Sindicato

Te explicamos qué es un sindicato, su historia y tipos que existen. Además, su importancia, funciones y ejemplos de todo el mundo.

sindicato
Un sindicado es un órgano de representación de los trabajadores.

¿Qué son los sindicatos?

Un sindicato es una asociación de trabajadores que tiene el cometido de velar por la defensa de sus intereses laborales, sociales y económicos frente a su empleador, sea éste una empresa, una junta patronal o el Estado mismo.

Se trata de una de las formas más comunes de organización de la clase trabajadora. Jugaron un rol muy importante en el movimiento obrero surgido en el siglo XIX, a punto tal de que el derecho a la sindicalización ha sido consagrado por la Organización Internacional del Trabajo y la Organización de las Naciones Unidas.

Las leyes de cada país detallan las condiciones mínimas para que los sindicatos pueden constituirse, y también qué tipo de poderes se les otorga. En líneas generales, se trata de un ente de coordinación política y laboral, dado que es un órgano de representación de los trabajadores.

También es común que los distintos sindicatos existentes negocien entre sí para convocar a esfuerzos compartidos, o que conformen estructuras aún mayores, como uniones sindicales de distinto tipo.

Puede servirte: Derecho laboral

Historia de los sindicatos

sindicato historia chicago
El 1 de Mayo de 1886 comenzó una matanza de trabajadores que se extendió por varios días.

La palabra “sindicato” proviene del vocablo griego síndiky que traduce “protector”, y era la figura que defendía a alguien durante un juicio en su contra. Se llamaba síndicos a un grupo de cinco oradores de la democracia ateniense que abogaban por las antiguas leyes, en contra de las innovaciones. Desde entonces el término se empleó con el sentido de alguien que vela por los intereses de la comunidad.

Sin embargo, la historia propiamente dicha del sindicalismo comienza con la lucha obrera del siglo XIX, dentro de la cual los movimientos anarquistas y socialistas tuvieron mucho protagonismo.

En la Europa de la época, el capitalismo funcionaba de manera mucho más despiadada y los objetivos de la organización popular tenían que ver con los derechos sociales mínimos. Por ejemplo, defendía el derecho a la huelga, la cual no sólo no estaba contemplada en ninguna ley, sino que era reprimida mediante el uso de la fuerza estatal, a través de la policía y el ejército.

Por otro lado, la legislación inglesa aún utilizaba los términos “amos” y “siervos”, hasta que en 1875 se lo cambió por “patronos” y “obreros”, un gesto bastante elocuente. En este marco de tensión entre empresarios y trabajadores surgieron los primeros intentos de internacionalización de la lucha.

Su inspiración fueron las consignas comunistas que asumían al proletariado como una clase sin nacionalidades (“proletarios del mundo, ¡uníos!”, reza el Manifiesto Comunista de Marx). Así, en 1864 se creó en Londres La Internacional, es decir, la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), el primer organismo que centralizaba las acciones sindicales de Europa.

A lo largo de los siguientes 20 años, tras numerosas luchas sociales y políticas, se logró el reconocimiento del derecho a huelga y otros primeros beneficios sociales mínimos, entre ellos el reconocimiento pleno de los sindicatos como grupos de organización de los trabajadores.

Sin embargo, la lucha continuó, entre numerosas tensiones internas, y requirió de la fundación de la Segunda Internacional en 1889. Así se declaró el 1° de mayo como Día Internacional de los Trabajadores, conmemorando a los 5 huelguistas ejecutados en 1886 en Chicago, y se adopta la jornada laboral de ocho horas.

Estos cambios, en paralelo con la implantación del voto universal y secreto, permitieron el acceso del movimiento sindicalista y de otros movimientos obreros a las instancias políticas parlamentarias. Por ende, comenzaron a participar de la toma de decisiones sobre las modificaciones en las leyes.

Finalmente, en 1919 se crea la Organización Mundial del Trabajo, un ente tripartito que da cabida a sindicatos, gobiernos y empleadores para mediar en la toma de decisiones laborales y tratar de marchar juntos hacia la paz y el bienestar social. Lo cual no significa, claro está, que la lucha sindical haya llegado a su fin.

Tipos de sindicatos

Antiguamente, los sindicatos se conformaban atendiendo al oficio: sindicato de zapateros, de obreros de construcción, etc. Pero durante el siglo XX esa tendencia fue en desuso y se prefirió la agrupación de los trabajadores de acuerdo a su sector económico o productivo, de modo de tener pocos sindicatos con mucha representación, y no al revés.

Ahora bien, desde el punto de vista de su mecanismo representativo, podemos clasificar los sindicatos en:

  • Sindicatos de primer grado. Cuando están conformados por trabajadores afiliados, directamente, o sea, por individuos;
  • Sindicatos de segundo grado. Conocidos como Federaciones, son uniones de sindicatos de primer grado;
  • Sindicatos de tercer grado. Conformados por distintas federaciones sindicales y por sindicatos de primer grado también, ya sea de forma sectorial (por rubro de producción) o central (de distintos rubros).

Importancia de los sindicatos

sindicato importancia
Los sindicatos negocian con empleadores y con el Estado.

Los sindicatos son entidades de representación de los trabajadores, esto es, que dan la cara por ellos y, en principio, velan por la defensa de su bienestar. Son ellos quienes llevan a cabo negociaciones y quienes llaman a menudo a la protesta o a la huelga. Gracias a ellos todos los trabajadores luchan conjunta y coordinadamente por sus beneficios, en lugar de dispersa y desordenadamente.

Desde luego, como toda instancia de participación política, los sindicatos son susceptibles de la corrupción, la mala representación o cualquiera de los vicios de la democracia y la política.

Sin embargo, en líneas generales su ausencia suele considerarse como un síntoma de desamparo de los trabajadores ante su empleador, ya que este podrá tomar decisiones mucho más libremente, sin tener que negociar con nadie, incluso cuando esas decisiones atañen a la vida y el futuro de los trabajadores que producen en su negocio.

Funciones de los sindicatos

Entre las funciones que desempeña un sindicato están las siguientes:

  • Recoge la voluntad de sus afiliados y les proporciona un espacio para el debate y el acuerdo.
  • Negocia con el empleador los reclamos y/o exigencias de los trabajadores, para alcanzar un contrato colectivo de trabajo.
  • Vela por las condiciones mínimas de los trabajadores en materia laboral, sanitaria y social.
  • Representa a sus afiliados ante otras organizaciones de trabajadores de mayor tamaño, como las Federaciones.

Ejemplos de sindicatos

Algunos ejemplos de sindicatos latinoamericanos son:

  • Federación Sindical Mundial (fundada en 1945)
  • Federación Estadounidense del Trabajo (fundada en 1886)
  • Congreso Permanente de Unidad Sindical de los Trabajadores de América Latina y el Caribe (fundado en 1964)
  • Central de Trabajadores de Venezuela (fundada en 1947)
  • Central Obrera Boliviana (fundada en 1952)
  • Corriente Clasista y Combativa de Argentina (fundada en 1994)
  • Central de Trabajadores de la Argentina (fundada en 1992)
  • Frente Auténtico del Trabajo de México (fundado en 1960)
  • Confederación de Trabajadores de México (fundada en 1936)
  • Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (fundada en 1946)

Sigue con: Justicia social

Referencias

¿Cómo citar?

"Sindicato". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/sindicato/. Última edición: 28 de septiembre de 2020. Consultado: 02 de marzo de 2024

Sobre el autor

Última edición: 28 septiembre, 2020

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)