Concepto de
Ley de la Oferta

Te explicamos qué es la ley de oferta y para qué sirve la curva de la oferta. Además, la ley de la demanda y qué factores la determinan.

Ley de oferta
La ley de oferta justifica la cantidad de un producto en el mercado.
  1. ¿Qué es la ley de la oferta?

Se conoce como ley de la oferta a un principio económico y comercial que justifica la cantidad disponible en el mercado de un producto determinado (es decir, su oferta),  a partir del requerimiento del mismo por parte de los consumidores (es decir, su demanda) y del precio del producto.

Esta ley parte del concepto de la oferta que, como explicamos antes, no es más que el total de las unidades disponibles en el mercado de un determinado producto, en un momento determinado de tiempo. Los consumidores, así, eligen entre las diversas opciones de la oferta a la hora de comprar, y moldean a partir de dicha selectividad las condiciones del mercado.

Por su parte, la ley de la oferta establece que ante el mayor valor (precio) de un producto, su oferta tiende siempre al aumento, mostrando una relación directamente proporcional.

Esto se cumple a la inversa: a menor precio, menor oferta del producto también, y se explica en que la generación de un bien o servicio cuesta una combinación de capitales y esfuerzos, por lo que los sectores encargados de producirlos requieren de un dividendo mínimo estable (o en aumento) como aliciente para seguir produciendo.

Según ello, para determinar la oferta de un producto se deberá conocer primero su precio y posible devolución económica, junto a sus gastos de producción (mano de obra, materiales, energía) que deberán ser descontados de la ganancia.

Así, entonces, la oferta de un producto puede abaratar (cuando es masiva) o encarecer (cuando es escasa) el precio de un bien o servicio.

Así: si se aumenta el precio de venta de un producto, comúnmente aumentará su oferta en el mercado también, y viceversa.

Ver además: Libre Comercio.

  1. Curva de la oferta

Curva de oferta
La curva de la oferta intenta predecir el comportamiento del mercado.

Se llama así al gráfico que ilustra la relación proporcional existente entre el precio de un bien y la cantidad del mismo que sus productores ponen a la disposición de los compradores en el mercado.

Sobre un plano cartesiano (eje x y eje y) se representan las cifras a través de una serie de coordenadas (compuestos cada una de un punto en cada eje) que al unificarse, suelen mostrar una curva ascendente (si la relación es positiva) o descendente (si es negativa).

El punto de intersección en ambos planos cartesianos sugiere que hay aún equilibrio entre la oferta y la demanda.

Se trata de una de las herramientas más comúnmente empleadas en el análisis teórico económico (neoclásica), para intentar predecir el comportamiento del mercado o determinar el rango de precios que función a la cantidad de productos disponibles para vender.

  1. Ley de la demanda

Muy semejante a la ley de la oferta, este principio se interesa en determinar la demanda existente para un producto en su mercado, a partir de la cantidad el mismo que se encuentra a la venta (oferta) y el precio al que se lo vende.

En el caso de la ley de la demanda, la relación entre precio y cantidad es inversamente proporcional: a medida que subo uno, el otro baja y viceversa.

Al contrario de la ley de la oferta, esta ley no toma en consideración el proceso productivo, sino las condiciones económicas del comprador: sus preferencias, su capital disponible, la presencia (o no) de bienes suplementarios (alternativas de consumo).

  1. Factores que determinan la demanda

Factores de demanda
Al subir los precios, se incrementa la oferta y disminuye la demanda.

Los factores que determinan comúnmente la demanda de un bien o servicio son:

  • El precio de venta. Cuando los precios suben, se incrementa la oferta y, en cambio, se disminuye la cantidad demandada, sobre todo si existen alternativas más económicas.
  • Precio de bienes sustitutivos. Cuando el precio de los bienes que podrían consumirse en lugar del bien estudiado incrementan, también lo hace la demanda de este último.
  • Precio de bienes complementarios. Estos son los bienes que deben consumirse junto con el bien estudiado para su correcto funcionamiento, tal y como la gasolina para poder emplear el automóvil. Si estos bienes aumentan de precio, disminuirá la demanda del bien principal, ya que aumenta también la cantidad de dinero.
  • Nivel de ingreso económico. Si los consumidores de un bien deben gastar más dinero del ordinario pagando servicios o en otras actividades prioritarias, disminuirá su capacidad de demanda de ciertos productos no esenciales.
  • Gustos y preferencias. Tan simple como eso: la gente consume uno u otro producto en base a sus preferencias personales.
  • Escasez. En los momentos de escasez de un producto, su demanda aumenta, ya que no se sabe cuándo se podrá volver a consumir el bien y se lo busca con más insistencia.
  • Inflación. Cuando se esperan mayores precios de los actuales en un rubro, la demanda inmediata de dichos bienes se eleva hasta las nubes, pues todo el mundo desea comprarlo antes de que el nuevo precio llegue; lo mismo al revés: si el precio promete caer, la gente prefiere esperar y comprar sus bienes por menos dinero.

Referencias:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Conceptos (2018). "Ley de la Oferta". Recuperado de: https://concepto.de/ley-de-la-oferta/


Citar

Citado APA: (A. 2018,11. Concepto de Ley de la Oferta. Equipo de Redacción de Concepto.de. Obtenido 2018,12, de https://concepto.de/ley-de-la-oferta/)

Citar

Citado Enciclopédico: Equipo de Redacción de Concepto.de, 2018,11. Concepto de Ley de la Oferta. Editorial Concepto.de (Enciclopedia online). Argentina.