Concepto de
Estrato

Te explicamos qué es un estrato en geología, en la atmósfera, la piel y la sociedad, cómo se forma cada uno de ellos y sus características.

estratos
Las características de cada estrato señalan un momento de la historia geológica.
  1. ¿Qué es un estrato?

Un estrato es un fenómeno geológico que se produce por sedimentación de fragmentos provenientes de diversos tipos de rocas. Los sedimentos, al acumularse a lo largo del tiempo, forman capas horizontales superpuestas. A la franja más antigua se la conoce como “base” mientras que a la más reciente se la denomina “techo”.

Por analogía la palabra “estrato” se usa también para hablar de las franjas que recubren algo o que forman un objeto o un tejido. También se utiliza este término metafóricamente para describir la estructura de las clases sociales de acuerdo con sus ingresos o estatus.

Dentro de la geología se denomina “estratigrafía” a la disciplina que se encarga de estudiar e interpretar las unidades estratigráficas o estratos de rocas para establecer su significación dentro de la historia geológica de nuestro planeta.

También se llama “estratigrafía arqueológica” al estudio de los estratos de la tierra con un propósito arqueológico. Al estudiar las capas donde se encuentran objetos o restos arqueológicos, se puede determinar su antigüedad, entre otros datos relevantes para el estudio del pasado.

Ver además: Capas del suelo

  1. Estratos rocosos

estratos rocosos
Las nuevas capas se acumulan y presionan a las capas inferiores, compactándolas.

La erosión desgasta y resquebraja el suelo de nuestro planeta produciendo fragmentos que pueden ser tan grandes como el Monte Augustos, de 8 km de longitud, ser tan pequeños como granos de arena. A lo largo del tiempo la fuerza de la gravedad y la acción de las aguas deposita estos fragmentos en zonas bajas, acumulando sucesivas capas que conocemos como “estratos”.

Cada estrato se forma a partir del tipo de erosión y clima propios de una época determinada. Por eso, a través de la estratigrafía podemos conocer las condiciones de una época específica del pasado geológico de nuestro planeta.

En general, en zonas sedimentarias los estratos superficiales tienen una consistencia blanda, por lo que resultan muy importantes para la agricultura. Sin embargo con el tiempo se acumulan nuevas capas que presionan a las capas inferiores, compactándolas. A esto se suman el aumento de la temperatura y los distintos cambios químicos que transforman los sedimentos en roca dura.

Los procesos de sedimentación se producen en cualquier parte de la superficie de nuestro planeta y pueden dividirse en tres clases:

  • Sedimentación marina. Los sedimentos se acumulan en la plataforma continental y en lo profundo del mar.
  • Sedimentación continental. Los sedimentos se acumulan al pie de las montañas, glaciares, cuencas de los ríos y zonas desérticas.
  • Sedimentación en zonas de transición. Los sedimentos se acumulan en los lugares de contacto entre el mar y los continentes, como ocurre en ciertas zonas pantanosas y los deltas de los ríos.

Las formaciones rocosas estratificadas se analizan desde tres perspectivas:

  • Su litoestratigrafía. Es el estudio de las características de las rocas del estrato.
  • Su bioestratigrafía. Es el estudio de los fósiles que pudieran encontrarse en el estrato.
  • Su cronoestratigrafía. Es el estudio que permite datar el estrato, estableciendo su lugar en la escala temporal geológica.
  1. Nubes estratos

Las “nubes estratos”son un tipo de nubes bajas cuya base está muy cerca del suelo, a unos 800 metros de la superficie y a un máximo de 2 kilómetros de altura.

Las nubes estratos forman una capa de una amplia extensión horizontal pero con muy poco despliegue vertical. Se presentan como grandes masas homogéneas que a veces parecen cubrir por completo el cielo y cuando llegan muy cerca del suelo se las asocia con neblina ligera.

Sus temperaturas pueden ser muy parecidas o iguales a las de la superficie terrestre, su color característico es el gris y no producen precipitaciones importantes.

  1. Estratos de la piel

estratos de la piel
La piel está formada por cinco estratos, cada uno con células y funciones específicas.

Para la dermatología, la piel está formada por cinco estratos organizados desde la capa más profunda hasta la superficie:

  • Estrato basal. Es la capa más profunda de la epidermis y la única que contiene los melanocitos, es decir, las células que determinan el color de la piel y las responsables de proteger al organismo de los rayos solares. Además, en este estrato se producen los queratinocitos: las células que generan la queratina, la principal proteína estructural de la piel.
  • Estrato espinoso. Tiene entre 8 y 10 capas de células ricas en ADN e indispensables para la producción de queratina. También en este estrato se encuentran las células de Langerhans, encargadas de regular las respuestas del sistema inmune de la piel.
  • Estrato granuloso. Las células de este estrato se encuentran distribuidas entre dos y cuatro capas y están rellenas de queratohialina, una sustancia esencial para la elaboración de queratina. En este estrato se inicia el proceso de queratinización.
  • Estrato lúcido. Es una capa de transición entre el estrato granuloso y el córneo y se encuentra solamente en las zonas más gruesas de la piel como las palmas de las manos o las plantas de los pies. En este estrato los queratinocitos se agrupan y tienen el citoplasma lleno de una sustancia llamada eleidina que cumple la función de impedir la entrada o salida de agua.
  • Estrato córneo. Es la capa más exterior de la piel y está conformada por células escamosas muertas, planas y delgadas que se desprenden y son reemplazadas por otras de manera continua. El citoplasma de estas células está sustituido por queratina.
  1. Estrato social

En sociología el concepto de estratificación social se refiere a la división de una sociedad en grupos humanos diferenciados por su ingreso, prestigio, ocupación, estatus, poder económico y político.

Dentro de la sociología existen tres grandes aproximaciones a la estratificación social: la marxista, la weberiana y la funcionalista.

Para el marxismo, el acceso diferenciado a los medios de producción es la clave de la estratificación social, ya que permite controlar el trabajo y la generación de riqueza.

Así, las agrupaciones humanas se diferencian de manera jerárquica a partir de la distinción entre aquellos que poseen o no los medios de producción. Por esta razón el marxismo plantea que existen dos clases sociales fundamentales: la burguesía y el proletariado.

Yendo más allá de la aproximación marxista, Weber afirmó que los estratos sociales se originan en una distribución desigual del poder. Un grupo social puede imponerse sobre otro a partir de tres elementos: a) el acceso a los bienes y servicios, b) el honor o prestigio de la posición social y c) el poder político.

Para el funcionalismo, el estatus de un grupo social es el elemento clave para la estratificación social. Dicho estatus o la valoración positiva se da dentro de un sistema de creencias compartidas. Puede ser adquirido por herencia, por méritos o por alguna otra forma de reconocimiento social.

Sigue con: Corteza terrestre

Referencias:

Última edición: 11 de marzo de 2020. Cómo citar: "Estrato". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/estrato/. Consultado: 03 de agosto de 2020.

Publicidad
Artículos recomendados