Inicio >Sociedad> Revolución

Concepto de Revolución


Debido a que tiene diferentes acepciones, son infinitos los casos donde la palabra “revolución” aparece en nuestro vocabulario. No obstante, hay una característica que es común a todos los usos de este concepto y tendrá sus variaciones según cada caso: revolución significa cambio.

De acuerdo con la Real Academia Española, se define a la revolución como la acción y efecto de revolver o revolverse. A su vez, hace referencia a un cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una determinada nación.

La RAE además explica que puede ser una inquietud, alboroto o sedición.

Existen revoluciones de distintos tipos, entre los que se destacan:

  • Las revoluciones agrícolas
  • Las revoluciones científicas
  • Las revoluciones sociales

Como vemos, las revoluciones implican una ruptura con un estadío previo para dar lugar a una situación novedosa.

Revoluciones políticas

Las revoluciones políticas son aquellas que se caracterizan por el accionar subversivo de una facción de la sociedad debido, generalmente, a un descontento masivo frente a un grupo de poder establecido.

Ante esto, la revolución consiste en el derrocamiento del antiguo régimen y la sustitución de éste por uno nuevo (definitivo o provisorio).

Revolución

(Revolución Rusa)

Muchas veces, este tipo de revoluciones pueden estar caracterizadas por su violencia, ya que suelen generarse protestas masivas en espacios públicos.

Generalmente, quien recibe el golpe de la revolución no duda en utilizar todo su poder (militar, policial, etc.) en reprimir las revueltas.

Ejemplo claros de esto son la Revolución Francesa y la Revolución de Octubre de 1917. Sin duda, estas dos revoluciones han marcado el mundo como lo conocemos actualmente y han pasado a la historia por marcar un punto de inflexión total en la historia.

La Revolución Francesa

La Revolución Francesa es considerada una de las llamadas “revoluciones burguesas” (podemos encontrar su contraparte en la Revolución Industrial), ya que sirvió para establecer las bases políticas y sociales del nuevo orden que se encontraba en surgimiento, el burgués.

Con la confiscación de propiedades a la Iglesia, la disolución de agrupaciones profesionales, sentaba nuevas bases del derecho que nada tienen que ver con los mandatos divinos.

La Revolución Francesa fue un golpe letal al sistema monárquico francés. Esta revolución sirvió para forjar la idea de Estado-Nación como lo conocemos hoy en día. A su vez, a partir de la misma, se consolidaron las declaraciones sobre los derechos del hombre, por ejemplo.

La Revolución de Octubre

La Revolución de Octubre, por su parte, tuvo más detractores que la aclamada Revolución Francesa. La Revolución de Octubre (también conocida como Revolución Rusa o Revolución bolchevique) fue una revolución encabezada por Vladimir Lenin contra el zarismo.



Implicó la toma del poder por parte de los socialistas/comunistas rusos. Esto trajo como consecuencia un duro cambio en la situación rusa, debido a que se encontraba en plena guerra mundial (la Primer Guerra Mundial se extendió de 1914 a 1918), y fue el antecedente inmediato de la formación de la URSS o Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Revolución tecnológica

Muchos autores debaten si es posible considerar a las revoluciones agrícolas como revoluciones tecnológicas. Los que defienden esta idea creen que son los procesos de avance en el conocimiento, la racionalización de cultivos, el descubrimiento de nuevas técnicas de tratamiento de la tierra y sus productos lo que hicieron posible esta revolución.

Esto significó no sólo un descomunal aumento de la productividad, sino también de la población y la calidad de vida.

Más allá de este debate de tinte historiográfico, sin duda las revoluciones tecnológicas por excelencia fueron las dos Revoluciones Industriales.

Mientras que es posible determinar cuándo fue la Revolución Francesa (en 1789), esta revolución y sus dos etapas no son posibles de ubicar en un momento preciso del tiempo, sino que tan sólo podemos dar algunas períodos estimativos (la primera sucede a mediados del siglo XVIII y la segunda ya entrado el siglo XIX).

Fue sin duda la época con más cambios desde el neolítico, donde se abandona el proceso de producción manual y se produce de manera industrial.

Junto con el surgimiento de las ciudades y los polos industriales, la riqueza aumenta y el comercio internacional encuentra su punto máximo.

Entre muchas otras cosas que trajo la industrialización, se considera que la fábrica se creó para instalarse y ser el nuevo motor del mundo.

En la actualidad, podemos hablar de revoluciones computacionales, entre muchas otras que ocurren de manera simultánea.

Las revoluciones tecnológicas no presentan características violentas ni nada similar, sino que representan un quiebre total con las herramientas y modos de producción precedentes.

Podemos decir que el desarrollo de la tecnología tiene sus comienzos luego de la Segunda Guerra Mundial. A su vez, luego de la segunda mitad del siglo XX, se considera que se da comienzo a la tercera revolución industrial donde se incluyen las transformaciones técnicas y las implicaciones tanto sociales como económicas que posee la revolución científica o, también denominada, científico-técnica.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.