Retroalimentación positiva y negativa

Te explicamos qué son la retroalimentación positiva y negativa, las características de cada una y ejemplos. Además, qué es la homeostasis.

Retroalimentación positiva y negativa
La retroalimentación es una forma de controlar un proceso, evaluando los resultados.

¿Qué son la retroalimentación positiva y negativa?

A grandes rasgos, la retroalimentación o realimentación es el mecanismo a través del cual los resultados de un proceso o una actividad son reinsertados en el sistema que la produce, para brindarle información útil a la hora de tomar decisiones. Dicho de otro modo, se trata de una forma de controlar un proceso, evaluando los resultados del mismo para saber si funciona más o menos como se espera que lo haga.

El concepto de la retroalimentación es empleado en ámbitos muy diferentes, que van desde la biología y la fisiología hasta las artes y las técnicas. En general, se trata de un “bucle” o “retorno”, esto es, una dinámica en la que una parte del resultado es redirigido al proceso mismo.

Es decir, los dos tipos posibles de retroalimentación conducen a escenarios distintos:

  • La retroalimentación negativa tiene un efecto estabilizante sobre el sistema. Devuelve al emisor la información producida, para que pueda corregir la pauta de entrada, y así mantiene el sistema funcionando. Es lo que ocurre, por ejemplo, con los sistemas de control de calidad de las fábricas: una porción de los productos fabricados no salen a la venta, sino que son consumidos internamente para garantizar que cumplan con los estándares mínimos de calidad.
  • La retroalimentación positiva tiene efecto creativo, productivo y que empuja hacia el cambio. Es decir, tiende al aumento de la señal o la actividad, ya que al retornar la información al inicio, potencia ciertos cambios en el proceso. Un ejemplo de ello es la reinversión de capitales de una fábrica, en la que el dinero obtenido por la venta de los productos se gasta en nuevas máquinas que permiten fabricar más productos, para así obtener más dinero y poder mejorar nuevamente las máquinas.

Ver también: Interdependencia

Ejemplos de retroalimentación positiva y negativa

Una vez comprendida la diferencia entre retroalimentación positiva y negativa, podemos hallar otros ejemplos para cada una:

Ejemplos de retroalimentación negativa:

  • El termostato de los refrigeradores, que mide la temperatura continuamente, y una vez alcanzada la mínima deseada, apaga los compresores y detiene el enfriamiento; y una vez alcanzada la máxima permitida, los enciende de nuevo.
  • Las dinámicas de evaluación de la docencia sirven para controlar qué tan bien funciona la dinámica docente, ya que la clase brinda al maestro la información necesaria sobre el aprendizaje que se lleva a cabo en ella, y le permite hacer ajustes en la misma.
  • Una encuesta de satisfacción del usuario, brindada por una empresa a su clientela para que devuelva a la empresa la información que considere sobre el funcionamiento de la misma.
  • Los exámenes médicos que nos extraen la sangre para ver cómo estamos de salud y con esa información modificar nuestra dieta o nuestros hábitos de vida.

Ejemplos de retroalimentación positiva:

  • El funcionamiento de los semiconductores, cuya capacidad de conducir electricidad es mayor mientras más alta sea su temperatura. Al conducir mayor carga eléctrica se produce un aumento de temperatura, lo cual permite aumentar la carga y así sucesivamente, hasta destruir el artefacto si ningún otro proceso interviene.
  • Una instalación pesquera extrae una cantidad determinada de alimento del mar, con la cual paga su mantenimiento y obtiene un excedente. Si este último se emplea en mejorar las instalaciones, se podrá pescar más eficientemente, aumentando el dinero obtenido y así sucesivamente.
  • El feedback sonoro, pitido desagradable y característico de los micrófonos mal situados en una grabación, se produce cuando la señal de audio emitida por los parlantes es capturada por el micrófono y emitida de nuevo, amplificando el sonido hasta volverlo ruido.
  • El funcionamiento de los multiplicadores de capacidad, que son transistores configurados para multiplicar la capacidad de un condensador, ganando corriente en su recorrido por el circuito. Son muy comunes en fuentes de alimentación eléctrica.

Homeostasis

Retroalimentación positiva y negativa homeostasis
El sudor es una retroalimentación negativa que favorece la homeostasis.

Cuando se aplica el concepto de retroalimentación al cuerpo humano y de otros seres vivos, se hace evidente que hay varios procesos diseñados para mantener la estabilidad del organismo (o sea, que son procesos de retroalimentación negativa), y otros diseñados para incrementar su producción de ciertas sustancias (procesos de retroalimentación positiva).

En ambos casos, el cometido es permitir al organismo una vital adaptación al entorno. Es decir, la retroalimentación positiva y negativa en el organismo buscan sostener su homeostasis, su estado de equilibrio que garantiza una existencia más o menos prolongada.

La homeostasis es una condición indispensable para la vida, que todos los seres vivos comparten aunque a través de mecanismos muy diferentes entre sí. Pero desde el microbio más diminuto hasta los grandes mamíferos terrestres, todos necesitan regular su funcionamiento corporal mediante la retroalimentación negativa y en ocasiones acelerar determinados procesos a través de la positiva. Por ejemplo:

Homeostasis a través de retroalimentación negativa:

  • La temperatura corporal de los seres humanos debe mantenerse en un rango muy estable para que sus procesos químicos se den inalteradamente. Por ello, existen mecanismos de regulación de la temperatura que se activan cuando ésta cae por debajo de lo aceptable (como tiritar, que genera calor muscular movilizando repetidamente los músculos, o la constricción de los vasos sanguíneos para preservar el calor de la sangre), o bien cuando ésta asciende por encima de lo aceptable (como la sudoración para refrescar la piel, o la vasodilatación para permitir el enfriamiento de la sangre).
  • Cuando la demanda de oxígeno de los tejidos del cuerpo aumenta, por ejemplo, cuando realizamos un ejercicio físico, el cuerpo responde aumentando la presión sanguínea para que el flujo de oxígeno sea mayor. Cuando dicha demanda disminuye, la presión igualmente baja.
  • Ante una disminución drástica de las calorías disponibles para el organismo (o sea, cuando alguien pasa hambre), el organismo responde intentando disminuir el ritmo metabólico, o sea, enlenteciendo el consumo de energía para retrasar los efectos nocivos del hambre. Es por ello que las personas que intentan adelgazar mediante dietas notan un enlentecimiento en la disminución del peso conforme el organismo compensa la disminución calórica. La solución para ello es aumentar la necesidad de calorías, o sea, hacer ejercicio físico.

Homeostasis a través de retroalimentación positiva:

  • Durante los instantes finales del embarazo humano, el feto enteramente formado no tiene espacio dentro de la matriz y su cabeza empuja el cérvix. El cuerpo materno, en vez de contrarrestar este efecto, responde mediante la producción de oxitocina, una hormona que estimula las contracciones uterinas para que el feto pueda ser expulsado rápidamente. Dichas contracciones empujan el feto hacia adelante, estimulando la producción de más oxitocina, y así sucesivamente hasta el parto. De lo contrario el nacimiento sería largo y agónico y pondría en riesgo la vida materna.
  • Algo similar ocurre durante el coito, o sea, las relaciones sexuales. Las terminaciones nerviosas estimuladas durante el contacto genital disparan la producción de hormonas sexuales que aumentan el deseo y retroalimentan el proceso, incrementándose para conducir de esta manera al orgasmo y a la fecundación correcta. Se trata de un proceso positivo cuyo fin es crear nueva vida.
  • Otro ejemplo de ello es la digestión acelerada de ciertas proteínas, que una vez son detectadas en el tracto digestivo disparan la producción de enzimas digestivas, permitiendo que la digestión sea un proceso auto-acelerado: a mayor cantidad de proteínas digeribles, mayor cantidad de enzimas se segregan. De lo contrario, la digestión podría tomar mucho más tiempo del debido.

Más en: Homeostasis

Referencias

  • “Retroalimentación” en Wikipedia.
  • “Retroalimentación positiva” en Wikipedia.
  • “Retroalimentación negativa” en Wikipedia.
  • “Retroalimentación positiva y negativa” (video) en Fisiología DJ.
  • “Homeostasis” en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Cómo citar?

"Retroalimentación positiva y negativa". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/retroalimentacion-positiva-y-negativa/. Última edición: 7 de septiembre de 2021. Consultado: 16 de septiembre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 7 septiembre, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)