Concepto de
Plaguicidas

Te explicamos qué son los plaguicidas, qué tipos de plaguicidas existen y por qué son peligrosos. Además, los plaguicidas orgánicos.

pesticida
Los plaguicidas protegen a los productos agrícolas de especies indeseadas.
  1. ¿Qué son los plaguicidas?

Los plaguicidas, pesticidas o biocidas son un tipo de compuestos químicos destinados a repeler, destruir, prevenir o combatir cualquier especie indeseable de plantas o animales.

Se utilizan durante las etapas de producción, almacenamiento, transporte y distribución de alimentos de origen agrícola, incluidas las sustancias que se le administran a los animales de cría para despojarlos de ectoparásitos.

En este término se incluyen diversas sustancias de uso cotidiano en la industria agrícola, diferentes de los fertilizantes, nutrientes, aditivos y medicamentos animales. Se utilizan para combatir a las más frecuentes plagas de las especies vegetales alimenticias, como pueden ser insectos, hongos, bacterias, moluscos, pequeños mamíferos, pájaros e incluso otras especies vegetales.

Sin llegar necesariamente a constituir venenos, estas sustancias sin embargo pueden resultar perjudiciales tanto para el ser humano como para otras terceras especies, que las consumen inadvertidamente en los alimentos o sus productos derivados.

Desde tiempos tempranos se emplearon plaguicidas de diverso tipo en la industria agrícola moderna. En la década de 1980 ocurrió una verdadera explosión de plaguicidas que permitió el incremento de la producción agrícola mundial a niveles revolucionarios.

Relativamente económicos y muy efectivos, llegaron a usarse incluso como medida preventiva, sin esperar a tener señales de algún tipo de contaminación, lo cual condujo a un escenario catastrófico.

El mal uso de plaguicidas por un lado ocasionó importantes daños ecológicos que llevaron a la prohibición de muchos de ellos (como el DDT, hallado en el cuerpo de especies de latitudes muy lejanas al lugar de su aplicación). Por otro lado, condujo al surgimiento de plagas resistentes o nuevas plagas agrícolas distintas, como ciertas especies de ácaros.

Puede servirte: Especie invasora

  1. Tipos de plaguicidas

Existen diversos tipos de pesticidas, generalmente ideados para atacar a un tipo específico de plaga, ya sea animal, microbiana o vegetal. En base a dicho propósito, podemos clasificarlos en:

  • Alguicidas. Compuestos que retrasan el crecimiento o impiden la aparición de algas.
  • Antimicrobianos. Compuestos que destruyen gérmenes y microbios vegetales, especialmente bacterias y virus.
  • Desecantes. Ocasionan la pérdida de agua de ciertos tejidos vegetales, secando así las plagas de origen vegetal.
  • Defoliantes. Causan que ciertas especies vegetales pierdan sus hojas, impidiéndoles así la fotosíntesis.
  • Bombas contra insectos. Conocidas en inglés como “foggers” porque se aplican desde aviones o drones y crean una suerte de neblina (fog) sobre el cultivo, estas sustancias están destinadas a aniquilar los insectos con los que entren en contacto.
  • Herbicidas. Sustancias que matan las hierbas o especies vegetales indeseadas que proliferan en las áreas de cultivo, compitiendo con las especies agrícolas.
  • Molusquicidas. Compuestos que ocasionan la desecación de las babosas y otros moluscos.
  • Reguladores del crecimiento de insectos. Insecticidas que inhiben determinados pasos en el circuito reproductivo de los insectos.
  • Raticidas. Venenos contra los ratones, ratas y otros roedores similares.
  • Antimicóticos. Productos que impiden la aparición de hongos o los eliminan de los frutos y las plantas.
  • Repelentes. Plaguicidas que recubren las especies protegidas y les confieren un olor y sabor desagradable que aleja a las pestes comunes.
  • Pesticidas sinérgicos. Pesticidas poco eficaces en sí mismos, pero que potencian y maximizan la efectividad de otros plaguicidas.
  1. Riesgos de los plaguicidas

pesticida plaguicida peligro
Los plaguicidas pueden dañar a especies benignas e incluso al ser humano.

No son pocos los riesgos que implica el uso de este tipo de productos. Entre ellos, podemos enumerar los siguientes:

Deterioro de especies benignas. Debido a su uso indiscriminado a lo largo de grandes extensiones, los plaguicidas pueden ocasionar la muerte de especies inocuas o incluso benignas para el cultivo, haciendo daños ecológicos enormes al medio ambiente y en ocasiones incluso fomentando accidentalmente el surgimiento de nuevas plagas por ausencia de depredadores naturales.

Daños permanentes al organismo humano. Las trazas de estos productos que en ocasiones pueden hallarse en los alimentos, en el agua de los ríos y lagos (o aguas provenientes de depósitos subterráneos contaminados) o incluso inhalados directamente del aire, pueden causar distintos tipos de daños a las personas. De acuerdo al daño causado, podemos hablar de:

  • Cancerígenos. Causan distintos tipos de cáncer y/o leucemia.
  • Neurotóxicos. Ocasionan daños directos al cerebro o al sistema nervioso central.
  • Teratógenos. Causan deformaciones en los fetos y daños en los bebés en crecimiento, así como daños en el sistema reproductivo de las personas.
  • Asfixiantes. Ocasionan daños en el sistema respiratorio y pueden inducir a la asfixia o la insuficiencia pulmonar.

Contaminación de los alimentos. Dado su uso abundante a lo largo de distintas etapas de la cadena productiva, es posible que los alimentos destinados al consumo del ser humano o de los animales contengan trazas de variable concentración de estos productos tóxicos.

  1. Plaguicidas y pesticidas

Los términos plaguicidas y pesticidas son sinónimos en español. El primero proviene de “plaga” y el segundo de “peste”, que a pesar de que remiten el primero a una invasión de organismos dañinos y el segundo a una enfermedad contagiosa, son para efectos agrícolas totalmente iguales.

  1. Plaguicidas y fertilizantes

pesticida plaguicida fertilizante
Los fertilizantes son aditivos que favorecen el crecimiento de las plantas.

A diferencia de los plaguicidas, los fertilizantes son sustancias destinadas a mejorar o potenciar el crecimiento y la producción de las especies vegetales agrícolas. Usualmente consisten en añadidos al suelo o al agua que brindan a las plantas un plus de nutrientes para acelerar su crecimiento, suplir las carencias del suelo o impulsar la producción frutal.

Sin embargo, los fertilizantes también son sustancias, en muchos casos, de origen inorgánico y capaces de causar daños diversos. Su uso excesivo puede destruir la planta que intenta alimentar, haciendo que el suelo endurezca demasiado para sus raíces o desbalanceando su química interna.

Además, el exceso de fertilizantes es lavado por las lluvias o las aguas y suele desembocar en ríos, lagos y mares, donde añade un componente inusual a la disponibilidad de nutrientes, generando crecimientos anormales de algas y otras especies vegetales.

Esto puede conducir a crisis ecológicas que llevan a crisis alimenticias o turísticas, como lo que ocurre con el sargazo en la Península de Yucatán, en México.

  1. Plaguicidas orgánicos

Los plaguicidas orgánicos o biopesticidas son aquellos que son extraídos de fuentes naturales, como otras plantas, o minerales abundantes. Es decir que no provienen de un laboratorio. Tienen un impacto mucho menor en el ecosistema, aunque no necesariamente acarreen menores riesgos para la salud humana, por lo que también requieren un manejo escrupuloso.

Sin embargo, este tipo de pesticidas suelen tener un efecto más limitado, una actuación más lenta y menores problemas de presencia residual, por lo que muchas veces no son escogidos en lugar de los pesticidas tradicionales.

Además, en lugar de erradicar las poblaciones de plagas, suelen más bien mantenerlas bajo control, dentro de parámetros mínimamente aceptables, que causen un mucho menor daño en el balance ecológico de las especies.

Algunos de estos biopesticidas pueden ser de origen microbiano, y en ocasiones son simplemente especies depredadoras de las plagas, que se ocupan de mantener a raya su crecimiento, sin poner en riesgo otras especies benignas.

Sigue con: Causas de la contaminación

Referencias:

Última edición: 10 de octubre de 2019. Cómo citar: "Plaguicidas". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/plaguicidas/. Consultado: 18 de noviembre de 2019.