Inicio >Naturaleza> Hábitat

Concepto de Hábitat


El hábitat es el espacio físico que ocupa una población de alguna especie animal en el mundo. Lo fundamental es que en el hábitat están dadas las condiciones para la reproducción de la especie, y por lo tanto, su supervivencia en la tierra depende de si consigue un hábitat apropiado. La teoría de la evolución contempla, de algún modo, este importante concepto, ya que las especies que no pudieron encontrar un nicho ecológico o hábitat adecuado para establecerse desaparecieron de la faz de la tierra, es decir, se extinguieron.

La estructura física de la especie influye mucho a la hora de pensar cuál será su hábitat,  y tiene sentido que, por ejemplo, los osos polares ―cuyos cuerpos son más resistentes al frío― puedan habitar zonas mucho más frías que los monos, que tienen una capa de piel no tan gruesa. Abarcando áreas mucho más extensas, los biomas tienen similares implicancias: ciertas bacterias que solo se encuentran en el agua difícilmente aparezcan en zonas secas.

Por estas características es que los hábitats se clasifican con respecto a sus condiciones climáticas, su bioma y sus características geográficas. A partir de esto se observaron distintos patrones: a mayor altitud y mayor cercanía a los polos más frío, por lo que las especies que se encontrarán allí serán las que mejor puedan adaptarse a esas condiciones. La cuestión de la comodidad, entonces, resulta fundamental para comprender de qué forma se consolidaron las especies en los distintos lugares del planeta.

(El hábitat natural de los elefantes.)

(El hábitat natural de los elefantes.)

A las forzosas condiciones naturales a las que las especies deben adaptarse, se agrega un factor no menor: el de la acción humana directa (como la tala de bosques), o la de ciertos fenómenos naturales, que a menudo se vinculan, al menos en parte, con tales acciones (como el cambio climático), que reducen aún más las posibilidades de sobrevivir de algunas especies. Todo ejercicio de concientización o de legislación sobre la protección de los hábitats de las distintas especies es también una protección de la especie misma, y con ello, de la vida. El día mundial del hábitat, que se celebra el primer día de octubre, tiene la intención de ejercitar sobre esa concientización.

Los zoológicos que reciben un gran número de visitantes en muchos casos no respetan los hábitats de los animales, lo que perjudica fuertemente su salud. Es muy importante que los niños sean educados bajo el pilar de que las especies que habitamos la tierra coexistimos en nuestras diferencias, y que no hay razón para que todas estén al servicio del entretenimiento de los seres humanos.

Y aunque quizá no se le preste la atención que merecida, debemos ser concientes de que como especie animal, el ser humano también se sitúa en un hábitat, el hábitat humano. La temperatura media de este hábitat se ubica entre los 4 °C y los 21 °C, y deben existir vientos y lluvias, no demasiado severas, pero suficientes para equilibrar las oscilaciones térmicas. La capacidad del hombre de defenderse del frío mediante el fuego, las pieles y los refugios  le permiten extender su capacidad de supervivencia, pero de todos modos, este no llegó ni llegará nunca a volverse omnipotente ni a ser capaz de sobrevivir bajo cualquier condición climática.

En el ámbito de la arquitectura y el urbanismo, la noción del hábitat tiene un significado diferente, ya que remite a la funcionalidad y habitabilidad de las construcciones, condicionadas fundamentalmente por los diseños, que deben ser pensados atendiendo a las necesidades reales de sus futuros ocupantes.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.