Ameba

Te explicamos qué son las amebas y algunas características de este grupo de protistas. Además, sus observaciones y tamaño aproximado.

La ameba amoeba proteus con bursaria paramecium.
Las amebas son protozoos que habitan en ambientes acuáticos y terrenos húmedos.

¿Qué es una ameba?

Las amebas o amibas son organismos eucariotas unicelulares que se desplazan de forma rastrera por medio de pseudópodos (“pies falsos”). Conforman uno de los cuatro grupos de protozoos ameboides (foraminíferos, heliozoos y radiolarios) que pertenecen al Reino Protista.

Los pseudópodos son prolongaciones móviles del citoplasma de las amebas. Les permiten desplazarse por una superficie y fagocitar (englobar) alimentos. Estas prolongaciones pueden ser anchas y sin punta (lobopodios), delgadas con forma de hilos (filopodios) o reticulares (rizopodios).

Las amebas también se caracterizan por tener un núcleo celular de gran tamaño y una vacuola contráctil con la que regulan la cantidad de agua dentro de la célula (y, por ende, la tonicidad). Sin embargo, muchas amebas marinas carecen de esta vacuola y las de agua dulce pueden tener varias.

Estos organismos carecen de pared celular, pero pueden tener un caparazón o testa que los envuelve. Las amebas desnudas suelen habitar en aguas saladas y dulces y en el suelo húmedo. En cambio, las amebas con caparazón viven mayormente en el agua dulce, en suelos húmedos y en musgos. No todas son de vida libre, ya que hay especies que son parásitas. Incluso algunas se encuentran en el aire.

Las amebas suelen medir desde unos pocos micrómetros (μm) hasta un milímetro. Por ejemplo, algunas amebas intestinales miden entre 9 a 15 µm, mientras que la especie más grande Polychaos dubium (parásita del ser humano) se puede apreciar a simple vista porque alcanza más de 1 mm de longitud.

Nutrición de las amebas

Las amebas son organismos heterótrofos. Aquellas que habitan la tierra y el agua se alimentan de materia en descomposición o de organismos más pequeños, generalmente bacterias, algas u hongos.

Para ello utilizan los pseudópodos, con los que engloban la partícula alimenticia y la incorporan a través de su membrana celular. En el citoplasma, el alimento es digerido dentro de vacuolas digestivas. Este proceso se llama fagocitosis.

Algunas especies han desarrollado una vida parásita y necesitan invadir los sistemas internos de organismos pluricelulares para sobrevivir y reproducirse. Por lo general, parasitan el tubo digestivo de anélidos, insectos y vertebrados (entre ellos, el ser humano). Por ejemplo, Entamoeba histolytica es un parásito intestinal humano que causa la amebiasis.

Generalmente, las amebas tienen respiración aerobia, es decir, su metabolismo depende del oxígeno que toman del ambiente a través de su membrana. Sin embargo, algunas tienen respiración anaerobia (como E. histolytica). Estas amebas que viven en lugares sin oxígeno pueden carecer de mitocondrias.

Reproducción de las amebas

Las amebas se reproducen de forma asexual, es decir, que no producen gametas ni necesitan de una pareja reproductiva para poder dejar descendencia. Muy pocas veces se ha observado reproducción sexual en amebas.

Generalmente, el mecanismo de reproducción es la fisión binaria. En este proceso, el material genético de la ameba “madre” se duplica por mitosis y el citoplasma se divide en dos partes iguales. En aquellas amebas que tienen caparazón, este también se divide en dos.

Cada mitad de la ameba “madre” origina un nuevo individuo que es idéntico a su progenitor porque recibe una copia de su material genético. Si bien este tipo de reproducción asexual es rápido (con respecto al sexual), no aporta variabilidad genética a la descendencia.

Clasificación de las amebas

Las amebas fueron observadas por primera vez en 1757, por el naturalista alemán August Johann Rösel von Rosenhof. A partir de sus observaciones sobre la forma cambiante del organismo, se nombró la primera especie observada como Amoeba proteus (enalusión al dios griego Proteo, capaz de cambiar de forma a voluntad).

Antiguamente se las catalogaba dentro del reino de los animales, pero posteriormente se incluyeron en el reino de los protistas. Al comienzo se clasificaban junto con otros protozoos ameboides (foraminíferos, heliozoos y radiolarios) dentro del filo Sarcodina o Rhizopoda, pero este ya quedó en desuso.

Actualmente, la mayoría de las amebas se agrupan en uno de los cinco supergrupos de seres vivos eucariotas, llamado Amoebozoa. No obstante, algunos organismos ameboides pertenecen a otros grupos. Esto se debe a que la filogenética molecular cambió el curso de la clasificación taxonómica de los eucariotas.

Ejemplos de amebas

Algunos ejemplos de amebas son:

  • Amoeba proteus. Ameba de vida libre y de gran tamaño que vive en ambientes de agua dulce. Es la especie ameboide más conocida.
  • Arcella vulgaris. Ameba con testa que vive en ambientes de agua dulce.
  • Difflugia sp. Ameba con testa formada a partir de partículas de arena, que viven principalmente en pantanos.
  • Entamoeba histolytica. Ameba parásita del intestino humano y de cánidos, causante de disentería.
  • Acanthamoeba sp. Ameba de vida libre que se encuentran en el aire, el agua y la tierra. Pueden infectar la córnea de los seres humanos.
  • Naegleria fowleri. Ameba de agua dulce templada (aguas termales, piscinas, ríos), que causa infecciones cerebrales en los seres humanos.

Ver además: Virus en biología

Referencias

  • Curtis, H., Barnes, N. S., Schnek, A. y Massarini, A. (2008). Biología. (7ª ed.). Editorial Médica Panamericana.
  • Ruppert, E. E. y Barnes, R. D. (1996). Zoología de los invertebrados. (6ª ed.). McGraw-Hill Interamericana.
  • Rushforth, S. R., Robbins, R. R., Crawley, J. L. y Van de Graaff, K. M. (2008). A photographic atlas for the botany laboratory. (5ª ed.) Morton Publishing Company.
  • Vidyasagar, A. y Dutfield, S. (26 de febrero de 2022). What is an amoeba? Live Science.
  • Anderson, O. R. (2011) Rhizopoda. Encyclopedia of Life Sciences. Doi.org
  • Treviño Rodríguez, J. G. (s.f.). Etimología de amiba. Diccionario Etimológico Castellano En Línea. Etimologias
  • Pereira, Á. y Pérez Ríos, M. (2003). Amebas de vida libre. Offarm: farmacia y sociedad, 22(6), 114-117. Elsevier.es
  • Sard, B. G., Navarro, R. T. y Sanchis, J. G. E. (2011). Amebas intestinales no patógenas: una visión clinicoanalítica. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 29(3), 20-28. Doi.org

¿Cómo citar?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Ameba". Autor: Jessica Solano. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/ameba/. Última edición: 11 de mayo de 2023. Consultado: 16 junio, 2024

Sobre el autor

Última edición: 11 mayo, 2023
Revisado por Jessica Solano
Licenciada en Ciencias Biológicas (UBA).

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)