Importancia del agua

Te explicamos cuál es la importancia del agua y por qué es fundamental para el desarrollo de la vida en el planeta. Además, sus implicancias sociales y ambientales.

El agua es fundamental para el desarrollo de la vida en el planeta.

¿Cuál es la importancia del agua?

El agua es un elemento natural fundamental para el desarrollo de la vida. Es una de las sustancias más abundantes del planeta y cubre la mayor parte de la Tierra. Todos los seres vivos necesitan agua para vivir y desarrollarse, y es fundamental para la mayoría de las actividades económicas que realizan los seres humanos. No solo es necesaria para la hidratación humana y la producción de alimentos, sino que también juega un papel crucial en numerosos procesos industriales y de generación de energía.

Además, el abastecimiento del agua influye directamente en la salud de las personas, ya que el consumo de agua no segura puede provocar graves enfermedades como la diarrea, el cólera y la hepatitis A.

El agua es fundamental para el desarrollo de la biodiversidad en la Tierra. Los ríos, lagos y océanos albergan una gran variedad de formas de vida, y los ecosistemas terrestres dependen de la disponibilidad de agua para mantener su funcionalidad y estabilidad.

El agua desempeña un papel central en la regulación del clima. A través de procesos como la evaporación, la condensación y las precipitaciones, el agua influye en la distribución de los diferentes patrones climáticos sobre la Tierra. Un clima más lluvioso contribuye a la formación de densos y variados ecosistemas como los bosques y las selvas, y un clima árido contribuye a la formación de paisajes más secos y desérticos.

Además, el agua puede contribuir a desencadenar problemas ambientales muy severos. La caída de gran cantidad de agua de lluvia en poco tiempo puede producir inundaciones, mientras que extensos períodos sin precipitaciones pueden generar sequías extremas.

El agua se puede encontrar en estado líquido (en ríos, arroyos, lagos, lagunas, acuíferos, océanos y mares); en estado sólido (en glaciares y casquetes polares) y en estado gaseoso (en el vapor de agua).

Puede servirte: Agua

Para los seres humanos

El agua es un elemento de vital importancia para la supervivencia y funcionalidad biológica de los seres humanos. Constituye un componente esencial del organismo y de diversas funciones fisiológicas. El agua contribuye al mantenimiento de la temperatura corporal y sirve como medio de transporte para nutrientes, gases y desechos a nivel celular, lo que permite la absorción y el metabolismo de sustancias fundamentales para el funcionamiento del organismo.

El proceso de termorregulación del cuerpo humano depende del agua. Cuando el cuerpo se calienta, se produce transpiración para liberar calor, lo que ayuda a mantener la temperatura corporal dentro de rangos saludables.

El agua es el medio de transporte de nutrientes en el cuerpo. Permite que los nutrientes se disuelvan y se transporten a través de la sangre a las células, donde se utilizan para la energía y el crecimiento. Además, el agua facilita la eliminación de productos de desecho del cuerpo a través de la orina y las heces.

Para las actividades económicas

El agua es fundamental para el riego en la agricultura.

El agua es fundamental para el desarrollo de la mayor parte de las actividades económicas. Casi el 90 % del consumo de agua en el planeta corresponde alas actividades económicas, y solo un 12 % se utiliza de forma domiciliaria.

Las principales actividades económicas que dependen del agua son:

  • Agricultura. Representa el 70 % del uso del agua en el planeta. La agricultura es uno de los sectores económicos más dependientes del agua, ya que es esencial para el riego de cultivos. La escasez de agua o su gestión inadecuada pueden impactar negativamente en la productividad agrícola y en el abastecimiento de alimentos.
  • Industria. Diversos procesos industriales requieren de grandes cantidades de agua para la refrigeración, el lavado y la producción. Las industrias químicas, textiles, alimentarias y manufactureras dependen en gran medida del acceso a fuentes de agua abundantes.
  • Minería. La minería es otra industria que utiliza grandes cantidades de agua en procesos como la extracción, el procesamiento y el transporte de minerales.
  • Energía. Las plantas de energía hidroeléctrica, térmica o nuclear dependen directamente del suministro de agua. La refrigeración de centrales eléctricas y la generación de vapor para la producción de electricidad son procesos que requieren de grandes cantidades de agua.
  • Transporte. Los sistemas de transporte a través de ríos y océanos son esenciales para el comercio internacional y el transporte de mercancías.
  • Turismo. Muchas actividades y atractivos turísticos se encuentran en entornos acuáticos como playas, lagos y ríos. La disponibilidad de agua limpia es esencial para el turismo.

Para los seres vivos

Las plantas utilizan el agua para su crecimiento y desarrollo.

El agua es un elemento de vital importancia para los seres vivos. Su importancia se manifiesta en diversos aspectos biológicos de la flora, la fauna y los ecosistemas. Para las plantas, el agua es esencial en la fotosíntesis, el proceso mediante el cual capturan la energía solar y convierten el dióxido de carbono en carbohidratos y oxígeno.

Además, el agua facilita la absorción de nutrientes. Gracias a sus raíces, las plantas absorben minerales disueltos en el suelo y los transportan a través de los tejidos donde los utilizan para diversas funciones orgánicas y metabólicas.

El agua es un elemento vital también para los animales. La mayoría de sus procesos químicos y orgánicos requieren de agua para su realización. Además, es necesaria para la hidratación, y la falta de agua en el organismo de los animales puede producir consecuencias orgánicas graves y llevarlos a la muerte.

En los sistemas circulatorios de muchas especies animales, el agua desempeña un papel fundamental para el transporte de nutrientes, especialmente a través de la sangre. Además, los animales utilizan el agua para regular su temperatura corporal, para la digestión de los alimentos y para la excreción de desechos a través de la orina y las heces.

Para los ecosistemas

El agua es un recurso vital para los ecosistemas.

Los ecosistemas acuáticos como océanos, ríos, lagos y humedales albergan una amplia variedad de formas de vida. El agua proporciona el hábitat y el sustento para numerosas especies como peces, anfibios, invertebrados acuáticos y microorganismos. La calidad del agua y su disponibilidad son determinantes para la salud de estos ecosistemas y la biodiversidad que albergan.

El agua participa en los ciclos biogeoquímicos esenciales que regulan la disponibilidad de nutrientes y elementos en los ecosistemas. El ciclo del agua facilita la distribución de nutrientes esenciales, lo que influye en la productividad y la salud de los ecosistemas terrestres y acuáticos.

Además, el agua es una fuente de recursos vitales para los ecosistemas y para los seres humanos. Los ecosistemas acuáticos, en particular, son fundamentales para la pesca y la provisión de alimentos, así como para la recreación y el turismo. Además, los humedales actúan como filtros naturales que mejoran la calidad del agua y proporcionan hábitats para la vida animal y vegetal.

Para el clima

La condensación de agua forma nubes que pueden producir lluvias y tormentas.

Los grandes cuerpos de agua, especialmente los océanos, desempeñan un papel crucial en la regulación del clima global. Absorben el calor del sol y lo redistribuyen a través de las corrientes oceánicas que influyen en los patrones climáticos a nivel regional y global. Los océanos también actúan como un depósito de dióxido de carbono, lo que contribuye a regular la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

El ciclo del agua también es un proceso esencial para la regulación del clima. Implica la evaporación del agua desde la superficie terrestre y su posterior condensación en forma de nubes, seguida de la precipitación en forma de lluvia o nieve. Este ciclo perpetuo redistribuye el calor y la humedad en la atmósfera, lo que influye en la formación de los distintos climas sobre la superficie de la Tierra.

Además, el agua tiene una alta capacidad térmica, lo que significa que puede absorber y retener grandes cantidades de calor. Esta regulación de la temperatura de los océanos influye en los patrones climáticos regionales y ayuda a moderar las temperaturas en áreas costeras. El vapor de agua, por su parte, es un gas de efecto invernadero natural, lo que significa que contribuye al mantenimiento de la temperatura de la atmósfera en niveles que permiten el desarrollo de la vida sobre la Tierra.

Por otro lado, el vapor de agua en la atmósfera se condensa para formar nubes que pueden producir precipitaciones. La distribución de la humedad y la cantidad de precipitación son factores determinantes para distribuir la disponibilidad de agua dulce en la Tierra. La manera en la que se distribuye el agua en forma de precipitación puede desencadenar fenómenos climáticos extremos como inundaciones, sequías y tormentas.

Las problemáticas ambientales y la importancia del agua

La contaminación del agua es una gran amenaza para la salud de la población mundial.

Las principales problemáticas ambientales relacionadas con el agua son:

  • El abastecimiento de agua segura. El acceso a agua potable es esencial para la salud humana. El consumo de agua contaminada puede dar lugar a enfermedades como el cólera, la fiebre tifoidea y la disentería.
  • La escasez de agua. En muchas regiones del mundo, la escasez de agua dulce es un problema grave. La sobreexplotación de acuíferos y la mala gestión de recursos hídricos (especialmente en zonas donde el agua es un recurso escaso) pueden producir severos problemas para la población y las actividades económicas.
  • La contaminación del agua. La contaminación del agua por desechos industriales, agrícolas y domésticos representa una amenaza para la calidad del agua potable. Sustancias como pesticidas, metales pesados y microorganismos patógenos pueden causar enfermedades graves en la población y alterar el equilibrio de los ecosistemas.
  • El acceso desigual al agua potable. La falta de acceso equitativo al agua segura afecta desproporcionadamente a las poblaciones más vulnerables y a las personas que viven en lugares aislados, sin abastecimiento de agua segura. A nivel mundial, más de 2500 millones de personas carecen de acceso a fuentes de agua segura.
  • Las inundaciones. El cambio climático aumenta la frecuencia y la intensidad de fenómenos climáticos extremos como inundaciones, huracanes y tormentas tropicales en muchas regiones del mundo. Estos eventos ponen en peligro a un número cada vez mayor de personas.
  • Las sequías. El cambio climático global también profundiza los fenómenos de sequía, lo que extiende e intensifica los períodos en que no se producen lluvias o llueve menos de lo esperado. Esto afecta el abastecimiento de agua y a actividades económicas productoras de alimentos como la agricultura o la ganadería.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Importancia del agua". Autor: Gustavo Sposob. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/importancia-del-agua/. Última edición: 16 de octubre de 2023. Consultado: 25 mayo, 2024

Sobre el autor

Última edición: 16 octubre, 2023
Revisado por Gustavo Sposob
Profesor de Enseñanza Media y Superior en Geografía (UBA).

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)