Reino monera

Te explicamos qué es el reino monera, el origen del término, sus características y clasificación. Cómo es su taxonomía y ejemplos.

Reino monera - bacteria
Los organismos del reino monera son unicelulares y procariotas.

¿Qué es el reino monera?

El reino monera es uno de los grandes grupos en que la biología clasifica a los seres vivos, como el reino animal, vegetal o fungi. Comprende las formas de vida más simples y primitivas que se conocen, que pueden ser muy diversas en su naturaleza, aunque presentan características celulares comunes: son unicelulares y procariotas.

El reino monera es anterior a todos los demás que existen pero aún hoy existen muchos interrogantes con respecto a la aparición en la Tierra de las células eucariótas, un hito clave en el desarrollo de los seres pluricelulares. Una de las ideas más aceptadas es la llamada Teoría de la endosimbiosis seriada, desarrollada por la bióloga estadounidense Lynn Margulis en 1967. Esta teoría propone que un par de organismos unicelulares pertenecientes al reino monera habrían desarrollado una simbiosis muy estrecha, que llevó a uno a formar parte del cuerpo mismo del otro, ocupándose de algunas funciones internas.

Hoy el término monera está en desuso. Se prefieren otros modelos de clasificación, como el propuesto por Carl Woese en los años 1970, que distingue tres dominios: Eukarya (que incluye a todos los organismos eucariotas), Archaea (arqueobacterias) y Bacteria (bacterias), siendo estos últimos dos lo que anteriormente formaban el reino monera, y los que agrupan entre ambos a todos los organismos procariotas.

Ver además: Célula animal

Origen del término monera

Reino monera
Edóard Pierre Chatton descubrió que las bacterias no poseen núcleo celular.

El término “monera” tiene sus raíces en el vocablo griego moneres (“simple”), y se ha usado a lo largo del tiempo, cambiado su significado específico. En principio fue propuesto por el naturalista y filósofo alemán Ernst Haeckel en 1866, que fue el primero en proponer una clasificación de la vida basada en el evolucionismo. Distinguió tres reinos: animal, vegetal y protista, reuniendo en el último a todas las formas de vida “simples” o “primitivas”, que no parecían tener un parentesco específico con los animales y las plantas, considerados “superiores”. Haeckel colocó a las microscópicas moneras o moneres en la base del árbol evolutivo y las clasificó dentro del reino protista.

Posteriormente, en los años 1920, el naturalista francés Édouard Pierre Chatton descubrió que las bacterias no poseen núcleo celular y, en función de este hallazgo, propuso la distinción y el uso de los términos procariontes y eucariontes en el mismo sentido que se utilizan actualmente, es decir, organismos sin y con núcleo celular respectivamente. A raíz de ello, en 1939, Fred Alexander Barkley empleó el término monera para referirse a un nuevo reino formado por el conjunto de todos los organismos procariotas, y que se dividía entre arqueófitos o Archeophyta (actuales cianobacterias) y esquizófitos o Schizophyta (bacterias).

Más adelante en la historia, en 1956, el biólogo estadounidense Herbert Copeland reorganizó los reinos de la vida en cuatro categorías: animales, plantas, protoctistas (donde estaban los eucariontes unicelulares y los de organización simple) y moneras (donde estaban los procariotas). A esta clasificación añadió el ecólogo estadounidense Robert Whittaker en 1969 el reino de los hongos (Fungi) y es esta última versión de cinco reinos, revisada en 2000, la que hoy en día aún figura en muchos textos de y cursos de Biología.

Sin embargo, si bien esta clasificación sigue siendo popularmente utilizada, el término monera ha desaparecido de la literatura técnica, luego de los cambios propuestos por el microbiólogo estadounidense Carl Woese, conocido como el creador de la nueva taxonomía molecular. En los años 1970, este científico descubrió que los procariontes encajaban en dos grupos distintos en función de su estructura, composición y genética molecular. Así, Woese propuso la reorganización de este grupo de organismos en dos taxones distintos, Archaea (o arqueas) y Bacteria (también llamadas Eubacterias), con la categoría nueva de dominio. El otro dominio, Eukarya, lo forman todos los organismos eucariontes, divididos en los cuatro reinos que ya se habían descrito: Protista, Animalia, Fungi y Plantae.

Características del reino monera

Bacteria
Las especies del reino monera no poseen orgánulos de ningún tipo.

Las especies del reino monera pueden ser muy diversas en su morfología y hábitos de vida, pero tienen características mínimas de simpleza evolutiva y biológica que las unifican, tales como:

  • Miden de 3 a 5 micrómetros. Se trata de los seres vivientes más pequeños que existen en el planeta.
  • Son unicelulares y procariotas. Se trata de organismos unicelulares, o sea, células autónomas que no forman tejidos, ni colonias, ni organismos más complejos, y que además carecen de núcleo celular en donde repose su ADN.
  • Sin orgánulos de ningún tipo. A diferencia de las células eucariotas, mucho más grandes y complejas a lo interior, las moneras son células sin “órganos internos” como mitocondrias o plastos, aunque sí poseen estructuras simples que cumplen procesos internos.
  • Reproducción asexual. Los procesos de reproducción de las moneras no involucran la meiosis o producción de gametos (células sexuales), sino que implican la fusión binaria y otros procesos en que un individuo da origen a dos idénticos.
  • ADN circular. El ADN de estas especies se encuentra suelto en el citoplasma y tiene circular en vez de doble hélice, siendo mucho más simple y pequeño.
  • Nutrición. Muchas moneras son heterótrofas (saprófitas, parásitas o simbióticas), o sea, se alimentan de materia orgánica del medio ambiente; pero también pueden ser autótrofas (fotosintéticas o quimiosintéticas), aprovechando la luz solar o las reacciones químicas del entorno para fabricar su propio alimento.

Clasificación del reino monera

Reino monera
Las cianobacterias realizan la fotosíntesis de una manera distinta a la de las plantas.

Las moneras abarcan tres grandes grupos, que son:

  • Eubacterias. Su nombre significa “bacterias verdaderas” y representan las formas de vida celular más simples conocidas sobre la Tierra. Este grupo de organismos procariotas posee un único cromosoma y una pared celular rígida compuesta de peptidoglicano. Algunas bacterias son móviles y cuentan con flagelos que utilizan para desplazarse. Pueden presentar diversas formas y en función de este criterio pueden clasificarse en bacilos (forma de bastón), cocos (forma redonda), espirilos (forma de tirabuzón) y vibrios (forma de coma).
  • Arqueobacterias. Este grupo de microorganismos procariontes comparten algunas características con las bacterias, como la falta de núcleo, pero sus diferencias, como la composición de su pared celular, las ubican en un taxón aparte. Las arqueobacterias se caracterizan por vivir en condiciones que imposibilitan la vida de otros seres vivos. Así, se las encuentra en hábitats extremos, donde sobreviven aprovechando los recursos químicos del medio: salinidad, calor, pH, etc. Se cree que son tan numerosas que componen el 20% de la biomasa terrestre.
  • Cianobacterias. Conocidas como algas verde-azuladas, son los únicos organismos procariotas capaces de realizar la fotosíntesis oxigénica, aunque de una manera ligeramente distinta a la de las plantas. Son los seres procariotas de mayor tamaño: pueden alcanzar dimensiones de hasta 60 micrómetros. Su presencia en la mayoría de los hábitats les permite formar relaciones simbióticas con otras especies.

Taxonomía del reino monera

Este reino se subdividía inicialmente en dos: bacterias y arqueas, cada una con su propia subclasificación. Pero tras el descubrimiento del ADN ribosómico en los años 1980, se pudo establecer una nueva clasificación basada en cuatro grupos distintos:

  • Mendosicutes, Arqueas o arqueobacterias. Arqueas significa “antiguas”, ya que inicialmente se suponían una especie de protobacterias. Es difícil clasificarlas ya que son realmente muy pequeñas, pero presentan rutas metabólicas y procesos internos mucho más semejantes a los eucariotas que a los demás procariotas tradicionales.
  • Mollicutes, Tenericutes o micoplasmas. Son un tipo de bacterias mayormente parásitas, cuyo rasgo notorio es que carecen de la pared celular presente en la mayoría de las bacterias y que tienen una forma y un código genético de los más simples conocidos.
  • Gracilicutes o bacterias gram negativas. Son un supergrupo de bacterias que integran los grupos Spirochaetes, Proteobacteria, Planctobacteria y Sphingobacteria. Se caracterizan por tener una pared celular muy delgada (que a veces incluso está ausente) compuesta de mureína y una doble membrana plasmática. Las características de su pared celular hacen que no sean susceptibles a la tinción de Gram, y de ahí su nombre.
  • Firmicutes o bacterias gram positivas. Llamadas endobacterias, poseen una pared celular muy gruesa y forma de bacilo o de coco. En este grupo se hallan las bacterias gram positivas, que responden a la tintura de Gram adquiriendo color azul o violeta.

Importancia del reino monera

Los integrantes del reino monera fueron los primeros organismos que existieron cuando la vida se originó de un modo u otro en el planeta. Su simpleza les permitió surgir y sobrevivir en las hostiles condiciones iniciales de la Tierra, y aún hoy es posible hallar representantes de este grupo en hábitats donde otras formas de vida no pueden adaptarse ni subsistir. Desde este enfoque, estudiar a las moneras es intentar profundizar en el conocimiento sobre el origen mismo de la vida.

En la actualidad, se conoce una enorme cantidad de organismos pertenecientes al reino monera, incluyendo varios que pueden alojarse en animales, humanos y plantas. Dentro de este grupo, muchos son agentes infecciosos del ser humano, cuya comprensión permitirá combatir mejor enfermedades y salvar vidas. Por otra parte, muchos microorganismos clasificados en este reino son utilizados por los seres humanos en distintas industrias, como la farmaceútica (para producir antibióticos) o la alimenticia (en la producción de productos lácteos).

Finalmente, cabe mencionar la importancia del reino monera en el medio ambiente, en relación con su rol en las cadenas y redes tróficas. Muchas bacterias son descomponedoras y, por lo tanto, permiten que se complete el ciclo del carbono, devolviendo este elemento a su forma inorgánica. También existen otras fijadoras de nitrógeno o de oxígeno.

Ejemplos de moneras

Reino monera
La Escherichiacoli a menudo parasita el tracto digestivo humano.

Algunos ejemplos de integrantes del reino monera son las diversas bacterias conocidas por la humanidad, como la Escherichia coli, un bacilo gramnegativo que a menudo parasita el tracto digestivo humano, o el Clostridium tetani, una bacteria muy común en el suelo y en el tracto digestivo de los animales, que puede causar en el ser humano el tétano, una enfermedad letal, al ingresar a la sangre.

Puede servirte: Virus

Referencias

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Reino monera". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/reino-monera/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 16 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)