Concepto de
Sabana

Te explicamos qué es la sabana, sus características, su importancia y los tipos de sabana que existen. Además, cómo es su clima, fauna y flora.

Sabana
La sabana se caracteriza por sus pastizales color verde claro y amarillo.

¿Qué es la sabana?

La sabana es un tipo de ecosistema formado por una llanura de gran extensión cubierta de pastizales y hierbas en la que hay escasos árboles dispersos. Las sabanas están ubicadas en áreas tropicales y subtropicales y se caracterizan por ser una zona de transición entre el semidesierto y la selva.

Las sabanas suelen tener dos estaciones diferenciadas, una que es templada y seca y otra que es húmeda y calurosa. Debido a esto, muchos de los animales que habitan en la sabana migran en la época seca. Este tipo de ecosistema se caracteriza por tener un suelo carente de nutrientes en el que crecen pastizales que son de color verde claro o amarillo.

Las zonas en las que predominan las sabanas son el continente africano (conocida como sabana africana), América del sur, Australia y la India. Una de las más reconocidas es la sabana del Serengueti en Tanzania.

Ver también: Pradera

Características de la sabana

Algunas características de las sabanas:

  • Son un tipo de ecosistema con un clima seco y cálido.
  • Presentan dos estaciones diferenciadas: una húmeda y una seca.
  • Tienen un suelo árido y con pocos nutrientes.
  • Tienen una fauna adaptada al tipo de clima y con especies que migran durante la época seca.
  • Tienen una flora formada por pastizales y que está adaptada al clima seco y a la falta de nutrientes del suelo.
  • Están ubicadas en zonas cercanas a los trópicos, sobre todo, en el hemisferio sur del planeta.

Tipos de sabana

Existen diferentes tipos de sabanas, que varían entre sí según su clima y la ubicación geográfica. Estas son:

  • Sabana intertropical. Tipo de sabana ubicada en zonas de trópicos y que presenta dos estaciones bien contrastadas: una con precipitaciones y otra seca. La sabana intertropical también recibe el nombre de llanura, chaparral, pampa, prado o pastizal. El suelo es poco fértil, tiene color rojizo por su riqueza en hierro y, cuando es época de precipitaciones, puede formar zonas pantanosas.
  • Sabana templada. Tipo de sabana que presenta un clima húmedo (aunque el invierno es seco y frío) y que tiene un suelo más rico que el resto de las sabanas.
  • Sabana mediterránea o semiárida. Tipo de sabana ubicada en latitudes medias que tiene un suelo semiárido y muy pobre.
  • Sabana montañosa. Tipo de sabana que está en zonas muy elevadas (alpinas y subalpinas) y que se caracteriza por una gran cantidad de precipitaciones, lo que permite el desarrollo de variadas especies de animales y vegetales.

Clima de la sabana

La sabana tiene una temperatura cálida durante todo el año, con una media aproximada de 17 ºC y con pocas fluctuaciones de temperatura.

El clima de la sabana está marcado por dos estaciones: una con muchas precipitaciones, que pueden provocar inundaciones, y otra de grandes sequías, lo que puede producir incendios de forma natural.

La época de sequías coincide con el invierno, época en la que se dan las temperaturas más bajas (20 ºC promedio). Por otro lado, la época húmeda ocurre durante el verano y se dan temperaturas más elevadas y precipitaciones promedio de entre 750 y 1300 milímetros anuales.

El suelo en la sabana es de tipo arenoso y seco y con escasa presencia de nutrientes. Suele ser un suelo de color rojizo debido a la fuerte presencia de hierro.

Fauna de la sabana

Sabana
La mayoría de los mamíferos en la sabana tienen patas largas y fuertes.

Los animales de la sabana varían en función del tipo de sabana de la que se trate. Debido a las variaciones del clima, muchas de las especies migran en la temporada seca, por lo que la mayoría de los mamíferos tienen patas largas y fuertes que los ayudan a recorrer largas distancias.

En el caso de las aves, tienen alas amplias para poder recorrer grandes distancias a baja altura o patas largas, como en el caso de los avestruces.

En la sabana habitan también insectos y reptiles pequeños que se refugian debajo de la tierra, como escarabajos, saltamontes, termitas, víboras, arácnidos, entre otros.

Más en: Animales de la sabana africana

Flora de la sabana

La vegetación que habita en las sabanas ha desarrollado técnicas para sobrevivir en las épocas de sequía y en los suelos con pocos nutrientes.

Muchas de las especies de plantas de la sabana tienen raíces que almacenan agua y que suelen estar a gran profundidad para capturar los nutrientes del suelo. En otras ocasiones, las semillas son muy resistentes a las temperaturas frías y a la falta de agua.

En este tipo de ecosistema abundan los arbustos, gramíneas, espinosas y matorrales y algunos árboles que se extienden de forma dispersa en el paisaje.

Puede servirte: Flora y fauna

Sabana africana

Sabana
El clima en la sabana africana oscila alrededor de los 23 ºC.

Una de las sabanas más importantes y reconocidas del mundo es la sabana africana, que se extiende en la parte central de África y abarca los países de Kenia, Tanzania, Zambia, Chad, Sudán, Etiopía, Somalia, Zimbabwe, Mozambique, Botswana y Sudáfrica.

La temperatura en la sabana africana oscila alrededor de los 23 ºC y es un ecosistema que se caracteriza por su paisaje con una vegetación típica formada por herbáceas, pastos, como el pasto rodesio, gramíneas y árboles como acacias (acacia arábica, acacia Senegal, acacia tortilis), sicomoros y baobabs.

En la sabana africana abundan los mamíferos depredadores, ya que los pastizales les permiten tener una visión amplia. En consecuencia, hay pumas, chitas, leones, guepardos, hipopótamos, ciervos, entre otros.

Además, está habitada por reptiles como víboras, cocodrilos y tortugas y mamíferos herbívoros como antílopes, jirafas, cebras, elefantes, rinocerontes y búfalos.

Importancia de la sabana

La sabana es un tipo de ecosistema muy importante debido a la gran variedad y cantidad de especies animales y vegetales que la habitan. Las condiciones climáticas adversas y las recurrentes sequías hicieron de la sabana una zona con poco desarrollo urbanístico y de agricultura, lo que permitió el avance de la fauna y flora natural. Sin embargo, la caza furtiva, el tráfico ilegal de animales salvajes y la explotación de recursos naturales pusieron en riesgo al paisaje y la riqueza ecológica de la sabana.

La caza furtiva es una de las principales responsables de la extinción de vida natural en la sabana africana. A través de la caza ilegal se capturan mamíferos, como elefantes, rinocerontes y tigres, para obtener de ellos sus cuernos y colmillos que luego son vendidos a precios muy elevados. Estas prácticas ilegales llevan año a año a una merma significativa de animales autóctonos. El impacto ambiental que supone la pérdida de la fauna típica de la sabana debe ser tenido en cuenta para luchar en defensa de este ecosistema.

Sigue con: Estepas

Referencias:

¿Cómo citar?

"Sabana". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sabana/. Última edición: 10 de junio de 2021. Consultado: 02 de agosto de 2021.