Concepto de
Gases Nobles

Te explicamos qué son los gases nobles, cómo se descubrieron, cuáles son sus usos, aplicaciones, otras características y ejemplos.

gases nobles helio
Los gases nobles como el helio son muy seguros por su baja reactividad.
  1. ¿Qué son los gases nobles?

En química, se denomina gases nobles o gases inertes a un conjunto de elementos químicos que conforman el grupo 18 (VIIIA) de la Tabla Periódica de los elementos.

Su principal característica en común es su bajísimo grado de reactividad química, o sea, su poca propensión a formar moléculas y compuestos con otros elementos. De hecho, existen únicamente un puñado de compuestos a partir de los gases nobles, a diferencia de la mayoría de los elementos conocidos.

En condiciones de temperatura y presión usuales, los gases nobles son sustancias gaseosas monoatómicas (o sea, conformadas por átomos de un mismo tipo). Muchos de ellos se hallan presentes en diversa proporción en el aire que integra la atmósfera.

A pesar de su baja reactividad química, o a veces a consecuencia de ella, este tipo de elementos poseen aplicaciones muy diversas en la industria, y suelen ser producidos masivamente.

Puede servirte: No metales

  1. Descubrimiento de los gases nobles

La mayoría de los gases nobles se descubrieron durante el siglo XIX, como consecuencia de los estudios sobre el Sol de Pierre Janssen (francés, 1824-1907) y Joseph Norman Lockyer (británico, 1836-1920). Estos astrónomos descubrieron el helio, llamado así por la palabra griega para el astro.

La sorpresa ante las propiedades tan características de este nuevo elemento abrió las puertas a la búsqueda de otros similares. Así se descubrió el kriptón, el neón y el argón, a partir del estudio químico del aire.

Hacia finales del siglo XIX los investigadores británicos Lord Rayleigh (1842-1919) y William Ramsay (1852-1916) postularon la existencia conjunta de los gases nobles, con lo cual obtuvieron el Premio Nobel de Física y Química. Recién en el siglo XX comenzó la producción industrial de estos gases a gran escala, conforme se descubrían más de sus propiedades y usos.

  1. Características de los gases nobles

gases nobles argon
Gases nobles como el argón pueden utilizarse industrialmente en potentes láseres.

En general, los gases nobles se caracterizan por:

  • Presentar poca o nula reactividad química, o sea, no reaccionan fácilmente. Esto se debe a su última capa electrónica se encuentra siempre completa.
  • Estar desprovistos de color, olor y sabor.
  • Presentar puntos de fusión y ebullición muy próximos, con apenas 10 °C de diferencia, por lo que casi siempre están en estado gaseoso y puede llevárselos a líquido sólo en rangos de temperatura muy precisos.
  • Comportarse como gases ideales, o sea, ser muy predecibles empleando las formulaciones químicas adecuadas para describir la conducta de los fluidos.
  • En el caso del helio, presenta propiedades muy particulares: posee los puntos de fusión y ebullición más bajos del universo, es el único elemento que presenta superfluidez, y no puede llevarse a sólido en condiciones de presión estándares.
  1. ¿Por qué se llaman gases nobles?

Inicialmente, a estos elementos se les bautizó “gases inertes” o “gases raros”, dado que se pensaba en la época que eran elementos pasivos químicamente y por lo tanto muy raros en el universo. Ambas cosas resultaron ser falsas.

Hoy en día se prefiere “gases nobles”, traducción de “Edelgas”, término alemán con que el químico Hugo Erdmann (1862-1910) los bautizó en 1898. Erdmann tomó este nombre de los “metales nobles” como el oro, cuyo reactividad es muy moderada. Entonces, así como el oro tendía a mantenerse puro y conservar su nobleza, también lo hacían estos gases.

  1. Usos y aplicaciones de los gases nobles

gases nobles neon
Varios gases nobles como el neón pueden utilizarse en lámparas.

Estos elementos poseen numerosas utilizaciones para el ser humano, tales como:

  • Aislantes: Debido a su baja reactividad es posible usarlos para contener sustancias muy reactivas o peligrosas.
  • Refrigerantes o criogenizantes: Mediante procesos de licuado que extraen calor, son ideales para mantener andando maquinarias delicadas como imanes superconductores o resonancias magnéticas nucleares.
  • Componente respirable: En el caso del helio mezclado con otros gases, se encuentran en los tanques de astronautas y buzos, reduciendo el efecto narcótico del llamado “mal de profundidad”.
  • Relleno de globos inflables o dirigibles: Puede usarse el helio también, ya que es más liviano que el aire y muy seguro, un perfecto reemplazo del hidrógeno, que es altamente inflamable.
  • Iluminación: Puede usarse el neón, xenón, argón y kriptón, rellenando con ellos bombillas incandescentes para producir así colores específicos de luz, en lo que ordinariamente llamamos “luces de neón”.
  • Para fabricar láseres, empleados en cirugías o procedimientos industriales.
  1. Ejemplos de gases nobles

Los gases nobles son únicamente siete:

  • Helio (He). Es el segundo elemento más abundante del universo, producto de las reacciones de fusión de hidrógeno en el corazón de las estrellas. Tiene la peculiaridad de alterar la voz humana al ser inhalado y de ser mucho más liviano que el aire.
  • Neón (Ne). Otro elemento abundante en el universo, es lo que confiere su color a las lámparas fluorescentes. Es particularmente usado en la fabricación de televisores.
  • Argón (Ar). Uno de los gases comunes en el aire que respiramos, es muy empleado como aislante industrial y en la obtención de láseres.
  • Kriptón (Kr). Aunque es un gas noble, sabemos hoy que puede reaccionar con el flúor y con otras pocas sustancias de intensa electronegatividad, y que posee seis isótopos (versiones) estables y diecisiete isótopos radiactivos. Por suerte es un elemento muy raro.
  • Xenón (Xe). Este es un gas muy pesado, presente tan sólo en trazas en la atmósfera terrestre. Fue el primero de los gases nobles en ser sintetizado artificialmente.
  • Radón (Rn). Fruto de la desintegración radiactiva de elementos como el radio o el actinio (por esa razón se le llamaba antes actinón), es un gas noble pero radiactivo, cuya versión atómica más estable pude durar un máximo de 3,8 días, antes de convertirse en polonio.
  • Oganesón (Og). También llamado eka-radón, ununoctio (Uuo) o elemento 118, este misterioso gas noble es altamente radiactivo, y de origen sintético, o sea, que no existe en la naturaleza. Fue “descubierto” en 2002.

Sigue con: Modelos atómicos

Referencias:

Última edición: 12 de marzo de 2020. Cómo citar: "Gases Nobles". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/gases-nobles/. Consultado: 27 de mayo de 2020.

Publicidad
Artículos recomendados