Concepto de
Propiedades Generales de la Materia

Te explicamos qué son las propiedades generales de la materia, las principales características de cada una y cómo se clasifican.

Propiedades Generales de la Materia
Según la composición de la materia, variará también sus propiedades físicas y químicas.

¿Qué son las propiedades generales de la materia?

Cuando hablamos de las propiedades generales de la materia nos referimos al conjunto de características o cualidades físicas que poseen los objetos provistos de sustancia. Esto significa que todo lo que existe de manera concreta y que podemos tocar o percibir directamente está hecho de materia en alguno de sus cuatro estados de agregación: sólidos, líquidos, gases y plasmas.

A pesar de estar compuesta a menudo por distintos elementos químicos en distintas proporciones y composiciones, la materia existe de manera homogénea (no se distinguen a simple vista sus elementos) o heterogénea (se perciben fácilmente sus elementos). Y dependiendo de su composición, variarán también sus propiedades físicas y químicas.

En ese sentido, podemos hablar de distintos tipos de propiedades de la materia:

  • Propiedades generales. Las características que comparte absolutamente toda la materia, sin distinción de su composición, forma, presentación o elementos constitutivos.
  • Propiedades particulares. Aquellas características que sólo atañen a un conjunto específico de la materia, es decir, a un tipo particular de objetos conforme a un comportamiento común, como pueden ser los metales, o los sólidos, los compuestos orgánicos, etc.
  • Propiedades específicas. Se llama así a las características que permiten distinguir una sustancia específica, puntual, de otras diferentes a pesar de que puedan estar en el mismo grupo de cosas. Esto significa que son las propiedades únicas de esa sustancia, como son el agua, el alcohol, el hierro, el cloro, etc.

En lo sucesivo revisaremos cuáles son las propiedades generales de la materia.

  • Extensión 

Dos átomos no pueden nunca ocupar el mismo espacio en el mismo instante de tiempo, y por eso los objetos ocupan un espacio determinado, con un principio reconocible y un fin. A esta propiedad se la conoce como extensión: el tamaño de la materia, la cantidad de espacio que ocupa normalmente, y puede observarse desde su longitud, anchura o profundidad (las tres dimensiones).

La extensión se mide en unidades de distancia, que en el Sistema Internacional son los metros (m), centímetros (cm) o kilómetros (km), dependiendo de si hablamos de un objeto mediano, pequeño o grande.

  • Masa 

La masa de los objetos alude a la cantidad de materia que hay congregada en ellos, es decir, la cantidad de materia que los componen. Ésta se determina mediante la inercia que presenten y la aceleración que presente una fuerza actuando sobre ellos, y se mide en el Sistema Internacional con unidades de masa, como los gramos (g) o kilogramos (kg).

No debe confundirse la masa con el peso (que es una magnitud vectorial, medida en Newtons), ni con la cantidad de sustancia (que se mide por moles).

  • Peso 

El peso es la medida de la fuerza que ejerce la gravedad sobre los objetos. Se mide en Newtons (N) en el Sistema Internacional, pues se trata de una fuerza que ejerce el planeta sobre las sustancias que conocemos, y es una magnitud vectorial, dotada de sentido y dirección. En sentido estricto, esto significa que el peso de algo depende sólo de su masa y de la intensidad del campo gravitacional al cual esté sometido.

  • Elasticidad 

Esta propiedad permite a los cuerpos recuperar su forma original (memoria de forma) luego de haber sido sometidos a una fuerza externa que los obligara a perderla (deformación elástica). Es una propiedad positiva o negativa de la materia, que permite distinguir entre los elementos elásticos y los frágiles, es decir, entre los que recuperan su forma una vez eliminada la fuerza externa y aquellos que se fracturan en pedazos idénticos más pequeños.

  • Inercia 

Propiedad de los cuerpos de permanecer en reposo relativo o mantener su movimiento relativo de no existir una fuerza externa que actúe sobre ellos. Se puede definir como la resistencia de la materia a modificar la dinámica de sus partículas, frente al movimiento e incluso a la temperatura.

Existen dos tipos de inercia: la mecánica, que depende de la cantidad de masa y del tensor de inercia; y la térmica, que depende de la capacidad calorífica.

  • Volumen 

Se trata de una magnitud escalar que refleja la cantidad de espacio que ocupa un cuerpo en una consideración tridimensional. Se mide en el Sistema Internacional mediante metros cúbicos (m3) y se calcula multiplicando la longitud de un objeto, el ancho y su altura.

  • Dureza 

La dureza es la resistencia que ejerce la materia frente a alteraciones físicas como el rayado, la abrasión o la penetración. Tiene que ver directamente con la fuerza de la unión de sus partículas. Así, los materiales duros tienden a ser impenetrables e inmodificables, mientras que los blandos pueden deformarse con facilidad.

  • Densidad 

La densidad alude a la cantidad de materia presente en un material, pero también a qué tan juntas se encuentran sus partículas. Los materiales densos son impenetrables y poco porosos, mientras que los poco densos pueden ser atravesados con facilidad, pues hay espacios abiertos entre sus moléculas.

La unidad estándar de medición de la densidad es de peso por volumen, es decir, kilogramos sobre metro cúbico (kg/m3).

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Propiedades Generales de la Materia". Recuperado de: https://concepto.de/propiedades-generales-de-la-materia/


Citar

Citado APA: (A. 2018,10. Concepto de Propiedades Generales de la Materia. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,11, de https://concepto.de/propiedades-generales-de-la-materia/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,10. Concepto de Propiedades Generales de la Materia. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.