Inicio >Sociedad> Feminismo

Concepto de Feminismo


El feminismo se define como el conjunto de prácticas y conocimientos desarrollados en los campos de la historia, la política e incluso la economía para denunciar la situación desigual de las mujeres frente al hombre, siendo esta de dominación o explotación.

La “corriente feminista”, como muchos lo definen, ha sabido generar importantes victorias sociales y políticas a lo largo de su historia. Entre ellas se destacan principalmente el derecho al voto, derechos para una inserción más equitativa en el mercado laboral, etc.

A esto se le suma, sobre todo a lo largo de este siglo y fines del anterior, una gran cantidad de intelectuales feministas que han sabido desarrollar teorías y conocimientos por fuera de los patrones clásicos de ciencia.

De esta manera, los estudios de género, sexuales disidentes, violencia doméstica, entre muchos otros, han consolidado una tradición de pensamiento feminista, dando incluso una visión de la historia desde la perspectiva femenina.

El feminismo tiende a buscar la igualdad entre hombres y mujeres, entendiendo que la sociedad ha establecido diferencias a lo largo de su historia que han perjudicado de manera notable a las mujeres, siendo un deber luchar por una sociedad más justa e igualitaria.

El feminismo en la historia

Algunos autores afirman que el feminismo es un “hijo no deseado de la Ilustración”. Con esto no decimos que los autores iluministas hayan escrito sobre feminismo, sino que son los ideales emancipatorios los que sirvieron para que luego la teoría feminista se desarrolle.

La tradición iluminista venía a denunciar la rigurosidad del viejo orden y los valores de la sociedad clásica, entendiendo que a través de la razón y la crítica se podía llegar a una sociedad más justa.

Estos ideales encontraron su máxima expresión en las dos revoluciones burguesas (la Revolución Industria y la Revolución Francesa), estableciendo, al menos en buena parte, las bases para la sociedad como la conocemos hoy en día.

Sin embargo, la mujer no se vio beneficiada en ninguno de estos aspectos, siguiendo confinada a la no participación en las cuestiones públicas y destinada a encargarse de asuntos domésticos y meramente reproductivos.

Si bien existieron escritos aislados con temáticas en torno a la mujer y la necesidad de una reivindicación en diversos aspectos, esta etapa es considerada como protofeminista, ya que no encontramos una teoría sistematizada.

Muchos autores insisten en la necesidad de entender al feminismo en procesos llamados “olas”, donde las producciones intelectuales de muchas referentes encontraron su máximo de expresión y en ocasiones también de difusión, generalmente abordando una temática o problemática central para las mujeres de la época.

La primera ola

Ante esta categorización, se suele de hablar de una primera oleada feminista sobre los finales del siglo XIX y principios del siglo XX, luchando principalmente por el sufragio femenino.

El resultado positivo de esta lucha es considerado una de las victorias más resonantes del feminismo en términos políticos y sociales. También se luchó por reconocimientos en el plano laboral y por derechos igualitarios en torno al matrimonio.

Esta primer ola se vio influenciada por el movimiento abolicionista, es decir, el que exigía la abolición de la esclavitud; esto generó un acercamiento entre las mujeres negras esclavas y las feministas que luchaban por sus derechos.

La segunda ola

Luego de la conquista del sufragio femenino, muchos creyeron (incluyendo muchas adscritas a esta corriente) que la tarea del feminismo había terminado, sin embargo, no era así. Durante los años 60 y 70, sobre todo bajo el ala de Simone de Beauvior, se desarrolla la llamada “segunda ola” del feminismo.

(Feminismo. Ilustración)

(Feminismo. Ilustración)

La diferencia principal con la primer ola feminista es que mientras la primera bogaba por una igualdad a nivel jurídico y civil, la segunda ola denunciaba las desigualdades de carácter no oficial que se desarrollaban por fuera del ámbito jurídico.

Así encontramos una obra muy vasta sobre cuestiones tales como el rol de la mujer en la familia, sobre la libertad sexual y, quizás uno de los puntos más controvertidos, sobre la libertad reproductiva. Se destacan figuras de la talla de Betty Friedan y Kate Millett.

La tercera ola

Actualmente estamos en presencia de una denominada “tercera ola” de feminismo, iniciada alrededor de los años 90′ y con mucha vigencia. Se encuentra muy influenciada por las corrientes posestructuralistas y posmodernistas, y trata de corregir algunos errores que creen haber encontrado en la segunda ola.

Si bien reafirman las luchas planteadas en los años 60′ y 70′, discuten profundamente el modelo único de mujer, tomando en cuenta cuestiones éticas, religiosas y de diversidad sexual.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.