daniel; los libros de los profetas menores son el de Oseas, de Joel, de Amós, de Abdías, de Jonás, de Miqueas, de Nahúm, de Habacuc, de Sofonías, de Hageo, de Zacarías y de Malaquías.

El Nuevo Testamento

De validez únicamente para el cristianismo, en él se narra la vida, hechos, milagros, crucifixión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, entendido como el mesías anunciado por los profetas hebreos de la Antigüedad. También se narran los hechos de sus apóstoles y del cristianismo incipiente durante el siglo I d. C., y se transcriben cartas consideradas como válidas por el canon bíblico (otras, en cambio, se consideran apócrifas, o sea, falsas y no suelen incluirse en la Biblia cristiana).

El Nuevo Testamento se compone de cuatro grandes secciones:

  • Evangelio. También llamado Los Cuatro Evangelios, es la narración de la vida, los milagros y las enseñanzas de Jesucristo, anunciados como el cumplimiento de la promesa hecha por Dios a Abraham, Isaac y Jacob de redimir a la humanidad a través de la muerte y resurrección de su hijo. Estos hechos se narran de acuerdo a las predicaciones de cuatro de sus apóstoles y testigos: Mateo, Marcos, Lucas y Juan, de modo que existen cuatro evangelios diferentes. Existen otros evangelios, considerados apócrifos por la Iglesia y por ende no incluidos en las ediciones ordinarias de la Biblia.
  • Hechos de los Apóstoles. También conocido como Libro de los Hechos, cuenta los eventos posteriores a la muerte de Jesús de Nazaret: la expansión del cristianismo en el Imperio romano y la fundación de la Iglesia católica. Escrito entre los años 80 y 90 d. C., se considera una continuación del evangelio de Lucas, y contiene la única historia disponible de la Iglesia cristiana primitiva.
  • Epístolas. Es el recuento de las cartas enviadas por los apóstoles Santiago, Judas, Pedro y Juan, así como por san Pablo, a las primeras comunidades cristianas de la historia. Se trata de un conjunto extenso de epístolas, organizadas en varios libros, nombradas según su autor o según el pueblo al que iban dirigidas: Romanos, Corintios (1 y 2), Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses (1 y 2), Timoteo (1 y 2), Tito, Filemón, Hebreos, Santiago, Pedro (1 y 2), Juan (1, 2, 3) y Judas.
  • Apocalipsis. Llamado también el Libro de las Revelaciones, es un libro de carácter profético, repleto de símbolos y eventos que es necesario interpretar, pero que narran, en definitiva, el fin del mundo y el combate cósmico que conduciría a la fundación de la Nueva Jerusalén. Esto ocurriría cuando Jesucristo venga de nuevo a la Tierra.

Escritura y traducciones de la Biblia

la biblia escritura traduccion
Existen al menos 450 traducciones íntegras de la Biblia a idiomas diferentes.

La escritura y las numerosas traducciones de la Biblia son objeto de investigación por parte de los especialistas. En especial porque no se trata de una obra única, sino de un conjunto de textos de autores diferentes, compuestos en idiomas diferentes y en momentos diferentes de la historia. Por ejemplo, en el Nuevo Testamento se hace a menudo referencia a diferentes pasajes del Antiguo, pero al estar separados por un lapso de muchos siglos, estas referencias se hacían respecto a traducciones antiguas de los textos hebreos originales.

Esta situación también plantea un debate importante respecto a la originalidad del texto bíblico y de sus distintas versiones existentes. Por un lado, hay quienes afirman que su contenido se ha preservado sin cambios a lo largo de la historia (generalmente es la visión de los creyentes), mientras que, por otro lado, hay estudiosos entienden que se trata de una obra integrada por retazos de textos distintos, con transcripciones, traducciones y discrepancias fruto de su larga historia de casi 3000 años.

Hallazgos contemporáneos y cotejos entre distintas versiones han permitido arrojar luz sobre la compleja historia de este libro, en cuyo destino, además, tuvo mucho que ver la propia Iglesia católica y sus grupos cristianos rivales.

Existen al menos 450 traducciones íntegras de la Biblia a idiomas diferentes y más de 2000 traducciones parciales. Algunas de las más conocidas versiones bíblicas en español son:

  • La Biblia de las Américas, traducida directamente del hebreo, arameo y griego en 1986 por iniciativa de la Fundación Lockman, sufrió revisiones en 1995 y 1997.
  • Dios Habla Hoy, una versión divulgativa en castellano sencillo, traducida en 1966 y revisada cuatro veces desde entonces.
  • La Reina Valera tradicional. Probablemente la versión de mayor uso en lengua hispana, considerada como la Biblia “tradicional” y realizada en 1960 por la Sociedad Bíblica Americana. Fue utilizada como base para posteriores ediciones de las Sociedades Bíblicas Unidas en 1995 y 2009.
  • La Nueva Versión Internacional, publicada en 1979 y de uso popular en la evangelización a lo largo del planeta.

Interpretaciones de la Biblia

Existen distintas formas de interpretar la Biblia. Quienes la leen en un contexto religioso, lo hacen convencidos de que se trata de la palabra divina, o sea, de que sus contenidos le fueron dictados por Dios a sus distintos profetas y autores. Aun así, pueden tomarla en un sentido más o menos literal: algunas posturas religiosas son más fundamentalistas y se apegan al sentido estricto de lo escrito, mientras que otras lo toman como una alegoría o una metáfora, cuya interpretación sirve de guía para modelar la conducta del buen creyente.

Por otro lado, quienes no la leen en un contexto religioso pueden ver en ella un documento histórico valioso y una obra literaria milenaria, que refleja los valores centrales de una importante tradición cultural occidental: la judeocristiana.

Diferencias entre la Biblia cristiana y la Biblia hebrea

La Biblia es una amalgama de tradiciones y lecturas históricas y religiosas, cuya composición exacta puede cambiar dependiendo de la corriente que la interprete. Así, mientras la Biblia cristiana abarca tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo, la religión judía reconoce únicamente el primero. Sin embargo, la tradición judía distingue entre dos libros incluidos en lo que los cristianos llaman el Antiguo Testamento:

  • La Torá (“ley” o “instrucción”), equivalente al Pentateuco de la Biblia cristiana, que incluye los libros del Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.
  • El Tanaj, que incluye la Torá junto con el Libro de los Hechos, dividido en dos: Nevi’im (“Profetas”) y Ketuvim (“Escritos”). Este compendio engloba solo 24 libros de los 46 que reconoce el Antiguo Testamento de la Biblia católica (o los 39 de la protestante y 51 de la ortodoxa).

En un sentido estricto, pues, no existe una “Biblia hebrea” o “Biblia judía”, pero estos términos se utilizan a menudo para referirse a la visión hebrea de estos textos sagrados.

Sigue con: Historia de Adán y Eva

Referencias

¿Cómo citar?

"Biblia". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/biblia/. Última edición: 2 de noviembre de 2022. Consultado: 29 de noviembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 2 noviembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)