Blog

Concepto de dinámica

El concepto de dinámica es la parte de la física que estudia la relación existente entre las fuerzas que actúan sobre un cuerpo y los efectos que se producirán sobre el movimiento de ese cuerpo.

Los antiguos pensadores griegos creían que la velocidad y la constancia del movimiento en la línea recta de un cuerpo (fenómeno descripto años más tarde como movimiento rectilíneo uniforme o MRU) estaban proporcionalmente relacionadas con una fuerza constante. Por extensión, se creía que la caída de un cuerpo pertenecía a esa categoría, por lo que se suponía que caería más rápido el cuerpo que más pesara. Luego, Galileo Galilei entendió que la caída de los cuerpos no podía ser un movimiento uniforme, y que desde una misma altura, dos cuerpos de distinto peso tardan lo mismo en caer. Este contexto fue lo que posibilitó que algunos años después, Isaac Newton estableciera las tres leyes fundamentales de la dinámica, que explicaban las pautas fundamentales del comportamiento de los cuerpos: Sigue »

 

Concepto de dignidad

Cuando se habla del concepto de dignidad se está haciendo referencia a la cualidad que puede tener una persona, en la medida que se vale por sí mismo y actúa en un marco de libertad y respeto. La dignidad puede ser entendida desde un punto de vista colectivo o individual, pero en ambos casos está vinculada con el decoro de los seres humanos, en cuanto manera de comportarse con el prójimo, pero principalmente, con uno mismo.

Si se quiere hacer un análisis histórico, solo puede pensarse a la dignidad desde el punto de vista social, que involucra un ciclo de procesos históricos que entienden a la dignidad como una cuestión de derecho, vinculada esencialmente con la igualdad y el respeto entre las personas.

En la Edad Media, mediante la preeminencia de la teología y la anulación de toda otra posibilidad de concepción de las personas, la teoría que predominaba era la de personas creadas a imagen y semejanza de Dios, por lo que desde ese marco estaba pensada la dignidad. Sin embargo, la dignidad no era garantizada para todos sino que se limitaba a los reyes y a los nobles, que eran los únicos semejantes a Dios, desde donde se desprendía su poder absoluto. En la Edad Moderna, la aparición de las nuevas doctrinas naturalistas empiezan a creer que todas las personas pueden tener los mismos derechos, allí es donde aparece la dignidad entendida como una cuestión de garantías propias del ser humano.

La sanción de la declaración universal de los Derechos Humanos y la eliminación de la esclavitud fueron grandes avances de la historia, pero se han limitado a rúbricas por escrito. El Holocausto nazi es un ejemplo ilustrativo de las acciones que se pueden cometer contra la dignidad humana, aun pasando por altos pactos y acuerdos firmados. Una apropiación más actual del término entiende que no bastará con que no se aniquilen seres humanos para que se respete la dignidad de las personas, porque se trata de algo que va más allá: las ideas de vivienda digna y trabajo digno lo demuestran. Una vivienda digna es aquella que proporciona niveles de higiene aceptables, mientras que un trabajo digno se vincula con la realización de cierta actividad, por la que el individuo recibe un ingreso y, al mismo tiempo, algunas garantías de seguridad y desarrollo para él y su familia. Son también derechos inalienables que, en muchos lugares del mundo, son desconocidos sistemáticamente, pero que en casi todos los países, son olvidados en algún punto.

Por otra parte, también se considera a la dignidad como una cualidad individual, alejada de los aspectos tangibles y de los procesos sociales. La dignidad es una cualidad de autosuficiencia y una cuestión de conciencia, de sentirse cumplido, satisfecho, y de creer que las acciones de uno no están perjudicando a otro.

En algunos casos, la dignidad se siente al concretar un acto de solidaridad, en otros, al cumplir con las obligaciones económicas o morales. Muchas de las personas más humildes gozan de una importantísima dignidad, al no resignarse ni buscar soluciones a sus carencias que impliquen un acto inmoral, como el delito. Por el contrario, suelen dar lo máximo de sí mismas para mejorar y salir adelante.

Pedir perdón y aceptar una disculpa, cuando se hace de buena fe y con reales intenciones, es un verdadero acto de dignidad, así como la mentira es todo lo contrario. La dignidad, en el sentido más personal del término, es un requisito indispensable para que las personas puedan vivir felices y en libertad.

 

Concepto de desplazamiento

Por el concepto de desplazamiento se entiende al movimiento realizado por un cuerpo que se desplaza, que se traslada, de un lugar a otro. Las personas y la mayoría de los objetos son susceptibles de desplazarse, que es el único modo de cambiar de posición relativa en el espacio. Si se observa que un cuerpo está en un lugar distinto en dos momentos, significa que el cuerpo se ha desplazado.

Esta primera definición, que se da desde la física, se usa para contrastarla con la idea de distancia recorrida. Suponiendo un auto recorriendo las calles de una ciudad, se puede ejemplificar ilustrativamente: la distancia recorrida será el total de cuadras que atravesó, doblando las veces necesarias. El desplazamiento, por el contrario, vendrá a ser la línea recta que une el lugar donde se encontraba al comenzar con el que se encuentra al finalizar. Por ser una línea, que va desde un lugar hacia otro, cuando se habla de desplazamiento se está haciendo referencia a un vector. Tendrá una dirección y un sentido, y un módulo y un nombre que describirán el movimiento realizado por el cuerpo, independientemente de la trayectoria que tomó. Sigue »

 

Concepto de descripción

El concepto de descripción es una herramienta discursiva que permite explicar las características de los sujetos, de los acontecimientos que tienen lugar, de los espacios físicos donde se desarrollan, incluso de las sensaciones que se tienen, tanto en situaciones reales o en textos de ficción. Es decir que la descripción comprende todo aquello que el hombre puede caracterizar. Se trata de poner en palabras aquellas ideas que las personas se figuran en su mente por lo que les llega, fundamentalmente, a través de sus sentidos, y quieren manifestarlo por medio del lenguaje.

Las oraciones descriptivas no son oraciones de acción. Las descripciones caracterizan algo y no le asignan comportamientos particulares, sino que se detienen en sus características generales. Aun cuando lo que se quiera describir sea una acción, la descripción será un mundo aparte en donde no se está contando de qué modo se comporta, sino cómo es. La descripción a menudo caracteriza algo en relación con un tiempo y un espacio dados. La novela histórica, por ejemplo, asigna gran valor a este recurso. Sigue »

 

Concepto de derecho laboral

El derecho laboral es el conjunto de normas jurídicas que se establecen en la relación entre los trabajadores y los empleadores. Es una serie de preceptos de orden público y legal, que se basa en la premisa de asegurarle a quien trabaja un pleno desarrollo como persona, y una integración real a la sociedad., asegurando el cumplimiento de las obligaciones de ambas partes.

La historia del derecho laboral no es tan antigua como la del trabajo, que existe desde que el hombre ha tenido que esforzarse por satisfacer sus necesidades básicas. Durante muchos años, fueron varias las culturas que aceptaron la implementación del esclavismo como medio de dominación, con la entrega total de la fuerza de trabajo y también de su libertad. Recién con la caída del Imperio Romano, en la Edad Media comienza a pensarse al trabajo como una actividad social y comienza a tomarse dimensión de su importancia. No debe sobrevalorarse esta época, ya que la hegemonía del modo feudal de producción no significó avance alguno: apareció la actividad artesanal, y con ella los primeros gremios, que funcionaban como garantía de los monopolios.

Tal vez la Revolución Industrial fue el punto de partida para la toma de conciencia de que la riqueza no se obtendría solamente de la tierra, y por lo tanto, el trabajo debía ser retribuido adecuadamente. Sigue »

 

Concepto de derecho constitucional

La formación de un Estado exige la sujeción al imperio de ciertas leyes, que pueden ser estipuladas de muchos modos: según el modo de gobierno, cada país tendrá su modo de establecer, hacer cumplir y sancionar a quien no cumpla las leyes.

Tanto las Repúblicas establecidas, como las monarquías constitucionales, tienen una Ley fundamental conocida como Constitución, que aparece como la Carta Magna a la cual deben someterse hasta incluso los poderes que se derivan del Estado. Se trata, entonces, de las leyes troncales y fundamentales de la existencia del Estado, sin las cuales no podría funcionar en las condiciones que se lo conoce.

La rama del derecho que se ocupa del análisis y del estudio permanente para asegurar el cumplimiento de estas normas se denomina bajo el concepto de derecho constitucional.

Esta doctrina que se ocupa de las funciones fundamentales del Estado no ha existido siempre: por el contrario, las ideas iluministas liberales de la transición entre los siglos XVII y XVIII fueron las que hicieron necesario que, desde el debate político, pero fundamentalmente desde el sentido común de la sociedad, una parte del derecho se encargue de, al menos, establecer los límites del Estado sobre las personas. Podemos ver tres fuentes principales en este sentido: la Declaración de Derechos de Inglaterra en 1689, la Declaración de Independencia en los Estados Unidos en 1776, y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, en la Francia revolucionaria de 1789.

Muchos estudiosos piensan que la rama del derecho que se aboca a considerar la estructura del Estado es la más importante, ya que comprende a los individuos en su relación con aquel, comprendidos desde una visión más colectiva y social, y no meramente como sujeto civil o penal. Por ello es que el derecho constitucional utiliza otra clase de fuentes para expedirse: la Constitución como esencia máxima, pero la legislación en segunda medida, y la jurisprudencia en tercer lugar. A diferencia de otros casos, el derecho constitucional no contempla la costumbre como fuente de derecho (puesto que no tendría lógica que un uso acostumbrado por parte del Estado sobre el ciudadano sea convalidado por su recurrencia).

Pero entonces, ¿cuáles son las competencias directas de esta clase de derecho? Según el país y las normas vigentes, serán distintas. Veamos las que aparecen en el caso de la mayoría de las repúblicas:

  • Intervenir por la soberanía nacional, entendiendo que esta alude al conjunto de garantías que le corresponden a la patria, representada circunstancialmente a través del Estado. Es el derecho que se arroga la responsabilidad de responder como el conjunto de los ciudadanos, en el caso de que el espacio físico, los derechos civiles o la integridad de los ciudadanos esté en peligro.
  • Asegurarles a los habitantes, sobre la base de la existencia de derechos inalienables a todos los ciudadanos del mundo, una serie de garantías correspondientes por el hecho de ser personas.
  • Garantizar el cumplimiento por parte de quien esté en ejercicio del Estado, de las obligaciones del Estado de Derecho, caracterizadas por respetar los derechos individuales pero también los sociales de los ciudadanos. Deberá controlar la constitucionalidad de los actos realizados por cualquier poder del Estado.
  • Para controlar efectivamente las decisiones que se tomen conjuntamente, deberá abogar por la división del poder emanada por el Estado. La división tradicional se da entre el ejecutivo, el legislativo y el judicial. El derecho constitucional pertenece a esta tercera rama, por lo que deberán delimitarse estrictamente las competencias y los modos de actuar, para que no se caiga en un abuso de poder.
  • Garantizar el acto democrático por excelencia: el voto. Las naciones que adoptan el sistema democrático de organización, entienden que el pueblo es el que elige a sus representantes, que decretan y ejecutan las leyes a través de ellos. El caso del poder judicial conlleva una discusión más profunda, que incluye la cuestión de la representatividad y la neutralidad. En cualquier caso, será el derecho constitucional el encargado de definir estos criterios de elección, y de asegurar la transparencia de este tipo de actos.
 

Concepto de derecho administrativo

El concepto de derecho administrativo es la rama del derecho que se dedica al análisis y la legislación sobre las competencias y las limitaciones de la administración pública, en especial del Poder Ejecutivo, que es el que ejerce su función de un modo más autónomo y, por lo tanto, en donde existen más posibilidades de que se excedan los parámetros permitidos. De todos modos, el derecho administrativo incluye a todos los funcionarios de todas las ramas del Estado, sobre la base de que busca una configuración social y política derivada de lo expreso en las leyes, en particular, de la primera, que es la Carta Magna, o Constitución Nacional.

La parte del derecho que se encarga de regular la forma en la que se administra el Estado apareció luego del ciclo de las llamadas revoluciones liberales, que comenzó con la estadounidense y la francesa, para luego expandirse por todo el mundo. El cierre del proceso de monarquías absolutas trajo como novedad la configuración de normas jurídicas que debían cumplir los ciudadanos, pero también el Estado, y la existencia de mecanismos externos de control, a fin de asegurar que esas normas se cumplan, y también la existencia de una sumatoria de derechos individuales, que vendrían a garantizar estas normas. Todo esto acompañado de la división de poderes del Estado, división a partir de la cual se elimina la posibilidad de un Estado totalitario. Sigue »