Concepto de
Juicio

Te explicamos qué es un juicio en Derecho, cómo se rige y quiénes intervienen Además, las características de cada tipo de juicio.

juicio
Un juicio es un acto procesal público.

¿Qué es un juicio?

En derecho y ciencias jurídicas, se llama juicio a una discusión judicial entre las partes involucradas en un conflicto de interés, sometido al arbitrio, o sea, a la mediación, de un tribunal de justicia. Este tipo de eventos son comunes en la vida jurídica de cualquier nación y se rigen siempre por lo dispuesto en el ordenamiento jurídico vigente, dentro del marco de lo legal, oficial y legítimo.

Los juicios son, en primera instancia, una forma de resolver un conflicto dentro del marco de las leyes que rigen y definen a la sociedad. Es decir, son una manera de resolución pacífica y formal de una disputa, en la cual las partes involucradas cuentan con una representación adecuada y pueden exponer sus respectivos puntos de vista, a la espera de que la institución que detenta el poder judicial llegue a una conclusión, es decir, que ejerza justicia.

La palabra juicio proviene del latín iudicium, traducible como “veredicto”, y compuesta a su vez por los vocablos ius (“ley”) y dicare (“indicar”). Si bien esto hace referencia a la jurisprudencia, o sea, al acto de decidir qué es lo acorde a la ley y señalarlo, cuando se habla en términos generales del derecho, se considera juicio como sinónimo de proceso legal.

O sea, se llama “juicio” al acto procesal público, en el que un tribunal acoge a las partes acusadoras y defensoras, y establece las bases para la resolución del litigio.

Todo juicio debe llevarse a cabo ante los organismos adecuados del poder judicial de un Estado, cuya jurisprudencia o capacidad de decisión en la materia sea el adecuado y a la vez el garante de que la resolución del conflicto sea la más apegada posible a lo establecido por la ley. En un juicio, sea del tipo que sea, intervienen dos actores claramente diferenciados:

  • Las partes, que son los bandos en litigio, cuya incapacidad para resolver sus problemas de manera justa conduce a que se produzca, justamente, el juicio. Estas partes suelen ser dos: la actora o demandante, que es quien reclama la intervención de la justicia; y la demandada que ejerce su derecho a defenderse. Pueden tratarse de personas naturales o de organizaciones (a través de sus voceros o representantes legales), y cada una suele tener sus propios testigos y evidencias para argumentar a su favor.
  • El juez, que es la persona autorizada por el Estado para ejercer en su nombre la jurisprudencia, dado su conocimiento de las leyes y su trayectoria comprobada en el manejo de la institución judicial. Estos forman parte de una estructura jerárquica de jueces y ministros de justicia que van desde los que atienden las disputas barriales, hasta los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. En algunos casos y sistemas judiciales, los jueces suelen ir acompañados de un jurado, compuesto por ciudadanos elegidos al azar para acompañar la labor del juez y llegar a una decisión pública respecto de un conflicto.

Ver además: Derecho procesal

Tipos de juicio

Los juicios pueden ser de distinto tipo, dependiendo de la manera en que se celebren (por ejemplo, orales y escritos, dependiendo de si las partes intervienen en persona o si todo se maneja a través de documentación), o bien dependiendo de las ramas del derecho que intervienen en la búsqueda de una solución justa. En este último caso, podemos diferenciar entre:

  • Juicio penal, cuando el juicio se celebra para responder ante un delito público o una falta por parte de un tercero, de manera tal que se considere un crimen punible por ley, y que amerite un resarcimiento a las víctimas y un castigo por parte del Estado a los criminales. Estos juicios suelen tratarse de homicidios, robos, estafas, etc.
  • Juicio civil, cuando las partes acuden al Estado para que decida sobre asuntos de su vida ciudadana, tanto pública como privada, con la esperanza de que una situación cambie legalmente o de que se fuerce a la otra parte a llevar a cabo algún tipo de acción. Un ejemplo de estos juicios son las reclamaciones de divorcio, de nulidad de contrato o reclamos por daños y perjuicios, entre otros.
  • Juicio Contencioso-Administrativo, cuando una la parte demandada es el propio Estado o una de sus instituciones u organizaciones, y la demandante una persona física o jurídica que considera que el funcionamiento del Estado ha vulnerado sus derechos o ha sido impropio. Estos juicios suelen darse cuando las vías administrativas ya han sido agotadas, como una última instancia de justicia para el ciudadano ante la maquinaria estatal. Son ejemplos de ellos los reclamos de nulidad de medidas administrativas, o los juicios por corrupción, entre otros.
  • Juicio Laboral, cuando la relación sometida al arbitrio del Estado es de tipo laboral, o sea, tiene que ver con el trabajo, la actividad profesional o la seguridad social de los trabajadores. Este tipo de procedimientos son siempre públicos y, lógicamente, una de las partes involucradas suele ser el empleador, y la otra los empleados o sus organismos sindicales o representativos. Son ejemplos de este tipo de juicios los reclamos por despidos injustificados, las inspecciones de trabajo, las demandas por mala praxis, entre otros.

Sigue con: Normas jurídicas

Referencias:

Última edición: 11 de febrero de 2021. Cómo citar: "Juicio". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/juicio/. Consultado: 26 de febrero de 2021.