Concepto de obligación

La palabra ‘obligación’ tiene un significado primario, que se refiere a ‘la imposición o exigencia moral que debe regir la voluntad libre’. Para completar esta idea, el Diccionario de la Real Academia Española de Letras indica que ‘obligación’ (es decir, aquello que un sujeto está obligado a hacer) es el ‘vínculo que sujeta a hacer o abstenerse de hacer algo, establecido por precepto de ley, por voluntario otorgamiento o por derivación recta de ciertos actos’. Como se ve, estas primeras acepciones del término remiten a dos planos básicos: al de la moral o la conciencia individual, y al del derecho, como forma civilizada de manejarse en sociedad.

Para ejemplificar esto de manera extremadamente simplificada, sabemos que debemos ofrecer nuestra ayuda si una persona ciega está por cruzar la calle, aunque esto no esté formalmente estipulado, no esté escrito en ningún lado. Y esto es así porque se nos ha enseñado desde pequeños a desenvolvernos atendiendo a ciertas pautas básicas de comportamiento. Pero también sabemos que si compramos una casa, después deberemos pagar ciertos impuestos, y eso sí está perfectamente reglamentado, especificado. El concepto de obligación, por tanto, comprende a ambos.

En el marco de derecho romano, las más antiguas referencias a este término se atribuyen al jurista Paulo, quien lo consideró el acto de “constreñir a otro a darnos, hacernos, o prestarnos alguna cosa”, y a Justiniano, quien definió la obligación como “el vínculo de derecho por el que somos constreñidos por necesidad a pagar alguna cosa según los derechos de nuestra ciudad”.Es importante definir que en toda obligación jurídica existe un sujeto acreedor y un sujeto deudor (o pasivo), ligado a aquel mediante una cosa.

En términos estrictamente jurídicos, se reconocen diferentes tipos de obligaciones, entre ellas:

-Obligaciones stricti iuris (estricto derecho)

En ellas el sujeto pasivo (deudor) está obligado a cumplir lo estrictamente pactado, sin que el sentido común o los principios de equidad puedan agravar o atenuar el contenido de su deber.

-Obligaciones bonae fidei (de buena fe)

En estas, el deber del sujeto pasivo debe ser interpretado de acuerdo a las circunstancias especiales del caso, de las prácticas comerciales y de la intención de los contratantes. De allí se han originado conceptos jurídico-comerciales como compensación, indemnización, culpa, dolo y daños y prejuicios.

En el derecho civil moderno, las obligaciones son siempre bonae fidei

 

Otras categorías de obligaciones en términos de derecho:

-Obligaciones civiles: le dan al acreedor un derecho de acción para reclamar procesalmente lo que se debe en caso de incumplimiento por parte del deudor.

-Obligaciones naturales: a diferencia de las anteriores, no crean un derecho de acción procesalmente eficaz para que el acreedor logre que el deudor cumpla.

-Obligaciones unilaterales: los deberes son solo de una de las partes, por lo que esta se erige en plenamente acreedora y la otra en plenamente deudora.

-Obligaciones sinalagmáticas: señalan deberes y derechos a cada una de las partes.

 

Otra acepción del término se vincula con el mundo de las finanzas, donde existe un tipo de inversión conocido como ‘obligaciones negociables’, que son promesas de un emisor que toma fondos de uno o varios inversores. Se trata de inversiones con moderado grado de riesgo, a largo plazo, asociadas a un flujo de fondos conocido o al menos predecible.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: