Concepto de
Transporte Terrestre

Te explicamos qué es el transporte terrestre, su historia, tipos y otras características. Además, ventajas y desventajas sobre otros transportes.

transporte terrestre
El transporte terrestre incluye una amplia variedad de vehículos colectivos e individuales.
  1. ¿Qué es el transporte terrestre?

El transporte terrestre es el conjunto de los medios de transporte que operan mediante vehículos terrestres, o sea, vehículos que se desplazan sobre la superficie sólida de la Tierra. La mayoría de ellos involucran vehículos dotados de ruedas, ya sea que se desplacen sobre rieles, o libremente sobre la superficie.

Los vehículos para el transporte terrestre pueden ser muy diversos en su sistema de locomoción, su capacidad de transporte o la naturaleza de su cargamento. A grandes rasgos, podríamos clasificarlos en:

  • Vehículos motorizados, o sea, aquellos que poseen un motor, generalmente de combustión interna, a base de combustibles fósiles (gasolina, gas natural, etc.). Pueden ser de carga (camiones, camionetas, etc.) o de pasajeros (automóviles, autobuses, motocicletas, etc.).
  • Vehículos sobre rieles, motorizados o eléctricos, incapaces de desplazarse por fuera del camino trazado por las vías. Generalmente son de tipo masivo, y pueden llevar cargamento y pasajeros a la vez, tales como trenes, tranvías o metros.
  • Vehículos a tracción a sangre, es decir, impulsados por animales o por esfuerzo humano, como bicicletas, carretas, etc.

Ver además:

  1. Historia y evolución del transporte terrestre

La historia del transporte terrestre tiene orígenes inciertos, pero nace de la necesidad de desplazar a las personas o los bienes de manera más masiva, a lo largo de mayores distancias y/o a mayores velocidades de lo que puede hacerse a pie.

En ese sentido, las primeras versiones de este transporte tenían que ver con animales: camellos, caballos, burros, vacas, llamas… cualquier animal lo suficientemente robusto como para llevar en sus lomos a un ser humano o para tirar de una carreta, era ideal. Obviamente, para ello la invención de la rueda fue un antecedente clave.

Los grandes imperios y civilizaciones de la antigüedad se procuraron siempre buenos medios de comunicación, como extensas redes de carreteras. Por ejemplo, fueron necesriaspara el control interno del Imperio Romano.

Aún hoy estas conexiones son necesarias para el desarrollo de las naciones contemporáneas, ya que con carreteras transitables y vías ferroviarias es posible hacer circular mercancías, herramientas, materiales y personas hacia donde se necesiten, algo clave en la supervivencia del comercio.

Este panorama cambió drásticamente con la Revolución Industrial de los siglos XVIII y XIX, especialmente por la invención de la máquina de vapor. El ferrocarril se impuso como símbolo del progreso, ya que permitió el traslado rápido y masivo a lo largo de enormes distancias. Así, las vías ferroviarias unificaron países extensos como Estados Unidos, Argentina, México o Rusia.

A finales del siglo XIX surgieron nuevos mecanismos para el transporte gracias al descubrimiento del petróleo y de sus derivados refinados como la gasolina. Así, por ejemplo, se inventó el motor de combustión interna. En consecuencia toda una nueva generación de vehículos nació a lo largo del siglo XX, para uso personal, masivo e incluso bélico.

Ya en el siglo XXI, las nuevas tecnologías y la Revolución Digital de finales del siglo permitieron el surgimiento de formas más refinadas de transporte terrestre, como trenes subterráneos y trenes de alta velocidad.

  1. Características del transporte terrestre

El transporte terrestre es, como su nombre lo indica, el predeterminado para desplazarse sobre la tierra. En ese sentido, depende siempre de las condiciones geográficas y meteorológicas de donde se encuentre, en un punto determinado de la superficie continental.

A menudo requiere de caminos pavimentados y condicionados, conocidos como carreteras, así como de túneles y puentes que permitan surcar valles, depresiones, montañas, etc. En su totalidad, esta infraestructura compone la vialidad de un país o una región.

El transporte terrestre es uno de los métodos predilectos de transporte de bienes y pasajeros en el mundo entero, que incorporado a las ciudades permite la existencia del transporte urbano: autobuses, automóviles, motocicletas y en algunos casos tranvías, trenes o subterráneos, que trasladan a los ciudadanos de un punto a otro de la ciudad a diario.

  1. Tipos de transporte terrestre

transporte terrestre tipos
En diferentes partes del mundo el transporte sobre rieles toma diversas formas.

A grandes rasgos, existen dos tipos de transporte terrestre:

  • Transporte por carretera, es decir, el que emplea vehículos de ruedas capaces de deambular libremente por la superficie terrestre, aunque preferiblemente por vías pavimentadas o carreteras, como autobuses, automóviles o incluso bicicletas, carretas y motocicletas.
  • Transporte por rieles, o sea, aquellos vehículos incapaces de transitar excepto por caminos predeterminados, como las vías del tren, del tranvía o del subterráneo, a menudo deteniéndose en estaciones o paradas fijas a lo largo del recorrido.
  1. Ventajas del transporte terrestre

El transporte terrestre es quizá el más ventajoso a distancias cortas, combinando en general lo económico, lo práctico y la velocidad. Esta versatilidad le permite, además, satisfacer necesidades colectivas o individuales de transporte de pasajeros, por ejemplo, un autobús o un automóvil.

Por otro lado, puede utilizarse para el transporte de carga de todo tipo (en camiones, ferrocarriles o contenedores rodantes, por ejemplo), incluso de maquinaria pesada, de materias primas o de productos delicados o peligrosos.

  1. Desventajas del transporte terrestre

Dado que su desplazamiento ocurre en la superficie de los continentes, el transporte terrestre se encuentra siempre enfrentado a los accidentes geográficos y topográficos, como cruzar ríos, precipicios o atravesar montañas. Por eso, supone por un lado la necesidad de una inversión en infraestructura, y por otro una serie de peligros inevitables.

Por otro lado, la conducción de la mayoría de estos medios de transporte terrestre recae sobre un único conductor, de cuya responsabilidad y pericia depende el bienestar del cargamento o de los pasajeros, a diferencia de otras formas de transporte en las que existe un equipo completo administrando el vehículo.

  1. Transporte aéreo

El transporte aéreo se da gracias a vehículos capaces de volar. Se trata de aviones, avionetas y transportes similares, principalmente destinados al transporte de pasajeros, pero pueden adaptarse para el movimiento de cargamento, en aviones especializados. Es la más reciente de las formas de transporte, la más costosa y la que más tecnología de punta involucra.

Más en: Transporte aéreo

  1. Transporte marítimo

El transporte marítimo es aquel que se lleva a cabo mediante vehículos acuáticos capaces de surcar los océanos y mares, como barcos y diversos tipos de naves.

Este tipo de transporte es fundamental para el intercambio comercial entre los continentes o entre islas y tierra firme. En ese sentido, es el sostén de la economía globalizada, tales como barcos de carga, los tanqueros petroleros y los cruceros de vacaciones, por ejemplo.

Más en: Transporte marítimo

Referencias:

Última edición: 6 de noviembre de 2019. Cómo citar: "Transporte Terrestre". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/transporte-terrestre/. Consultado: 18 de noviembre de 2019.