Riqueza

Te explicamos qué es la riqueza en el aspecto económico, natural y personal. Además te contamos qué significa «generar riqueza» y cómo se mide.

riqueza
A la riqueza se la puede pensar tanto como un asunto individual como uno colectivo.

¿Qué es la riqueza?

La riqueza, en términos generales, es la abundancia de recursos. Ya se trate de bienes y cosas, valores morales y espirituales, o cualquier otro referente, la riqueza siempre es lo contrario a la escasez y a la pobreza. Se trata de una palabra proveniente del gótico reiks, voz que en la lengua de este antiguo pueblo germano significaba “poderoso”.

A la riqueza se la puede pensar tanto como un asunto individual como uno colectivo, es decir, perteneciente a un conjunto. Así, las personas o países con mayor acumulación de recursos disponibles se llaman “ricas”, mientras que aquellas desprovistas de estos elementos se llaman “pobres”. Lo cual no quiere decir que dentro de un país rico no puedan existir, paradójicamente, personas pobres.

En otros ámbitos distintos al económico se usa también la palabra “riqueza”, como una manera de indicar la abundancia relativa de algún elemento valorado. Así, por ejemplo, una persona puede tener una “riqueza intelectual”, si consideramos que es culta y maneja muchos referentes; o asimismo una experiencia puede despertarnos una “riqueza emocional” si nos conduce a vivir muchas emociones distintas.

Son sinónimos de riqueza: abundancia, demasía, holgura, opulencia, fertilidad. Por el contrario, son sus antónimos: pobreza, miseria, carencia, ausencia, escasez, carestía.

Ver además: Poder adquisitivo

Riqueza económica

En el campo económico, se entiende la riqueza como la disponibilidad de recursos aprovechables de una persona, una organización o un país, y en el mundo contemporáneo esto se expresa a través del dinero disponible, o sea, de unidades monetarias que expresan el valor acumulado. En este contexto es sinónimo de “patrimonio”, “capital” o “hacienda”.

Así, se debe diferenciar entre:

  • Riqueza bruta: la suma del valor monetario de todo el patrimonio disponible, o sea, la suma del valor de todos los bienes, capitales y activos que se posee.
  • Riqueza neta: el valor acumulado que se obtiene una vez saldadas las deudas o pasivos.

¿Qué significa “generar riqueza”?

En el campo de la economía, la riqueza no viene dada, sino que debe hacerse o generarse. Es decir, se obtiene como resultado de diferentes tipos de acciones o inversiones, ya sea de tiempo, esfuerzo y/o capitales, lo cual resulta en un estado de mayor disponibilidad de recursos que en el momento inicial.

Si bien los métodos y las planificaciones necesarias para generar riqueza son siempre objeto de estudio, debate y cuestionamiento, tanto en el mundo actual como en épocas anteriores, lo más usual es comprender la generación de riqueza como el resultado del trabajo, es decir, de la producción, distribución y comercialización de bienes y servicios, de manera tal que el resultado posea un valor mayor que el de los elementos necesarios para su producción.

Por ejemplo, el valor de una silla, una vez terminada por el carpintero, enviada a la tienda y comprada por el consumidor, es mucho mayor que el costo de las maderas, hierros y cueros necesarios para su fabricación.

Más que el tema de cómo generar la riqueza, la cuestión de cómo distribuirla o cómo emplearla para hacer del mundo un lugar más justo, equitativo y virtuoso ha sido objeto de debate entre las distintas escuelas de la filosofía económica.

¿Cómo se mide la riqueza económica?

La riqueza económica de una persona se expresa en unidades monetarias, o sea, en sumas de dinero. Para esto se procede primero al cálculo del patrimonio, es decir, la suma de todos los bienes y activos disponibles, tanto tangibles como intangibles, y se deducen de la cifra resultante las deudas y pasivos. Esto quiere decir que si esa persona decidiera un día vender absolutamente todo lo que posee, obtendría dicha cifra total como recompensa, y por lo tanto esa es su riqueza.

Sin embargo, es más complicado hacer lo mismo con las naciones y grupos humanos. En estos casos la riqueza se mide, normalmente, a través de indicadores que permiten establecer comparaciones entre la capacidad de generación de recursos de países o regiones enteras. Tales como el Producto Interno Bruto (PIB o PBI) o el Producto Interno Bruto per cápita (o sea, al dividirlo entre el número de habitantes).

El cálculo de este indicador resulta bastante complejo, ya que toma en cuenta la producción total de bienes y servicios de un país, para expresarlo en una cifra (usualmente de millones de dólares). Con esta última puede estudiarse el desempeño económico de un país, por ejemplo, comparándolo con el obtenido en años anteriores, o con el obtenido en un mismo lapso por otros países de la región.

Riqueza y pobreza

riqueza pobreza
La riqueza está asociada a la abundancia y la pobreza a la precariedad y la escasez

La riqueza y la pobreza son conceptos antagónicos. El primero está asociado a la abundancia y el segundo a la precariedad y la escasez, de modo que el primero es un estado deseable y el segundo uno que hace complicada la existencia. Aun así, los parámetros para determinar cuándo existe la riqueza y cuándo la pobreza no suelen ser del todo exactos y universales.

En general, se entiende la riqueza como la disponibilidad de recursos más allá de lo inmediatamente necesario para subsistir, y la pobreza se define como la incapacidad de alcanzar una cantidad mínima de recursos indispensables.

Así, por ejemplo, una persona rica es aquella que dispone de muchos más recursos de los que necesita para sobrevivir, y por lo tanto puede darse lujos y tomar elecciones de vida más arriesgadas. En cambio, una persona pobre es aquella que no dispone de los recursos necesarios para sobrevivir o que a duras penas logra aproximarse a esa cantidad necesaria, y que por lo tanto vive una vida de carencias, ausencias y esfuerzo.

Más en: Pobreza

Riquezas naturales

riqueza natural
Las riquezas naturales sostienen el fundamento económico de cada nación.

Cuando se habla de riquezas naturales, generalmente se alude de un modo más o menos vago a la totalidad de los recursos naturales explotables disponibles en el territorio de un país o en una región geográfica determinada. Estos recursos o riquezas sirven como materia prima para diferentes procesos industriales y productivos, y pueden ser renovables o finitos, pero sostienen el fundamento económico de cada nación.

Así, por ejemplo, una nación explota el suelo para obtener alimentos, el subsuelo para extraer minerales, petróleo y piedras preciosas, y sus cursos de agua para la pesca, el deporte y la recreación turística. Todos estos elementos dispuestos por la naturaleza y la historia geológica del planeta constituyen sus riquezas naturales, o sea, sus recursos económicos de origen natural.

Riqueza interior

El término “riqueza interior”, así como “riqueza espiritual”, es empleado comúnmente en las áreas de la autoayuda, la psicología y la moral, para aludir a la complejidad y abundancia del mundo interno de cada individuo, esto es, a la cantidad de saberes, valores, reflexiones e intuiciones de los que una persona dispone y que le hacen la vida más amena, grata o aceptable.

Las riquezas interiores no tienen necesariamente que ver con las riquezas mundanas (como la riqueza económica), y es posible, por lo tanto, que una persona muy adinerada tenga una pobreza espiritual que le haga la existencia más dolorosa. La riqueza interior es fruto del cultivo del espíritu, cosa que se hace a través de las prácticas religiosas, sociales, intelectuales y afectivas, es decir, a través de cultivar el mundo interno.

Sigue con: Calidad de vida

Referencias

¿Cómo citar?

"Riqueza". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/riqueza/. Última edición: 31 de octubre de 2022. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 31 octubre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)