Concepto de
Latifundio

Te explicamos qué es un latifundio, sus características, por qué es combatido y qué es el minifundio. Además, el latifundio en México.

latifundio
Grandes tierras en pocas manos dejan poco margen de trabajo a las clases menos favorecidas.

¿Qué es un latifundio?

Un latifundio es una importante extensión de tierra perteneciente a un único dueño o a pocos dueños asociados, generalmente ociosas o poco productivas desde el punto de vista agropecuario. Las extensiones de tierra mínimas necesarias para poder hablar de latifundio pueden variar de acuerdo a cada país.

Este término posee hoy en día una connotación negativa, asociada al reparto desigual de las tierras, y proviene de la antigüedad romana, en la que se hablaba de latifundium para las propiedades agrícolas extensas, generalmente en manos de propietarios locales ricos. Dicha palabra provino de la unión de latus (“ancho” o “extenso”) y fundus (“fondo”, “raíz” o “base”).

El latifundismo, es decir, la tendencia al latifundio, surgió desde épocas antiguas como consecuencia de la conquista militar o la expansión colonial, ya que las tierras recién adquiridas eran a menudo repartidas entre los caudillos militares como premio por su desempeño en la guerra.

Un perfecto ejemplo de ello fue el reparto de tierras americanas luego de la conquista y colonización española, en los siglos XVI al XVIII. Dichas tierras pasaban a formar parte del patrimonio de la aristocracia local, trabajadas por mano esclava africana y administradas bajo un régimen feudal.

Con el paso del tiempo y la independencia americana, los descendientes de aquellos primeros terratenientes se convirtieron en los grandes tenedores de tierras de las repúblicas hispanoamericanas, es decir, en sus latifundistas.

El latifundio ha sido combatido a través de distintas estrategias por los Estados, especialmente durante gobiernos progresistas, pues se lo considera una fuente de desigualdad y empobrecimiento: grandes extensiones de tierra inútil en manos de familias ricas y poderosas, por ejemplo, dejan poco margen de trabajo a las clases históricamente menos favorecidas. Una de estas estrategias es la llamada reforma agraria.

Puede servirte: Derecho agrario

Características de los latifundios

Los latifundios se caracterizan por lo siguiente:

  • Son grandes extensiones de tierra que son propiedad privada de un único dueño o de un pequeño grupo de propietarios. Unos cientos de hectáreas en Europa bastan para hablar de latifundio, mientras que en América se manejan cifras más elevadas.
  • Suelen ser unidades de explotación agropecuaria ineficientes o incluso improductivas, es decir, que explotan la tierra muy por debajo de su capacidad.
  • Normalmente presentan bajos niveles de capitalización y de rendimiento, bajo nivel de tecnologización y mano de obra precaria, todo lo cual significa que contribuyen con bajos estándares de vida rural.
  • Son característicos de las llanuras y valles, y menos comunes en la topografía montañosa, debido a las restricciones naturales que el relieve trae consigo.

Latifundio y minifundio

El latifundio y el minifundio son hasta cierto punto conceptos contrarios. El latifundio implica grandes extensiones de tierra ociosa en manos privadas, en cambio el minifundio implica parcelas modestas o de poca extensión, en manos privadas e igualmente improductivas, en este caso debido a las limitaciones propias de sus dimensiones o de la calidad de su tierra.

Los minifundios permiten a sus cultivadores una economía agrícola de subsistencia, pero son poco rentables para el desarrollo agrícola a gran escala. Al igual que el latifundio, presentan baja inversión de capitales, poco desarrollo tecnológico y son característicos de economías subdesarrolladas y tradicionales.

No debe confundirse, sin embargo, al minifundio con las pequeñas propiedades agrícolas. Es común que el minifundio se presente al dividir un latifundio en pequeñas partes, destinadas al arrendamiento por campesinos que, a su vez, deberán enfrentar los problemas de una baja rentabilidad económica, y al no ser propietarios, estarán impedidos de asociarse con otros pequeños productores para mejorar su situación.

Latifundio en México

latifundio mexico carranza
Carranza concretó la Reforma Agraria, objetivo de la Revolución Mexicana.

Así como en muchas de las naciones latinoamericanas, el latifundio es un problema rural que México heredó de su historia colonial a manos de España. Las poblaciones rurales, que realizaban todo el trabajo agrícola para consumo interno y exportación a otras naciones, vivía en paupérrimas condiciones, mientras el Estado era controlado por las clases pudientes, asociadas a menudo con el estamento militar.

Por esta razón, la lucha contra el latifundio se encontró en prácticamente todos los movimientos sociales revolucionarios mexicanos del siglo XIX e incluso XX, y jugó un papel importante dentro de las aspiraciones de la Revolución Mexicana: la Reforma Agraria. Todas las facciones revolucionarias tuvieron que ver, de un modo u otro, con ella.

Sin embargo, recién en 1915 se promulgó la Ley Agraria gracias a Venustiano Carranza (1859-1920), favoreciendo la pequeña propiedad y otorgando la propiedad de las tierras a muchos de sus trabajadores. Para ello era preciso incautar haciendas y latifundios, y crear organizaciones estatales que se ocuparan del asunto agrario, como la Comisión Nacional Agraria (CNA) o los comités particulares ejecutivos.

Entre los cambios que trajo dicha legislación estuvo el sistema del ejido, un sistema comunitario de reparto de tierras cultivables entre campesinos, parte del cual sobrevivió hasta la Constitución Nacional de 1917.

Sigue con: Agronomía

Referencias:

Última edición: 11 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Latifundio". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/latifundio/. Consultado: 01 de diciembre de 2020.