Concepto de
Imparcialidad

Te explicamos qué es la imparcialidad, diversos ejemplos y qué es el principio de imparcialidad en el Estado. Además, qué es la parcialidad.

imparcialidad
Todo poder de decisión conlleva la responsabilidad de ejercerlo de forma imparcial.

¿Qué es la imparcialidad?

La imparcialidad es la capacidad de una persona o una institución de emitir un juicio o tomar una decisión de manera objetiva, es decir, considerando únicamente los factores estrictamente involucrados y sin tomar en cuenta su propia subjetividad ni sus intereses. Así, se entiende como una decisión imparcial a una decisión objetiva, carente de vicios y prejuicios.

La imparcialidad es considerada un valor en determinados contextos, especialmente en el judicial, pues la noción de justicia está muy estrechamente relacionada con ella. Tal y como dice el proverbio, no se puede “ser juez y parte”, es decir, no se puede aspirar a la justicia y al mismo tiempo ser parcial, o sea, tener intereses propios en el asunto a decidir.

Aspiramos, así, a la imparcialidad a la hora de enfrentar la realidad de manera clara y transparente, sin segundas intenciones. No sólo los jueces, sino también los árbitros deportivos, los inspectores de tránsito, los policías y todos aquellos que, en nuestra sociedad, ejerzan un poder, pues ello conlleva la responsabilidad, justamente, de usarlo de manera imparcial, es decir, nunca para el beneficio egoísta y personal.

Puede servirte: Honradez

Parcial e imparcial

El término contrario de imparcialidad es la parcialidad, en la misma medida en que imparcial se opone a parcial, como el prefijo in- (convertido en im por reglas de ortografía) indica.

Estos términos provienen del latín partialis (“que tiene que ver con una parte”), y están vinculados con pars y partis (“parte”, “porción” o “facción”) en el mismo sentido en que lo están los términos partido (político) o partidario. En ese sentido, lo imparcial es aquello que no se inclina por ninguna parte, y lo parcial es la actitud que beneficia una postura en particular.

Ejemplos de imparcialidad

Son ejemplos de imparcialidad los siguientes casos:

  • Un detective que descubre que un familiar suyo está implicado en el caso que investiga, y sin embargo sigue adelante con su trabajo, sin que su vínculo personal entorpezca la investigación.
  • Un juez que debe enjuiciar a una persona que odia, pero que es inocente, y cuyos sentimientos no le conducen a intentar condenarlo de todos modos.
  • Un árbitro de fútbol europeo que se mantiene lo más objetivo posible en un partido entre Alemania y Brasil, a pesar de que sus preferencias estén con el equipo europeo.

Principio de imparcialidad

Se conoce como principio de imparcialidad al mandamiento que rige a la función pública y que se halla contemplado en la Constitución de muchos países, según el cual todo aquel a quien el Estado otorgue una cuota de poder, debe ejercerlo para el bien común y no para el suyo propio, de manera que se encuentra obligado a adoptar una postura imparcial.

De hecho, en el caso contrario, en que las tareas públicas o administrativas de un funcionario se lleven a cabo de manera tal que le beneficien sólo a él, o que antepongan su enriquecimiento al bienestar de la nación, se consideran casos de corrupción, malversación u otras formas administrativas delictivas, es decir, punibles en cualquier caso por la ley.

Sigue con: Principios generales del derecho

Referencias:

Última edición: 11 de noviembre de 2020. Cómo citar: "Imparcialidad". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/imparcialidad/. Consultado: 01 de diciembre de 2020.