Concepto de Sindicato


El concepto de sindicato permite identificar a una agrupación de gente trabajadora con el fin de defender los intereses financieros, profesionales y sociales vinculados a las tareas y trabajos que llevan a cabo las personas que la componen. Se trata de organizaciones con espíritu democrático que se dedican a negociar, con quienes dan empleo, las condiciones de contratación laboral.

La palabra “sindicato” proviene del griego síndikou, un término que empleaban los griegos para denominar al que defiende a alguien en un juicio: “protector“.

En Atenas en particular, se llamó síndicos a una comisión de cinco oradores públicos encargados de defender las leyes antiguas contra las innovaciones. Y ya más adelante, se utilizó la palabra sindicato con valor adjetivo para denominar aquello que afecta a la comunidad o era comunitario.

Distintos tipos de sindicatos

Existen dos tipos de sindicatos, por representación y por financiaciónDentro de la primera, pueden ser sindicatos de ramo, donde se agrupan los trabajadores conforme a la actividad de la empresa en la cual se desempeñan; los sindicatos de oficio, que agrupan a quienes se desempeñan en ciertos oficios con independencia de la actividad de la empresa en la cual trabajan. Existen también los sindicatos de empresas, que reúnen a los trabajadores de una empresa particular que, en general, solamente son posibles en grandes empresas.

Sindicato

(Sindicato en lucha.)

A su vez los sindicatos son denominados de primer, segundo y tercer grado.

  • Se denomina sindicato de primer grado a aquellos que están formados por trabajadores;
  • de segundo grado, llamamos así en general a federaciones o confederaciones;
  • y un ejemplo de sindicato de tercer grado es el de la Confederación General del Trabajo.

El sindicato de oficios varios que surge como grupo de trabajo cuando no hay suficientes números de trabajadores para formar sindicatos de oficio o de ramo. En el otro extremo, la central sindical reúne a nivel nacional a diferentes sindicatos de diversos ramos y, a su vez, pueden estar afiliadas a federaciones internacionales o mundiales.

De acuerdo con su ideología, más allá del modelo más extendido de sindicato de clase (sea comunista o anarquista), se distingue el llamado sindicato amarillo o vertical, que defiende los intereses del empleador (el sindicato vertical es el sindicato organizado por sector de actividad o “sindicato de ramo”. Nada tiene que ver con el amarillismo ni de la defensa del interés del empleador que es, claramente, inconsecuente); aveces se acusa a sindicatos de empresas de ser amarillos o se usa el término de forma despectiva para calificar a sindicatos o centrales sindicales a los que se ve como poco combativos.

Dentro de la segunda, la Financiación permite distinguir entre los que aceptan subvenciones o ayuda del Estado y los que se limitan a las aportaciones de sus afiliados, mediante la autogestión o, por ejemplo, a través de estampillas sindicales.

La unión de los trabajadores

En este contexto cabe resaltar también que se conoce como contrato o convenio colectivo de trabajo a aquel acuerdo que se establece entre un sindicato (conjunto de los mismos) y uno o más generadores de empleo. Estos contratos dejan fijadas las condiciones mínimas implícitas en cada contratación. Por ejemplo: si el convenio colectivo firmado por el Sindicato de Comercio establece que ningún empleado del sector puede cobrar menos de 500 dólares mensuales, los trabajadores del sector comercial sólo podrán recibir salarios mensuales superiores a los 500 dólares acordados anteriormente.

La unión de los trabajadores a través de un sindicato les confiere la fuerza y el poder necesarios para negociar con las compañías, ya que suele ser difícil realizar reclamos y obtener resultados satisfactorios por otros medios.

Los trabajadores cuentan con libertad sindical para organizarse de acuerdo a su propia voluntad y sin injerencias del Estado, las firmas u otros sindicatos. Esto quiere decir que ningún empleador puede obligar a su empleado a desafiliarse de un sindicato o a cambiarse a otro. Por otra parte, ningún sindicato está en condiciones de afiliar a miembros por la fuerza.

Historia del movimiento sindical

Aún habiendo diferencias fundamentales de estructura y objetivos, se ha citado al gremio como precedente del sindicato moderno en cuanto a organización de trabajadores.

Cuando dio comienzo la Revolución Industrial, estaba prohibido que se realizaran asociaciones de los trabajadores y se calificó como delito penal. Esto se dio de los años 1776 al 1810. Por ello no existían los sindicatos. Después de este tiempo, en varios países se dio la llamada etapa de tolerancia, en donde se admitían las sociedades obreras “de ayuda mutua” o “de resistencia”, sin que éstas influyeran en las leyes dictadas por el Estado.

La época de la tolerancia fue sucedida por el derecho sindical a finales del siglo XIX. El primer país que reconoció el derecho a la unión sindical fue Inglaterra en 1842.

Desde los años 1950 y 1960 la historia sindical ha sido redefinida y expandida por un gran número de historiadores.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.