Concepto de
Machismo

Te explicamos qué es el machismo, qué tipos de machismos existen, y cuáles son sus efectos. Historia y origen del machismo.

machismo - islam
El hiyab es un velo que cubre la cabeza y el pecho de las mujeres musulmanas.

Machismo

El machismo es una ideología que considera a la mujer un ser inferior en uno o varios aspectos con respecto al hombre. El machismo se expresa independientemente del contexto en el que se encuentre. Podemos hallar las raíces del concepto en la palabra macho, que designa a los individuos masculinos de cualquier especie.

El machismo es un conjunto de creencias, prácticas sociales, conductas y actitudes que promueven la negación de la mujer como sujeto en ámbitos diversos. Los ámbitos en los que se margina al género femenino pueden variar, y en algunas culturas, se dan todas las formas de marginación al mismo tiempo.

Tipos de machismo

  • Ámbitos familiar: En el ámbito familiar, la estructura de un núcleo sanguíneo puede ser patriarcal, en este tipo de familias los hombres tienen más libertades, derechos y beneficios mientras que las mujeres tienen más obligaciones y restricciones.
  • Ámbito íntimo o sexual: En cuanto al ámbito íntimo o sexual, podemos decir que el machismo se expresa negando la existencia del deseo femenino y ubicando a la mujer en el lugar de sujeto pasivo u objeto.
  • Ámbito económico: En el ámbito económico, tanto si un hombre está interviniendo en el manejo del dinero de su pareja femenina como si un empleador está dando un salario inferior a una mujer sólo por serlo, podemos decir que está incurriendo en un acto machista.
  • Ámbito histórico: En el ámbito histórico podemos encontrar actos machistas cuando se oculta o se omiten las acciones de mujeres de todas las clases y sus participaciones en la política, las revoluciones y otros hechos históricos.
  • Ámbito intelectual: Intelectualmente hablando, vemos actos de machismo cuando alguien no duda en considerar y reproducir la idea de que las mujeres son menos aptas para realizar análisis lógicos y matemáticos, incluso a afirmar que son malvadas y subjetivas.
  • Ámbito legislativo: En el área legislativa podemos ver que en algunos países no existen leyes que reconozcan a las mujeres como ciudadanos de derecho y las protejan de maltratos. El machismo cultural nos muestra al género como sólo un cuerpo que debe exhibirse para el disfrute masculino.
  • Ámbito anatómico: En el área anatómica podemos ver actos machistas cuando se utiliza la fuerza física masculina para dominar a la mujer o se le restringe la posibilidad de decidir sobre su salud reproductiva.
  • Ámbito lingüístico: En los casos en que el lenguaje no reconoce a la mujer o la suprime podemos hablar de machismo lingüístico. Incluso, a menudo se discute si la violencia o negación de la homosexualidad masculina es machismo o no lo es.

Es cuestionable y difícil de analizar por qué razones se perpetúa este tipo de pensamiento pero se puede afirmar que el machismo es un fenómeno transcultural. Es por eso que tenemos que rastrear el origen de esta diferenciación entre los géneros.

Origen

Podemos encontrar las raíces del machismo en las sociedades primitivas que se dedicaban a la caza tanto hombres como mujeres tenían designadas tareas específicas. En la expresión “el hombre público y la mujer privada” podemos ver que se relaciona al hombre con el exterior y a la mujer con el hogar, esto comenzó en ese momento tribal.

Los hombres debían salir a cazar y las mujeres debían encargarse de las tareas del hogar, pastoreo, y cuidar a la descendencia. Dando a estas últimas tareas de una importancia inferior, que viene a coincidir con el rol pasivo que ostentaba la mujer. Incluso el modelo religioso posiciona a las deidades de acuerdo a su género, existían de un lado los dioses cazadores y guerreros, y por el otro las diosas de la fertilidad y el hogar. Estos roles son comunes en casi la totalidad de las sociedades occidentales.

Entendemos así que las pautas de conducta que rigen a hombres y mujeres tienen un origen antiguo pero eso no significa que sean correctas o igualitarias. El machismo se encarga de hacer versiones extremas y denigrantes de estos roles primarios que benefician al hombre y perjudican a la mujer.

En algunas civilizaciones, en momentos históricos particulares, podemos ver sociedades que han brindado más o menos derechos a las mujeres. El caso del islam, como sociedad fuertemente patriarcal, es un extremo y el actual caso neozelandés como pionero en derecho femenino son las dos caras de la moneda que sirven de ejemplo para demostrar el amplio abanico de regulaciones sociales entre los géneros.

Las regulaciones suelen construirse en un momento histórico y reproducirse de generación a generación, es decir de padres a hijos, y en ámbitos de sociabilización locales. Si el machismo ha permanecido vigente por tanto tiempo es porque es autoevidente, ya que identifica obligaciones y derechos con géneros o sexualidades evidentes e innatas; y está fundamentado por la autoridad religiosa de cada región siendo el hombre el prototipo de ser humano y único actor político. No es incorrecto decir que hoy en día el machismo es evidente en la poca cantidad de dirigentes políticas femeninas.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Machismo". Recuperado de: https://concepto.de/machismo/


Citar

Citado APA: (A. 2018,01. Concepto de Machismo. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,07, de https://concepto.de/machismo/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,01. Concepto de Machismo. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.