Inicio >Sociedad> Fascista

Concepto de Fascista


La palabra fascista tiene una connotación negativa. Durante y posteriormente a la Segunda Guerra Mundial era utilizada a modo de insulto para quienes iban en contra de los derechos del pueblo o tenían alguna idea a favor del comercio por muy mínima que esta fuera. Pero de dónde nace y por qué surge el fascismo, lo hablaremos a continuación.

Se trata de una término italiano que tiene su raíz en el latín “fasces“, y hace referencia a una ideología política que tiene origen en Europa durante los años 1918 y 1939 por Mussolini.

Fascista

(Fascista.)

Otras definiciones de fascista

Obtener una definición exacta de lo que es el fascismo es cuanto menos complicado, ya que existen diferentes posturas de acuerdo a lo que vendría siendo esta ideología y lo que se espera de ella. Por esto encontraremos las siguientes posturas:

  • Benito Mussolini: fue el creador del fascismo, fue dictador en entreguerras de Italia (1918-1939). Él creo una doctrina que salió publicada en la enciclopedia de dicho país casi acabando el período de guerra (1932). Se considera que su definición es la original, pero aún así ha generado desacuerdos. Mussolini considera que el Estado debe ser totalitario para guiar el actuar hacia el desarrollo del pueblo. Además, tiene un trasfondo religioso que debe ser comprendido para poder llegar a las entrañas del fascismo.
  • Ramiro Ledesma Ramos: el primer teórico que habló sobre esta ideología en España. Habla acerca de las estrategias que tiene el fascismo para luchar contra el individualismo y el marxismo (comunismo). Asimismo, indica que el fascismo no es sólo de un país, sino que debe ser considerado de manera mundial.
    • El culto a la patria debe ser el impulso más fuerte de cualquier ser humano.
    • La democracia sólo cuida los intereses de los feudales y no representan las ideas del pueblo, ni mucho menos velan por el bienestar de los ciudadanos.
    • El marxismo sólo corresponde a una ideología que va en contra de la nación, de la unión y de los humanos. Su extremo sólo es un actuar egoísta para resolver los problemas del pueblo.
    • El fascismo busca reconceptualizar a la autoridad, la disciplina y la violencia. Donde el segundo concepto es la puerta para la real liberación.

Las posturas antifascistas

Sin duda alguna, las visiones de quienes son opositores al fascismo resultan realmente interesantes, puesto que las percepciones de un lado a otro pueden cambiar, mostrando el lado no idealista de lo que para otros debe ser la forma de salvar al pueblo.

  • Franklin Roosevelt: durante 1933 a 1945 fue el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, él defendió la democracia del Estado, haciendo énfasis en que lograr más derechos e igualdad se vuelve una tarea imposible, por el sólo hecho de permitir la propiedad privada que favorece el individualismo, algo propio del fascismo.
  • Jose Carlos Mariategui: indicó que esta ideología es nada más y nada menos que la consecución de la evolución de la historia, una especie de “evolución” social totalmente predecible al nacer el imperialismo y acabar con los derechos de los trabajadores. 

Visión marxista del fascismo

Posiblemente sea la interpretación más aversiva del fascismo; los seguidores de Karl Marx entienden que sólo es una dictadura más, totalmente agresiva pero abierta, nacida para favorecer tan solo a los poderosos, a los ricos, entidades financieras y empresarios ambiciosos y sin ningún interés por la clase proletaria.

Es la fuerza que reprime cualquier posible avance del pueblo para poder conseguir algo de dignidad, obteniendo así una sociedad donde los monopolios se expanden y la explotación o una nueva especie de esclavitud se funda y fortalece.

“El fascismo no nace y muere en la Segunda Guerra Mundial, sino que es un idea que continuará mientras existan estados capitalistas.”

Nazis y Fascistas

Se sabe que las guerras son generadas por profundas crisis y las consecuencias de estas promueven otras más. El nazismo, así como el fascismo, fueron partes de este proceso histórico. Una reacción ante crisis políticas que partieron en la Primera Guerra Mundial y que continuaron hasta su máxima expresión en la segunda.

  • Ambos comparten posturas, como el hecho de que por ejemplo, las clases privilegiadas, los que tienen alto poder adquisitivo, los grupos nacionalistas, militares, jueces, entre otros, serían los pilares que promoverían el desarrollo y asegurarían el orden social.
  • De la misma manera, son jerárquicos-autoritarios, en contra del socialismo y la democracia. Los dos basan sus ideales en el conservadurismo en extremo (a diferencia del comunismo que es totalitario pero liberal).

Ahora bien, el fascismo, entendido sólo de esta forma anteriormente mencionada, se puede confundir fácilmente con el cualquier régimen dictador, incluso el señalado en este mismo apartado, el nazismo. Sin embargo, se diferencia en que hace un llamado mundial, no hace diferencias como sucedió con el gobierno de Hitler, quien fue el autor del peor holocausto jamás antes visto.

Una sociedad fascista

Algo que caracteriza a los países gobernados por este régimen es el que sus trabajadores están totalmente silenciados, no existen sindicatos ni derecho a manifestarse. Finalmente, el Estado pasa al servicio de las empresas privadas y pasa a formar parte de una simbiosis esperada por los empresarios.

Por lo tanto, quienes pierden en este punto son los trabajadores. De esta manera se crean decretos para lidiar con los múltiples conflictos que pueden surgir durante este tipo de régimen político y así mantener el tan anhelado orden social por la burocracia.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.