Concepto de solución

El concepto de solución proviene etimológicamente del latín, del término “solutio”, “solutionis”, que se conforma por el prefijo del verbo “solvere”, “solu-“ y el sufijo “-tio” que refiere a la acción y efecto. En general el término refiere a la respuesta a un problema, duda o cuestión no resuelta, o con algún tipo de resistencia para presentar un desenlace. También comprende a la explicación argumentativa que se da ante una duda con la que se disuelve una dificultad. Por otro lado encontramos un uso distinto del término que refiere al efecto de disolver.

Encontrar una solución es encontrar la satisfacción a una inquietud o problema. Pero su uso está expandido a otras áreas, se usa en diversos contextos como por ejemplo en la literatura, cine o el teatro donde la solución es equivalente al desenlace del argumento.

El primordial instrumento con el que cuenta una persona para alcanzar la meta o el desenlace deseado de alguna situación adversa es la razón. El entendimiento del problema y la evaluación de diferentes alternativas de solución dependen de la razón, que es quién analizará si estas son viables para ponerle un punto final al conflicto advenido.

El término solución otras veces es utilizado para describir un punto estable encontrado que intermedia y aplaca las diferencias entre dos o más puntos contrapuestos, que pueden ser  antinómicos o no, que pudieran encontrarse en conflicto.

Por otro lado es común también encontrar que el término solución es utilizado para describir la etapa que concluye o da por terminado un negocio, o un proceso tal.

Existe una acepción no tan común que es la idea de “solución de continuidad” que es utilizada para remarcar el salto o la discontinuidad en el traspaso de un estado a otro sin posibilidad de prolongación, como por ejemplo en la afirmación “hemos pasado del amor al odio” sin solución de continuidad.

  • Desde el punto de vista de la ciencia química, una solución es una mezcla uniforme a nivel molecular que puede estar conformada por dos o más sustancias, que permanece estable y no reaccionan entre sí. Esta relación entre una cantidad de soluto y de solvente, también recibe el nombre de concentración. De la diferencia que hay entre la cantidad de soluto y de solvente en la concentración depende la distinción de las soluciones; de este modo se denominan soluciones saturadas si existe una mayor cantidad de soluto que puede mantenerse disuelto, a una cierta temperatura estable y en un solvente. Soluciones insaturadas o diluidas son aquellas en las cuales el nivel de solución, en relación a la del soluto disuelto, es mayor para el nivel de solvente que se encuentra a la misma temperatura. Sobresaturadas son aquellas soluciones en las que existe una cantidad menor de solución saturada que de soluto, a una determinada temperatura. Concentradas son aquellas en las cuales el porcentaje de soluto es próximo al establecido por la solubilidad a la misma temperatura.
  • En matemáticas la solución es el número resultante, que aparece proveniente de la operación matemática realizada. Equivale aquí al valor numérico que al sustituir la incógnita por él verifica la igualdad planteada por la ecuación.

Los sinónimos equivalentes al concepto de solución son: resultado, terminación, desenlace, decisión, fin, resolución, arreglo. Y sus antónimos son: dificultad, tropiezo, complicación, contrariedad, entorpecimiento.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: