Avaricia

Te explicamos qué es la avaricia, diversos ejemplos y sus diferencias con la codicia. Además, cuáles son los otros pecados capitales.

avaricia
La avaricia lleva a acumular y preservar lo acumulado.

¿Qué es la avaricia?

La avaricia es el deseo incontrolable y desordenado por acumular bienes, riquezas u objetos de valor, más allá de las necesidades mínimas de la supervivencia, con la única intención de atesorarlos para uno mismo. Se considera, por lo tanto, una forma de egoísmo, más o menos equivalente a la codicia.

Es posible comprender la avaricia desde una perspectiva secular y psicológica, o también desde una mirada religiosa y cultural, pero en ambos casos el término posee una connotación negativa vinculada al deseo insaciable por tener, algo que estaba ya presente en su origen, dado que proviene del latín avere, “desear” o “ansiar”.

De hecho, para la psicología, la avaricia es la incapacidad para controlar o poner coto a la formulación de deseos, a pesar de que las necesidades de base que los motivan se encuentren ya satisfechas. Este tipo de conductas conducen al acaparamiento y a la acumulación, presentes en trastornos psicológicos como la disposofobia (síndrome de acumulación compulsiva) o el trastorno obsesivo-compulsivo (síndrome de Diógenes).

En cambio, desde una perspectiva moral, la avaricia se entiende como un egoísmo desmedido y un como una falta capaz de engendrar otros males, como la deslealtad, la traición por beneficio personal, la corrupción e incluso acciones legalmente condenadas como el robo, la estafa y el asalto.

El catolicismo, por ejemplo, la comprende como un vicio capital contrario a la virtud de la generosidad, y muy cercano al pecado mortal de la codicia. Los budistas, por su parte, la entienden como un vínculo equivocado entre lo material y la felicidad.

En la tradición occidental, se ha representado a menudo la avaricia con la imagen de un lobo hambriento o una mujer que se aparta del cuerno de la abundancia. En el imaginario bíblico se la representa bajo el nombre de mammón, una palabra aramea que significaba “riqueza”, y se la asoció al rey Midas de la mitología griega, cuyo toque lo volvía todo oro.

En el imaginario moderno, en cambio, se asoció la avaricia con la idea del prestamista (a menudo de ascendencia judía, por lo que era usual entre las acusaciones antisemitas), del usurero, y más adelante del magnate o el multimillonario, cuyo único amor reside en el dinero, como el personaje Ebenezer Scrooge del Cuento de navidad (1843) de Charles Dickens (1812-1870).

Puede servirte: Antivalores

Ejemplos de avaricia

avaricia ejemplos acaparar
Acaparar un producto perjudica a otros que lo necesitan.

La avaricia se puede manifestar en muchas formas muy diferentes, que tengan en común el deseo irrefrenable de acumular bienes o posesiones, o el amor desmedido a los mismos, tales como:

  • Negarse a ayudar al prójimo en desgracia teniendo los medios para hacerlo y sin que ello suponga un gran sacrificio personal.
  • Acaparar bienes o productos que estén siendo muy demandados, muy por encima de la satisfacción de las necesidades personales, y sin importar que otros se queden sin acceder a ellos.
  • Atesorar el dinero y negarse a gastarlo en el disfrute de la vida, en obtener cosas o experiencias, contentándose únicamente con ver crecer la fortuna.
  • Permitir que otros sufran desgracias irreparables con tal de no perder una pequeña porción de lo que se tiene, a pesar de que el sacrificio personal sería insignificante en comparación con el daño que sufrirán los otros.

Avaricia y codicia

La avaricia y la codicia son conceptos muy similares, ya que ambos tienen que ver con el deseo y la ambición desmedidos. Sin embargo no son nociones intercambiables: mientras que la avaricia tiene que ver con el afán por acumular y preservar lo acumulado, la codicia en cambio se entiende como una forma de ambición irrefrenable.

Es decir, la codicia es un deseo de riquezas exagerado e imposible de satisfacer, que nada tiene que ver con el sustento o con las necesidades básicas de un individuo. En otras palabras, la codicia es el amor a la riqueza por la riqueza misma.

A diferencia de la avaricia, tenida en el credo católico por un vicio –aunque uno grave–, la codicia constituye un pecado capital o pecado mortal, es decir, uno de los pecados más graves que contempla la moral cristiana. Sin embargo, esa distinción entre avaricia y codicia a menudo es pasada por alto.

Otros pecados capitales

Aparte de la avaricia o codicia, los siete pecados capitales de la doctrina católica son:

  • La soberbia, entendida como el creerse más que los demás, o sea, un amor desmedido por uno mismo. Este se considera el más grave de los pecados capitales, al ser el original o el que engendra a todos los demás.
  • La ira, descrita como un sentimiento incontrolable de rabia o enfado, a menudo conducente al odio y a la intolerancia.
  • La envidia, comprendida como el deseo irrefrenable y malsano por lo que otros tienen y a uno le hace falta, sea algo físico, mental, emocional o de cualquier otra índole. Los envidiosos, al carecer de lo que otro tiene, se alegran en caso de que este lo pierda, festejando la desgracia del prójimo como un triunfo propio, y llegando en ocasiones a provocarla con propia mano.
  • La lujuria, entendida como un deseo carnal irrefrenable e imposible de satisfacer, es decir, un deseo sexual o erótico indetenible y que no respeta límites, ni obedece a la conciencia. Según lo descrito por Dante Alighieri (1265-1321) en su Divina comedia (escrita entre 1304 y 1321), los lujuriosos aman tanto a otras personas que ponen a Dios en segundo lugar.
  • La gula, identificada con el consumo en exceso de alimentos y bebidas, sin tener relación con la satisfacción del hambre y la sed. Este es el pecado de los bebedores, los glotones y también los drogadictos.
  • La pereza, comprendida como la incapacidad para hacerse cargo de la propia existencia, es decir, como el descuido de las obligaciones y responsabilidades sin importar las consecuencias, la desconsideración y también la flojera.

Referencias

¿Cómo citar?

"Avaricia". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/avaricia/. Última edición: 9 de febrero de 2021. Consultado: 26 de octubre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 9 febrero, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)