Orden sacerdotal

Te explicamos qué es el sacramento del orden sacerdotal y quiénes pueden recibirlo. Además, cuáles son las funciones del sacerdocio.

Un sacerdote da la bendición a un fiel en el Vaticano.
El orden sacerdotal es el sacramento por el cual un cristiano se pone al servicio de la Iglesia y de sus fieles.

¿Qué es el sacramento del orden sacerdotal?

El orden sacerdotal es uno de los sacramentos cristianos, esto es, uno de los ritos sagrados mediante los cuales la feligresía cristiana ratifica su relación con Dios. A diferencia de otros ritos destinados a todos los fieles, como el bautismo o la confirmación, el sacramento del orden sacerdotal está destinado a aquellos dispuestos a entregarse plena y libremente al ejercicio religioso, es decir, a vivir al servicio de la Iglesia católica y sus compromisos para con la feligresía.

El nombre de “sacramento del orden” proviene de la Antigüedad romana, cuando se entendía por “orden” (ordo) a los cuerpos civiles gobernantes constituidos. Este término fue tomado por la naciente Iglesia cristiana para bautizar sus tres grados religiosos, en los que el fiel cristiano se consagra a través del sacramento del orden:

  • El episcopado (ordo episcoporum), compuesto por los obispos y dedicado a enseñar, regir y santificar los ritos cristianos, pues se considera como la continuación de la labor de los apóstoles de Cristo.
  • El presbiterado (ordo presbyterorum), compuesto por los presbíteros y dedicado a la administración del culto divino, de acuerdo a los lineamientos del Cristo sacerdote y buen pastor.
  • El diaconado (ordo diaconorum), compuesto por los diáconos y dedicado principalmente a la caridad, la predicación y la orientación espiritual de los fieles.

Al rito de consagración de estas órdenes religiosas se le conocía como ordinatio (“ordenación”) o consecratio (“consagración”), y se comprende como la delegación del poder sagrado (sacra potestas) del Espíritu Santo en las generaciones de fieles, para que dirijan a la feligresía en nombre del Mesías y la alianza con Dios, dado que Jesucristo es considerado por la Iglesia como el verdadero y supremo sacerdote del pueblo elegido.

Inicialmente, los rangos de la Iglesia cristiana eran asignados directamente a los fieles sin necesidad de procedimientos de ley, pero a partir del siglo IX se instituyó una jerarquía eclesiástica estricta, de acuerdo a la cual los sacerdotes ordenados deben ascender de manera paulatina desde los rangos más bajos hasta los más altos de la organización.

Durante siglos se distinguió entre las tres órdenes mayores (episcopado, presbiterado y diaconado) y las cuatro órdenes menores (acolitado, exorcistado, lectorado y ostiariado), hasta que en 1972 las cuatro últimas fueron rebautizadas como ministerios y se conservan únicamente las órdenes de lector y acólito, a pesar de que existe debate respecto de si forman parte del sacramento religioso, o simplemente de la burocracia eclesiástica.

Si bien el sacramento del orden es uno de los siete sacramentos cristianos, es probablemente el más complejo y en torno al cual hay menor consenso estricto respecto a sus formas, de modo que en algunos ámbitos religiosos se consideran realmente dos e incluso tres sacramentos distintos. Aunque en las iglesias protestantes este tipo de organización es inexistente, en la Iglesia cristiana ortodoxa los requisitos para la ordenación son muy similares a los del catolicismo.

Ver además: Cristianismo

¿Quiénes pueden recibir el sacramento del orden sacerdotal?

El sacramento del orden sacerdotal lo pueden recibir únicamente los fieles cristianos que hayan recibido el llamado de Dios, es decir, que tengan vocación religiosa. Deben ser varones y estar bautizados, deben haber alcanzado cierto grado académico teológico y cumplir con ciertos requerimientos de edad.

En la gran mayoría de los casos, junto con el sacramento se impone la obligación del celibato, aunque a partir del Segundo Concilio Vaticano (1962-1965) se les permite también a los hombres casados ordenarse en ciertas posiciones del diaconado. La ordenación, por otro lado, debe darse respetando la jerarquía eclesiástica: el diaconado es el nivel más bajo, al que le sigue el presbiterado y, finalmente, el episcopado.

Funciones del sacerdocio

Un sacerdote realiza el rito de bautismo.
Uno de los roles del sacerdote es celebrar los sacramentos, como el bautismo.

El sacerdocio, en general, cumple con tres roles esenciales:

  • La predicación, esto es, la evangelización: llevar la palabra del Salvador a todos los rincones de la Tierra, dado que la misión de la Iglesia es convertir (y por ende salvar) a cuantas almas sea posible.
  • La celebración de los sacramentos, esto es, la celebración de los ritos fundamentales cristianos, como la misa, el bautismo, la confirmación, los ritos matrimoniales, la extremaunción o el propio ordenamiento sacerdotal.
  • La conducción del gobierno pastoral, esto es, la guiatura del rebaño cristiano en los asuntos espirituales que se le presentan y la preservación de las enseñanzas de Cristo y del modelo moral cristiano.

Elementos y signos del sacerdocio

Un sacerdote militar desfila junto a sus compañeros de batallón.
Incluso si el sacerdote abandona el servicio eclesiástico, conserva su carácter religioso.

Los ritos de ordenación son efectuados por el obispo correspondiente, generalmente a través de una imposición de manos sobre el elegido y la recitación de diferentes plegarias, aunque varían dependiendo de la orden religiosa de la que se trate. Estos ritos se acompañan con la unción con aceites sagrados, la lectura de pasajes bíblicos y la entrega de símbolos religiosos como el anillo y el báculo (en el caso de un nuevo obispo).

La ordenación se considera un rito permanente, indeleble, que consagra al candidato al servicio de la voluntad de Jesucristo y lo inviste como su representante terrenal, de modo que aquellos que abandonan el servicio eclesiástico (es decir, que emprenden la laicización) no pierden este carácter religioso. A cada orden, además, le corresponde una gracia especial del Espíritu Santo: al obispo se le confiere la fortaleza divina, al sacerdote o presbítero la gracia para actuar como autoridad religiosa en su jurisdicción, y al diácono la gracia para servir al pueblo en la predicación y la caridad.

Sigue con: Símbolos de la Semana Santa

Referencias

¿Cómo citar?

"Orden sacerdotal". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/orden-sacerdotal-sacramento/. Última edición: 15 de febrero de 2023. Consultado: 29 de febrero de 2024

Sobre el autor

Última edición: 15 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)