Ortodoxo

Te explicamos qué es algo ortodoxo, el origen del término y diversos sentidos. Además, qué son la ortodoxia religiosa y la económica.

ortodoxo
Lo ortodoxo sigue reglas tradicionales y existe en la religión, la economía y otros ámbitos.

¿Qué es algo ortodoxo?

El término ortodoxo es muy empleado en distintas áreas del saber, siempre con un mismo sentido general: aquello que sigue lo establecido, que se adhiere a las normas o que juega según las reglas dadas, y que por ende es considerado “correcto”. Al conjunto de normas al cual lo ortodoxo se apega, o bien al conjunto de opiniones o visiones tenidas por “correctas”, al mismo tiempo, se lo conoce como ortodoxia.

La palabra ortodoxo proviene del griego, y es resultado de la unión de las voces orthos (“correcto”, como en ortografía) y doxa (“opinión”). De esa manera, alguien ortodoxo vendría a ser alguien que profesa la “opinión correcta”.

De hecho, esta palabra se empleó por primera vez en la historia en el siglo IV d. C., por los cuatro Padres Griegos de la Iglesia, para diferenciar entre aquellos que seguían la doctrina central cristiana, y aquellos otros (“heterodoxos”) que planteaban o se adherían a interpretaciones y versiones diferentes (“heréticas”) del culto cristiano.

Desde luego, esto no significa que “ortodoxo” sea sinónimo de “correcto” o de “bueno”, sino más bien de “tradicional”. Un pensamiento ortodoxo, por ejemplo, es aquel que parte de lo ya establecido, que respeta lo que viene dado de antemano: puede ser innovador, pero lo hace siempre en relación con lo previamente aceptado, sin salirse del carril.

En ello se diferencia de lo heterodoxo, que vendría a ser lo opuesto: aquello que rechaza lo establecido y propone nuevas perspectivas o nuevos caminos.

Este término es muy usado en los ámbitos de la política, la religión y la economía, áreas del saber en que, justamente, hay muchos puntos de vista encontrados y muchas doctrinas que aspiran a la verdad.

Ver además: Normas sociales

Ortodoxia religiosa

En el campo religioso, se conoce como ortodoxas a aquellas religiones o vertientes de una religión que se adhieren a las tradiciones antiguas y rechazan las versiones más modernas o las reinterpretaciones del culto, prefiriendo ceñirse a la tradición religiosa “original”.

Así, es común hablar del judaísmo ortodoxo, por ejemplo, para llamar a las variantes más conservadoras y estrictas de la religión y cultura judía, que se apegan a los mandatos antiguos lo más posible, llegando incluso a rechazar las ventajas de la vida moderna.

También se habla de cristianismo ortodoxo, aunque en este caso para referirse a la Iglesia Cristiana Oriental, o sea, la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa, variante del cristianismo que se separó definitivamente del catolicismo occidental durante el Cisma de Oriente y Occidente del 16 de julio de 1054, evento que supuso un gran cambio en la configuración política, social y religiosa del mundo cristiano.

Esta iglesia se considera a sí misma heredera ininterrumpida del culto profesado por Jesús de Nazaret en la Antigüedad, y cuenta con entre 225 y 300 millones de fieles en el mundo, en su mayoría en la Europa oriental y los antiguos territorios del Imperio Bizantino, siendo así una, apenas, de las 14 o 15 Iglesias Ortodoxas Orientales, que no reconocen ninguna otra autoridad religiosa excepto la propia.

Ortodoxia económica

Por su parte, en la economía se entiende la ortodoxia (también llamada “economía tradicional”) como la manera tradicional de enseñar economía, que responde a los preceptos microeconómicos de la Escuela neoclásica y las propuestas macroeconómicas de John Maynard Keynes (1883-1946), en lo que se conoce como la Síntesis neoclásica.

Se distingue de la economía heterodoxa, que persigue aproximaciones distintas al hecho económico, en sus modos mismos de comprender el tema y en la filosofía de base que profesan.

Así, la economía ortodoxa comprende la economía como una ciencia exacta, cuyas reglas pueden ser comprendidas, medidas y formuladas, apostando por la racionalización del comportamiento de las personas para alcanzar un equilibrio (racionalidad-individualismo-equilibrio).

En cambio, la economía heterodoxa piensa la economía como una ciencia social, cuyos actores presentan un comportamiento subjetivo e impredecible, y que amerita ser comprendido a partir de la historia (instituciones-historia-estructura social).

Sigue con: Normas morales

Referencias

¿Cómo citar?

"Ortodoxo". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/ortodoxo/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 16 de septiembre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)