Concepto de
Viabilidad

Te explicamos qué es la viabilidad incluyendo sus sentidos técnicos y económicos. Además, su relación con la factibilidad.

viabilidad
La viabilidad es un factor importante al decidir inversiones en un proyecto.
  1. ¿Qué es la viabilidad?

Cuando hablamos de la viabilidad de un asunto o un proyecto, nos referimos a qué tan probable es llevar algo a cabo, materializarlo en la realidad. Por ende, y dependiendo del contexto, la viabilidad puede tener que ver con las posibilidades físicas, lógicas, económicas o de otra índole (o incluso, con todas las anteriores) que atañen al proyecto o al asunto.

Es por ello que determinar la viabilidad de un proyecto antes de emprenderlo suele ser una conducta o aspiración afín a distintos oficios y profesiones, ya que nadie querría invertir tiempo, esfuerzo y recursos en un proyecto que, de entrada, da muestras de no poder llevarse a cabo.

Incluso existen profesiones dedicadas a ello: a determinar, por ejemplo, el margen de éxito (y por ende el margen de riesgo) que hay en un proyecto o en una inversión. A ello se le conoce como “análisis de viabilidad”.

Lógicamente, el análisis de viabilidad debe llevarse a cabo antes de la toma de decisiones, y suele ser un factor importante a tomar en cuenta a la hora de invertir, disponer de recursos o incluso de comprometerse con un proyecto.

Ver además: Alcance y limitaciones de un proyecto

  1. Factibilidad y viabilidad

La diferencia entre algo factible (que puede hacerse) y algo viable (que podría hacerse) es pequeña pero significativa. Normalmente ambos términos se emplean como sinónimos, pero si indagamos un poco más profundamente, percibiremos la diferencia entre uno y otro.

Así, la factibilidad tiene que ver con los rasgos objetivos de un proyecto, los cuales demuestran que de hecho puede hacerse; mientras que la viabilidad tiene que ver con las circunstancias, y sugiere la probabilidad de que pueda hacerse con éxito. O sea, lo factible es aquello que sin duda puede hacerse, mientras que lo viable es aquello que, en apariencia, puede llevarse a cabo.

  1. Viabilidad técnica

La viabilidad técnica es un tipo de viabilidad, determinada a partir de los elementos técnicos del proyecto o el asunto. O sea, aquellos elementos que tienen que ver con los procesos y mecanismos de los que el proyecto depende, como herramientas, conocimientos especializados, energía, etc.

Así, cuando un proyecto presenta viabilidad técnica, ello significa que, desde un punto de vista estrictamente técnico, es decir, tomando en cuenta los conocimientos y las herramientas, es muy probable que pueda llevarse a cabo con éxito.

Por ejemplo: para un especialista en computadores es viable reparar una netbook averiada, dado que posee los conocimientos y las herramientas (por eso lo llamamos un “soporte técnico”). Eso no significa que es 100% seguro que la arregle, pero sí que, desde el punto de vista técnico, posee todos los elementos para que así sea.

  1. Viabilidad económica

De manera similar, la viabilidad económica tiene que ver con los aspectos económicos del proyecto, o sea, se refiere a los recursos capitales o financieros, que permitirán poner en marcha el proyecto y/o adquirir los elementos que hagan falta. Nos referimos, pues, a los recursos materiales necesarios para el proyecto.

Por ejemplo: para poner en marcha una fábrica de enlatados, no sólo hacen falta aspectos técnicos, sino también económicos: capacidad de financiamiento a través de préstamos, deudas o inversores, o bien capitales propios de la empresa, que pueden ser los de sus propios fundadores, por ejemplo.

Además, no tendría sentido iniciar la fábrica sin tener el dinero para pagar salarios, pagar servicios (electricidad, agua, etc.) y comprar la maquinaria.

  1. ¿Cómo se analiza la viabilidad de un proyecto?

analisis de viabilidad
Analizar el producto es necesario para evaluar su viabilidad.

Existen muy diversos métodos de analizar la viabilidad de un proyecto, y cada una propone un conjunto de criterios distintos: el FODA (Fortalezas, Oportunidades, Dificultades y Amenazas), VIAPRO, PEST, PESTEL, son ejemplos de procedimientos analíticos posibles.

Sin embargo, todo análisis de viabilidad se fundamenta, a grandes rasgos, en la revisión de los fundamentos mismos del proyecto, que generalmente se abordan desde una perspectiva triple:

  • El producto o servicio. Se trata de un análisis de las características propias de lo ofertado, o sea, del producto que se fabricará o el servicio que se brindará, atendiendo a sus propiedades inherentes (sin tomar en cuenta el contexto): su calidad, su versatilidad, su potencial, su originalidad, etc.
  • La estructura. Se trata del análisis de la conducción del proyecto, es decir, de la composición de sus equipos de trabajo, de la organización interna de sus procesos o de la forma de concebir los métodos de producción. Pero también se toma en cuenta del sistema de costos, pagos y dividendos que sostendrán el proyecto y permitirán que se perpetúe en el tiempo, o sea, el análisis contable.
  • El mercado o entorno. Se trata del análisis del contexto del proyecto, es decir, de su nicho de mercado, su público objetivo y de las condiciones históricas que lo acompañan. Todo proyecto posee un mundo real en el que insertarse, y ello debe también tomarse en cuenta.

Sigue con: Gestión de Proyectos

Referencias:

Última edición: 12 de mayo de 2020. Cómo citar: "Viabilidad". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/viabilidad/. Consultado: 03 de agosto de 2020.

Publicidad