Libre mercado

Te explicamos qué es el libre mercado, sus características, ventajas y desventajas. Además, te contamos qué son las fallas de mercado.

Los grandes barcos transportan mercancías en el libre mercado.
El libre mercado busca eliminar la intervención del Estado en el comercio.

¿Qué es el libre mercado?

El libre mercado o mercado liberal es el sistema de intercambio económico en el cual el precio de los bienes y servicios se determina exclusivamente por la interacción entre la oferta y la demanda (o sea, entre vendedores y compradores), sin que intervengan regulaciones o controles del Estado. Se trata de un sistema de libre competencia, cuyas transacciones comerciales deben ocurrir sin coerción, fraude, ni mandato de ningún tipo, es decir, es todo lo contrario a la economía planificada.

El concepto del libre mercado tuvo su origen en la Europa del siglo XVIII, época en la cual el naciente capitalismo industrial hizo suya la expresión francesa laissez faire (“dejen hacer”), atribuida al fisiócrata francés Vincent de Gournay (1712-1759) y dicha en contra del intervencionismo económico.

Además, en ese entonces se publicó La riqueza de las naciones, célebre libro del filósofo escocés Adam Smith (1723-1790), en el que se defendía el librecambismo (free trade), doctrina económica opuesta al proteccionismo, es decir, que abogaba por un comercio internacional sin barreras ni restricciones, con libre movilidad de la mercancía y de los propios trabajadores.

De acuerdo con Smith, la “mano invisible” del mercado, o sea, de la puja entre oferta y demanda, es la única fuerza capaz de mantener en equilibrio a la economía, y por lo tanto cualquier otro tipo de intervención no haría más que corromper su funcionamiento y desestabilizarla. De hecho, Smith también se oponía a la existencia de monopolios y otras formas de competencia deshonesta entre los comerciantes, ya que al favorecerse de manera artificial, estarían introduciendo inestabilidad al sistema económico.

Las teorías del libre mercado y la no intervención del Estado fueron populares en el siglo XIX, especialmente en Gran Bretaña, a pesar de que no fueron adoptadas del todo por las potencias mundiales del momento, que continuaron protegiendo sus procesos de industrialización a través de aranceles y patentes. En la actualidad, existen posturas más ortodoxas respecto a la interpretación del libre mercado y otras, en cambio, heterodoxas, que proponen distintos grados de intervención económica (economía mixta).

Ver además: Libre comercio

Características del libre mercado

El libre mercado se caracteriza, esencialmente, por la objetividad e impersonalidad de sus procesos, es decir, por una relación casi científica entre los actores económicos, sin que intervengan factores distorsionadores como regulaciones, aranceles, monopolios u oligopolios, entre otros.

En general, para la existencia de un libre mercado eficiente deben cumplirse tres condiciones ideales:

  • Debe haber competencia perfecta, es decir, un intercambio entre vendedores y compradores que carezca de coacciones, monopolios y todo lo que no sea oferta y demanda.
  • La oferta y la demanda deben ser independientes entre sí, es decir, una no debe necesariamente influir o modelar la otra.
  • La oferta debe estar sometida únicamente a la disponibilidad de los recursos económicos necesarios para la producción.

Aunque rara vez se cumplan en la realidad estas tres condiciones, esto no impide a las economías liberales tratar de alcanzar una situación lo más similar posible, siguiendo la premisa de que un equilibrio económico entre la oferta y la demanda solo puede alcanzarse “dejando hacer” (laissez faire).

Ventajas y desventajas del libre mercado

La doctrina de libre mercado tiene promotores y detractores, que señalan sus posibles virtudes y problemas, que pueden resumirse de la siguiente manera:

Ventajas del libre mercado Desventajas del libre mercado
Fomenta la libre competencia, es decir, la creatividad, la innovación y el emprendimiento. Ignora los asuntos distributivos, por lo que puede conducir a grandes desigualdades entre las personas y su calidad de vida.
Permite a los consumidores elegir libremente y recompensar a los productores que mejor satisfagan sus necesidades. Entrega el control del mercado a las empresas, lo cual agranda inmensamente su poder e influencia dentro del propio circuito económico.
Evita las consecuencias negativas que trae consigo la intervención del Estado, como es el caso de la corrupción. Experimenta fallos cuando no se dan las condiciones ideales para la libre competencia, lo cual ocurre muy a menudo.

¿Qué son las fallas de mercado?

Se conoce como fallo de mercado a las situaciones de asignación ineficiente de los recursos, que impiden al libre mercado alcanzar una situación de equilibrio. El término se le atribuye al filósofo inglés Henry Sidgwick (1838-1900), pero su empleo en economía se hizo popular a partir de 1958, como una forma de explicar las razones por las cuales una economía de libre mercado no prospera y se hace necesaria la intervención estatal.

Algunos de los fallos de mercado más comunes son:

  • Asimetrías en la información. Ocurre cuando las partes involucradas en una operación de compraventa no tienen la misma información respecto al bien o servicio ofertado, de modo que no pueden hacerse el mismo juicio respecto a su valor, ni respecto a la conveniencia de la transacción. Por ejemplo, cuando un vendedor ignora que el objeto que vende constituye una reliquia coleccionable y por lo tanto la vende muy por debajo de su costo real.
  • Externalidades. Se llama así a los eventos no económicos que inciden en la situación del mercado de manera directa, y generan distorsiones. Estas externalidades pueden ser positivas (cuando añaden artificialmente valor) o negativas (cuando restan artificialmente valor). Por ejemplo, una situación de guerra en un país lejano puede ocasionar un déficit de un producto y aumentar artificialmente su costo, situación que beneficia a los demás productores de este bien, por pequeños e ineficientes que sean.
  • Mercados no competitivos. Se trata de aquellos mercados en los que alguno de los actores económicos no tiene la necesidad de competir, o no en los mismos términos, porque tiene una cuota de control sobre el mercado o no tiene una competencia significativa. En otras palabras, hablamos de monopolios y oligopolios. Por ejemplo, cuando una gran corporación controla un mercado local y puede vender sus bienes por debajo del costo real (dumping), sacando artificialmente a sus competidores del mercado, para luego imponer los precios que desee.
  • Bienes públicos y consumidores “polizones”. Los bienes públicos son aquellos que el Estado mantiene y que todo el mundo puede disfrutar, incluso aquellos que no contribuyen (directa o indirectamente) a costearlos. Estos últimos son llamados “consumidores polizones” (como los pasajeros clandestinos de un barco) y que al no poder ser excluidos del disfrute de los bienes públicos, impiden al mercado una asignación eficiente de los recursos.

Ejemplos de libre mercado

Los compradores buscan libros de segunda mano.
La comercialización de los bienes de segunda mano suele darse en términos enteramente libres.

Los siguientes son ejemplos de situaciones en que tiene lugar el libre mercado:

  • Los llamados “puertos libres” en un país, en los que el Estado retira los impuestos y aranceles que comúnmente impone a los productos y permite su compraventa en términos libres.
  • La dinámica del dólar “negro” o “paralelo” en los países con control cambiario de divisas, ya que para escapar de las regulaciones estatales, la divisa extranjera se maneja de acuerdo a la oferta y la demanda.
  • La compraventa de bienes de segunda mano suele no estar sujeta a regulaciones, sino terminada por factores propios de la disponibilidad y el estado de la mercancía. Por lo tanto, su comercialización suele darse en términos enteramente libres.

Sigue con: Ley de la oferta

Referencias

¿Cómo citar?

"Libre mercado". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/libre-mercado/. Última edición: 3 de febrero de 2023. Consultado: 01 de marzo de 2024

Sobre el autor

Última edición: 3 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)