Concepto de emprendedor

La principal línea etimológica que tiene concepto ‘emprendedor’ proviene del francés, con el vocablo entrepreneur. Se les llamaba así a los aventureros que se embarcaban rumbo al nuevo mundo, sin saber si regresarían algún día. Tiempo después, la palabra se amplió para los constructores de caminos o puentes, y para el siglo XVIII, el escritor francés Richard Cantillion la utilizó para hacer alusión a los dueños de las empresas que arriesgan y se juegan por una idea.

La utilización que le damos nosotros apunta a las personas que saben identificar las oportunidades de negocio, e inmediatamente organizar y distribuir los recursos que utilizará para que ese negocio se ponga en funcionamiento y  prospere. Esta noción es aportada por el mundo del marketing y la administración de empresas, que considera entonces al emprendedor como el sujeto que está atento a la aparición de oportunidades, que puede reunir los recursos para aprovechar esas oportunidades, y ue organiza esos recursos en forma de un negocio. Por estas actividades, el emprendedor suele contar con una serie de características:

  • Es una persona con energía y empuje, dispuesta a realizar el enorme  esfuerzo que puede deparar una nueva oportunidad.
  • Tiene los suficientes contactos, o la capacidad de análisis del mercado necesaria como para percibir las buenas oportunidades, y diferenciarlas de las que no tendrán tanto éxito.
  • Es un hábil comunicador, capaz de expresar de forma eficaz sus ideas, pero también de escuchar y no romper la consigna de retroalimentación del discurso. La idea de trabajar en equipo, pero también la noción básica de que los proyectos deben superar las ópticas de muchas personas para tener posibilidades de triunfar, justifican esta importancia de la comunicación.
  • Está dispuesto a correr el riesgo de que su emprendimiento no salga como lo espera, haciéndose responsable de los resultados.
  • Conoce el comportamiento del mercado y tiene el talento necesario como para diferenciar su negocio del de los demás, es decir, tiene una gran capacidad para crear productos novedosos.

A pesar de estas características, no hay parámetros fijos que definan al emprendedor, aunque sí es probable que para aumentar la chance de triunfar en el mundo de los negocios se deba contar con tres características fundamentales: la creatividad, la confianza en uno mismo y el entusiasmo permanente. Un verdadero emprendedor no puede limitar su espíritu creativo al tiempo laboral, tal vez se le ocurra algo en otra circunstancia y tenga que profundizarlo.

La economía no deja de prestarle atención a esta idea del emprendedor. El modelo clásico de Adam Smith entiende que el emprendedor es el núcleo básico de la economía, ya que su intervención es la que genera el valor que luego derivará en una ganancia. Emprendedor será, en el marco de ese modelo, aquel que encuentra la solución a un problema: a una mala relación a nivel precios entre los recursos y sus usos. En ese contexto, el empleador tiene sus presunciones, que podrán ser acertadas o erróneas. Schumpeter fue quien puso en palabras esta idea, desde un enfoque cíclico: cuando un innovador tiene una gran idea, la pondrá en práctica obteniendo grandes rentas, pero en la medida que la idea se difunda, los beneficios serán menores, achicando la ‘oleada innovadora’ hasta la aparición de una nueva gran idea, derivada de la ciencia o la tecnología. Esta concepción fue el puntapié para una crítica importante al modelo de competencia perfecta de Smith, que postula la igualdad de bienes, pues si esto sucediera, los niveles de innovación (indispensable para el capitalismo) serían cada vez más pequeños. Casi todos los países del mundo tienen un sistema de patentes para proteger al creador de la innovación.

Otro ámbito en el que se aplica este término es cuando se habla de los emprendedores sociales. Se trata de aquellos individuos que diseñan proyectos que buscan un beneficio económico, pero que tienen también una función social o medioambiental.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: