Concepto de
Revolución Científica

Te explicamos qué fue la Revolución Científica, cuándo ocurrió, cuáles fueron sus principales aportes y los científicos protagonistas.

revolucion cientifica copernico sistema solar modelo heliocentrico
Copérnico inició la Revolución Científica al explicar el movimiento de los astros.
  1. ¿Qué fue la Revolución Científica?

Se conoce con el nombre de Revolución Científica al cambio drástico en el modelo de pensamiento que tuvo lugar entre los siglos XV, XVI y XVII, en Occidente, durante la Edad Moderna temprana. Transformó para siempre las visiones medievales sobre la naturaleza y la vida. Sentó las bases para el surgimiento de la ciencia como la comprendemos hoy en día.

La Revolución Científica nació en Europa a finales del Renacimiento. Fue fruto de las nuevas ideas en materia de física, astronomía, biología y química, y con ellas el cambio en el paradigma filosófico que produjo el movimiento social e intelectual conocido como Ilustración.

Las fechas exactas de aparición de este fenómeno son debatibles, pero generalmente se toma el año de 1543 como su punto inicial, cuando se publicó la obra cumbre de Nicolás Copérnico De revolutionibus orbium coelestium (“Sobre los movimientos de los orbes celestes”).

Del mismo modo, se señala tradicionalmente su final en el año 1632, cuando Galileo Galilei publicó su Dialogo sopra i due massimi sistema del mondo Tolemaico, e Copernicano (“Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo: el tolemaico y el copernicano”), o bien con la publicación de los Principia de Isaac Newton en 1687.

Puede servirte: Ciencia antigua

  1. Antecedentes de la Revolución Científica

Para que la Revolución Científica ocurriera, era necesario superar el oscurantismo propio de la era medieval, durante el cual la fe y la religión gobernaron el pensamiento de Occidente con mano de hierro. El primer paso fue cuando se recuperó el legado clásico de la Antigüedad, en especial de la cultura grecolatina. A esto se sumó el aporte de la ciencia islámica medieval.

Para ello también fue necesaria la aparición de la imprenta en el siglo XV, lo cual permitió masificar y democratizar los saberes. Además, surgió la burguesía como nueva clase social que transformó al mundo. Esta clase de mercantes, de origen plebeyo pero importantes posesiones materiales, logró abolir el orden feudal.

A medida que ganó poder, la burguesía forzó a la aristocracia a flexibilizar sus normas, y debilitó el feroz agarre de la Iglesia sobre la cultura. Sin embargo, muchos de los pensadores de la Revolución Científica padecieron la persecución de la Inquisición católica, como es el célebre caso de Galileo, a quien forzaron a retractarse públicamente de sus ideas revolucionarias.

Por otro lado, el pensamiento del filósofo griego Aristóteles estaba vigente a inicios de la Revolución Científica. La influencia aristotélica fue una de las más difíciles de romper, en especial su concepción del cosmos como un espacio en el que la Tierra ocupaba el lugar central.

Gracias a los aportes de Eudoxo de Cnido y de Claudio Ptolomeo, una nueva visión del cosmos pudo gestarse en la obra de Nicolás Copérnico, dando así origen al modelo heliocéntrico y a una nueva era de pensamiento.

  1. Protagonistas de la Revolución Científica

revolucion cientifica protagonistas francis bacon
Francis Bacon fundó el empirismo en la Revolución Científica.

Los principales nombres de la Revolución científica fueron:

  • Nicolás Copérnico (1473-1543). Jurista, matemático, físico y clérico católico polaco, dedicó gran parte de su vida a la astronomía, y reformuló a su manera la teoría Heliocéntrica del Sistema Solar, formulada inicialmente por Aristarco de Samos. Con la publicación de su obra sobre el movimiento de los astros dio inicio a la Revolución Científica, contraviniendo siglos de repetición del modelo geocéntrico aristotélico.
  • Galileo Galilei (1564-1642). Astrónomo, físico, músico, matemático e ingeniero italiano, es el gran ejemplo del hombre renacentista, dedicado por igual a las artes y las ciencias. Fue un importante observador astronómico, para lo cual mejoró además la fabricación de los telescopios, y es célebre por su apoyo determinante a la formulación copernicana del Sistema Solar. Es considerado el padre de la física moderna.
  • Isaac Newton (1643-1727). Físico, teólogo, filósofo, alquimista, inventor y matemático inglés, autor del primer gran tratado de la física moderna, su Philosophia naturalis principia mathematica o “principios matemáticos de filosofía natural”, obra que revolucionó el entendimiento físico del mundo y sembró las bases para el surgimiento de esta ciencia. Aún se ponen en práctica sus principios sobre el movimiento, sus leyes termodinámicas y sus formulaciones respecto a la óptica y el cálculo infinitesimal.
  • Tycho Brahe (1546-1601). Astrónomo danés, considerado el más grande observador del firmamento antes de la invención del telescopio y fundador del primer centro de estudios astronómicos, Uraniborg. Su obra permitió consolidar el estudio astronómico de manera sistemática y no mediante observaciones ocasionales.
  • Johannes Kepler (1571-1630). Astrónomo y matemático alemán, célebre por sus leyes sobre el movimiento de los astros celestes en su órbita alrededor del Sol, fue un cercano colaborador de Tycho Brahe y uno de los nombres fundamentales de la astronomía moderna.
  • Francis Bacon (1561-1626). Célebre filósofo, político, abogado y escritor inglés, considerado el padre del empirismo filosófico y científico, ya que en su obra De dignitate et augmentis scientiarumn (“De la dignificación y progreso de la ciencia”), describió y sentó las bases para la construcción del método científico experimental. Es uno de los grandes pioneros del pensamiento moderno y de los primeros ensayistas de Inglaterra.
  • René Descartes (1596-1650). Filósofo, matemático y físico francés, padre de la filosofía moderna, de la geometría analítica, y de los mayores contribuyentes a la Revolución Científica. Es célebre su principio cogito ergo sum (“pienso, luego existo”), que sería esencial en el surgimiento del racionalismo, la fe en la razón y no en la voluntad divina. Su obra más famosa es el Discurso del método (1637), donde rompió claramente con la escolástica tradicional del medioevo.
  • Robert Boyle (1627-1691). Filósofo natural, teólogo cristiano, químico, físico e inventor de origen inglés, célebre por su formulación de la Ley de Boyle, uno de los principios que rigen el comportamiento de los gases. Se le considera el primer químico moderno de la historia, y su obra The Sceptical Chymist (“El químico escéptico”) es una obra fundamental en la historia de esta disciplina.
  • William Gilbert (1544-1603). Filósofo natural y médico inglés, pionero en el estudio del magnetismo, como evidencia su obra De Magnete (1600), primer libro de física de Inglaterra. Fue uno de los pioneros en el estudio de la electricidad a partir de la electrostática, y un opositor feviente del método escolástico y las teorías aristotélicas en las Universidades del momento.
  1. Consecuencias de la Revolución Científica

La Revolución Científica significó un corte importante con la tradición medieval que, ante todo, demostró la capacidad humana de aplicar el intelecto a la comprensión del mundo. Permitió el nacimiento del racionalismo y del pensamiento moderno, que desplazó la fe medieval como principio regente de la vida y sociedad humanas.

Pero quizá la mayor consecuencia que tuvo haya sido el nacimiento formal de las ciencias, enmarcadas en el método científico y en el empirismo racionalista. Esto implica una radical transformación del mundo de las ideas, permitiendo la reaparición de saberes que hasta hace un siglo formaban parte de la alquimia islámica y de los saberes heréticos.

  1. Aportes de la Revolución Científica

revolucion cientifica aportes anatomia medicina
La disección de cuerpos permitió un mayor conocimiento del cuerpo humano.

El mundo contemporáneo habría sido imposible sin la Revolución Científica. Entre sus principales aportes a la comprensión que tenemos hoy del universo, están:

  • El modelo heliocéntrico del Sistema Solar. A través del cálculo y la observación del firmamento con telescopios cada vez más refinados, los primeros astrónomos demostraron que no es la Tierra el centro del universo alrededor de la cual gira el Sol, sino que es el Sol el centro del Sistema Solar y alrededor de él giran los planetas, entre ellos la Tierra. Este saber rompió con el orden cosmológico religioso que imperó durante el medioevo, y que provenía del mismísimo Aristóteles.
  • Apoyo del atomismo por encima de las teorías aristotélicas de la materia. Aristóteles pensaba, en la antigüedad, que la materia era una forma continua y que estaba constituida por cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra, en diversas proporciones. Esta idea imperó durante el medioevo, a pesar de que Demócrito, otro filósofo antiguo, ya había formulado la teoría atómica. Esta última fue, durante la Revolución Científica, rescatada y mejorada.
  • Avances en la anatomía humana y descarte de las teorías de Galeno. Durante más de mil años los estudios del antiguo Galeno rigieron el saber médico en Occidente, hasta que la Revolución Científica llegó. Nuevos experimentos, disecciones y estudios aplicando el método científico y con nuevos instrumentos de medición, permitieron la mejor comprensión del cuerpo humano y sentaron las bases para la medicina moderna.
  • Separación de la química de la alquimia. La química nace formalmente durante este período, gracias a los primeros estudiosos de la materia como Tycho Brahe, Paracelso y Robert Boyle, entre otros.
  • Desarrollo de la óptica. La óptica fue un enorme avance de la Revolución Científica, que se tradujo no sólo en mejores conocimientos del comportamiento de la luz, sino en mejores insumos para la investigación científica, como telescopios y microscopios, que permitieron la observación de los astros lejanos y de las partículas microscópicas.
  • Primeros experimentos con la electricidad. William Gilbert fue uno de los primeros en dedicarse a la experimentación y registro de los principios eléctricos, inventando incluso la palabra latina electricus, derivada de elektron (“ámbar” en griego). Así descubrió las propiedades eléctricas de muchos materiales distintos, como el azufre, la cera o el vidrio, y realizó enormes avances en materia de electricidad y magnetismo, que fundaron campos enteros de estudio de la física.

Sigue con: Ciencia moderna

Referencias:

Última edición: 25 de septiembre de 2019. Cómo citar: "Revolución Científica". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/revolucion-cientifica/. Consultado: 14 de octubre de 2019.