Iglesia ortodoxa

Te explicamos qué es la Iglesia ortodoxa, cuáles son sus características y sus autoridades. Además, te contamos su origen y su historia.

iglesia ortodoxa cristianismo jesucristo
El credo de la Iglesia ortodoxa se definió entre los siglos IV y VIII.

¿Qué es la Iglesia ortodoxa?

La Iglesia católica apostólica ortodoxa, mejor conocida como Iglesia ortodoxa o como Iglesia bizantina, es una de las tres grandes iglesias del cristianismo, junto con la Iglesia católica romana y la Iglesia protestante. Pero a diferencia de estas últimas dos instituciones, la Iglesia ortodoxa se considera la heredera y representante del cristianismo en la región oriental del mar Mediterráneo, así como de la tradición iniciada por Jesús de Nazaret y sus doce apóstoles en tiempos del Imperio romano.

El credo de la Iglesia ortodoxa se definió entre los siglos IV y VIII, a través de diferentes concilios ecuménicos, es decir, diferentes reuniones solemnes de obispos cristianos para debatir los asuntos propios de la fe. En dichos concilios se produjeron diferencias sustanciales e irreconciliables entre los obispos cristianos de Oriente y Occidente, lo cual condujo al llamado Cisma de Oriente y Occidente el 16 de julio de 1054, cuando se separaron la Iglesia católica romana (hoy Iglesia católica) y la Iglesia católica apostólica ortodoxa (hoy Iglesia ortodoxa).

La Iglesia ortodoxa no es una institución del todo homogénea, sino que agrupa unas quince iglesias autónomas, con alrededor de 300 millones de fieles en el mundo, en su mayoría distribuidos entre los países de Europa del Este y Asia (principalmente Rusia). Por esta razón, se la conoce también como el cristianismo de Oriente o la Ortodoxia Oriental, aunque no se la debe confundir con las Iglesias ortodoxas orientales, un conjunto diferente de Iglesias cristianas de fuerte impronta étnica en Armenia, Siria, Etiopía, Eritrea, India y otros países similares.

Ver además: Ortodoxo

Origen e historia de la Iglesia ortodoxa

Para entender la historia de la Iglesia ortodoxa es necesario remontarse a la caída del Imperio romano de Occidente, en el siglo V d. C., y a los infructuosos esfuerzos posteriores del Imperio bizantino (entonces llamado Imperio romano de Oriente) por restablecer la unidad territorial del imperio. Desde el punto de vista de los habitantes de Constantinopla, Europa se había sumergido en la barbarie y eran ellos los defensores de la civilización tradicional.

Sin embargo, el cristianismo se había esparcido por Europa y Oriente Medio, de modo que los obispos continuaban siendo figuras de autoridad religiosa, especialmente el obispo de Roma (el papa), con quien tenían los bizantinos relaciones más bien lejanas. Los religiosos bizantinos consideraban, sin embargo, que las decisiones doctrinales y disciplinarias debían ser tomadas no por el papa, sino por los patriarcas orientales, de manera conjunta (a través de un concilio ecuménico) o individual.

Esta postura de las iglesias orientales fue contraria a la primacía papal que a partir del siglo VIII fue defendida en Occidente, y que le otorgaba al obispo de Roma la mayor cuota de autoridad sobre todas las iglesias cristianas. Así, surgieron numerosas fricciones en materia de lenguas y calendarios litúrgicos, modos de comprender la religión, uso de íconos, entre otros asuntos.

Mientras el papa se negaba a suscribir las actas de ciertos concilios, considerando que se desviaban de la tradición, los representantes cristianos en Constantinopla sí lo hicieron. A partir del concilio ecuménico de 869, celebrado en la capital del Imperio bizantino, las dos vertientes del cristianismo se dieron la espalda y se produjo una ruptura formal entre el papa Nicolás I y el Patriarca de Constantinopla, Focio.

La separación entre católicos y ortodoxos ocurrió durante los años posteriores, y aunque hubo dos importantes intentos de reconciliación entre el cristianismo de Oriente y de Occidente (las reuniones ecuménicas de 1274 en Lyon y 1439 en Florencia), fue imposible volver a reunir en un solo culto a los fieles cristianos. A partir de entonces, la Iglesia cristiana bizantina tuvo nacimiento, y a partir de ella se crearían otras similares, ya con su propia estructura, doctrina y concilios independientes.

Características de la Iglesia ortodoxa

A grandes rasgos, la Iglesia ortodoxa se caracteriza por lo siguiente:

  • Se trata de una de las tres grandes doctrinas cristianas, compuesta por 14 o 15 iglesias diferentes y autónomas, cuyo número de fieles ronda los 300 millones de personas.
  • Su gobierno eclesiástico es sinodal, o sea, se maneja a través de sínodos o reuniones ecuménicas de los patriarcas, para deliberar en torno a los asuntos de la fe. Aun así, el arzobispo de Constantinopla (hoy en día la ciudad de Estambul) goza de una posición honorífica entre los patriarcas ecuménicos.
  • Es la forma de cristianismo mayoritario en Europa del Este, los Balcanes y Oriente Medio, especialmente en los países de Bielorrusia, Bulgaria, Chipre, Georgia, Grecia, Macedonia, Montenegro, Macedonia del Norte, Rusia, Rumanía, Serbia y Ucrania.
  • Se rige por el calendario juliano (en vez del gregoriano de la Iglesia católica) y emplea como lenguas rituales el griego, eslavo y otras lenguas vernáculas (en lugar del latín de los católicos).
  • Las quince iglesias que integran la Iglesia ortodoxa tienen autonomía administrativa y capacidad para resolver sus problemas doctrinales de manera independiente, pero aun así se encuentran más o menos sometidas a la autoridad del patriarca principal, cosa que rechazan las iglesias ortodoxas de Rusia y las iglesias eslavas en general.

Los 15 patriarcados que componen la Iglesia ortodoxa son:

  • La Iglesia ortodoxa de Constantinopla, con alrededor de 3,5 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa de Antioquia, con alrededor de 1,2 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa de Alejandría, con alrededor de 500.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa de Jerusalén, con alrededor de 200.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa rusa, con alrededor de 140 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa serbia, con alrededor de 11 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa rumana, con alrededor de 20 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa búlgara, con alrededor de 8 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa y apostólica georgiana, con alrededor de 5 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa chipriota, con alrededor de 650.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa de Grecia, con alrededor de 10 millones de fieles.
  • La Iglesia ortodoxa polaca, con alrededor de 600.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa albanesa, con alrededor de 400.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa checa y eslovaca, con alrededor de 75.000 fieles.
  • La Iglesia ortodoxa de Ucrania, con alrededor de 8.000 fieles, pero reconocida únicamente por las iglesias ortodoxas de Constantinopla, Alejandría, Grecia y Chipre.

Existen otras iglesias ortodoxas no reconocidas, como la Iglesia ortodoxa montenegrina o la Iglesia ortodoxa rusa.

Máxima autoridad de la Iglesia ortodoxa

iglesia ortodoxa cristianismo patriarca
El arzobispo de Constantinopla tiene un lugar especial y honorífico entre sus pares.

La Iglesia ortodoxa tiene una estructura compuesta por iglesias autocéfalas, es decir, dotadas de su propia autoridad y autonomía, bajo la figura del arzobispado. Sin embargo, el arzobispo de Constantinopla tiene un lugar especial y honorífico entre sus pares, tanto es así que este patriarca principal sostiene su autoridad para intervenir en la organización de las iglesias reconocidas, algo que es motivo de disputa dentro de la ortodoxia.

Las figuras de autoridad de las quince iglesias ortodoxas son:

Iglesia ortodoxa Autoridad religiosa actual (2022) Sede religiosa
Iglesia ortodoxa de Constantinopla. Bartolomé I, arzobispo de Constantinopla y patriarca ecuménico. La ciudad de Estambul, en Turquía.
Iglesia ortodoxa de Alejandría. Teodoro II, patriarca y papa de Alejandría y toda África. La ciudad de Alejandría, en Egipto.
Iglesia ortodoxa de Antioquía. Juan X Yazigi, patriarca de Antioquía y todo el Oriente. La ciudad de Damasco, en Siria.
Iglesia ortodoxa de Jerusalén. Teófilo III, patriarca de la ciudad santa de Jerusalén y toda Palestina. La ciudad de Jerusalén, entre Israel y Palestina.
Iglesia ortodoxa rusa. Cirilo I, patriarca de Moscú y toda Rusia. La ciudad de Moscú, en Rusia.
Iglesia ortodoxa serbia. Porfirio, patriarca serbio, arzobispo de Pec y metropolitano de Belgrado. La ciudad de Belgrado, en Serbia.
Iglesia ortodoxa rumana. Daniel Ciobotea, patriarca de toda Rumanía, arzobispo de Bucarest y metropolitano de Muntenia y Dobrogea. La ciudad de Bucarest, en Rumanía.
Iglesia ortodoxa búlgara. Neófito, patriarca de toda Bulgaria y metropolitano de Sofía. La ciudad de Sofía, en Bulgaria.
Iglesia ortodoxa y apostólica georgiana. Elías II, patriarca-catholicós de Georgia, arzobispo de Mtskheta-Tiflis y metropolitano de Abjasia y Bichvinta. La ciudad de Tiflis, en Georgia.
Iglesia ortodoxa chipriota. Crisóstomo II, arzobispo de Nea Justiniana y todo Chipre. La ciudad de Nicosia, en Chipre.
Iglesia ortodoxa de Grecia. Jerónimo II, arzobispo de Atenas y toda Grecia. La ciudad de Atenas, en Grecia.
Iglesia ortodoxa polaca. Sabas, metropolitano de Varsovia y toda Polonia. La ciudad de Varsovia, en Polonia.
Iglesia ortodoxa albanesa. Anastasio, arzobispo de Tirana, Durrës y toda Albania. La ciudad de Tirana, Albania.
Iglesia ortodoxa checa y eslovaca. Rastislav, arzobispo de Praga y metropolitano de todas las Tierras Checas y Eslovaquia. La ciudad de Praga, en República Checa.
Iglesia ortodoxa de Ucrania. Epifanio, metropolitano de Kiev y toda Ucrania. La ciudad de Kiev, en Ucrania.

Doctrina de la Iglesia ortodoxa

iglesia ortodoxa cristianismo concilio
La Iglesia ortodoxa solo define cambios a través de un concilio ecuménico.

En principio, la doctrina de la Iglesia ortodoxa no se aleja demasiado de la católica romana, y al igual que esta se considera la institución heredera del legado de Jesucristo, comprendido como el mesías de las antiguas profecías hebreas y como hijo de Dios, así como de sus apóstoles y los santos padres de la iglesia. Incluso comparte con la iglesia católica romana la lista de santos previa al cisma de 1054.

Sin embargo, la Iglesia ortodoxa defiende que su visión religiosa es más apegada al cristianismo “original”, ya que los cambios que se puedan o deban introducir en ella deben darse a través de un concilio ecuménico, o sea, una reunión del cristianismo todo, y no por imposición de una figura de autoridad como el papa. Al entender de la Iglesia ortodoxa, ha habido solo 7 concilios ecuménicos válidos a lo largo de la historia (mientras que el catolicismo reconoce 21).

Además, la cabeza de la jerarquía ortodoxa la ocupa únicamente Jesucristo, y los patriarcas y arzobispos son sus representantes eclesiásticos, entre los que existe una relación de relativa igualdad. La autonomía de cada iglesia ortodoxa se conoce como autocefalia, y para existir requiere del reconocimiento de las demás. Del mismo modo, cuando una iglesia ortodoxa beatifica o canoniza, procede a notificar obligatoriamente a las demás.

Respecto al camino hacia la salvación, la Iglesia ortodoxa propone que en todos los seres humanos reside una parte divina, creada por Dios a su imagen y semejanza, que es capaz de conducir al estado de gracia y a la vida eterna, siempre y cuando se logre compensar la parte humana y mortal, fruto del pecado original. Esto es posible gracias al sacrificio de Jesucristo, cuya encarnación permitió reconciliar ambas partes de la naturaleza humana.

Diferencias entre la Iglesia ortodoxa y la Iglesia católica

iglesia ortodoxa cristianismo catolicismo papa
Tanto la Iglesia católica como la ortodoxa intentan seguir las enseñanzas de Cristo.

Las diferencias entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa pueden resumirse de la siguiente manera:

Iglesia católica Iglesia ortodoxa
Constituye un cuerpo religioso unificado y bajo la autoridad central del papa en la Santa Sede del Vaticano. Consta de 15 iglesias ortodoxas, cada una con su propio arzobispo dirigente, aunque unidas en doctrina y sacramentos. La mayoría reconoce la autoridad honorífica del patriarca ecuménico o arzobispo de Constantinopla.
Se considera heredera directa de los apóstoles de Jesús de Nazaret y del cristianismo todo, universal. Se considera heredera del cristianismo de las comunidades de la Europa oriental mediterránea.
Cuenta con numerosas órdenes y congregaciones. No admite ni órdenes ni congregaciones.
Impone el celibato a sus monjes y sacerdotes de todo orden. Permite a los hombres casados ser diáconos y presbíteros, siempre y cuando luego no vuelvan a casarse y practiquen el celibato. A los clérigos, en cambio, se les exige el celibato.
Se identifica con la cruz de dos brazos y en sus iglesias abundan las efigies, entre ellas el cristo crucificado del altar mayor. Se identifica con la cruz ortodoxa, de ocho brazos, y en sus iglesias no están permitidas las efigies tridimensionales para adoración, únicamente los dibujos bidimensionales.
En su liturgia se emplea el canto y los instrumentos musicales, así como el canto gregoriano. En su liturgia se emplea únicamente el canto y la voz humana.
Su calendario religioso se rige por el calendario gregoriano. La Pascua se celebra días después de la Pascua judía, pero en ocasiones pueden coincidir. Su calendario religioso se puede regir por el calendario gregoriano o por el antiguo calendario juliano. Por eso la Pascua se realiza hasta 5 semanas después de la católica y jamás coincide con la judía.
Admite 21 concilios ecuménicos como parte de su historia. Admite apenas 7 concilios ecuménicos como parte de su historia.

Sigue con: Biblia

Referencias

¿Cómo citar?

"Iglesia ortodoxa". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/iglesia-ortodoxa/. Última edición: 2 de noviembre de 2022. Consultado: 29 de noviembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 2 noviembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)