Hater

Te explicamos qué es un hater, sus características y su impacto negativo en otros. Además, te contamos cómo lidiar con un hater.

hater
Los haters pueden ser fanáticos o sólo personas que sienten satisfacción al hacer sufrir a otros.

¿Qué es un hater?

En la jerga de internet y las redes sociales, se llama hater a una persona que incurre en conductas tóxicas de crítica continua y exagerada, fomento del odio (homofobia, xenofobia, racismo) y, en general, una conducta ofensiva y antagónica, especialmente a la hora de lidiar con las figuras de éxito o con el protagonismo de terceros.

El término hater proviene del inglés hate (“odio”) y constituye un préstamo innecesario, es decir, un anglicismo, que debe escribirse en cursivas en contextos formales y que equivale, más o menos, a los términos “odiador”, “detractor”, “difamador”, “enemigo” o “maldiciente”. Este término es propio del mundo de las redes sociales y su uso es muy difundido y criticado a la vez dentro de las comunidades en línea.

Esto se debe a que no existe un consenso respecto de qué conductas son propias de un hater. En algunos casos el término se emplea con mayor ligereza, para referirse a las personas que se oponen a una causa social o que se muestran críticas de un ícono popular de la cultura en línea, a menudo sin que esto esté sustentado en ningún motivo real o trascendente.

En ese sentido se ha acuñado la expresión “haters gonna hate” (“los odiadores siempre van a odiar”) para expresar que siempre habrá gente descontenta, ofendida o molesta por lo que otros piensen o hagan, y que por lo tanto no es posible contar con la aprobación unánime de miles o millones de personas, ni tiene sentido buscarla.

Por otro lado, el problema de la radicalización de las opiniones en los circuitos en línea es un asunto real. Muchas veces los haters pueden ser fanáticos políticos, teóricos de la conspiración o simplemente personas extremadamente infelices que obtienen cierto grado de satisfacción al hacer sufrir a los demás.

Sea cual sea el motivo, estas personas normalmente anónimas invierten buena parte de su tiempo en acosar y ofender a los demás en redes sociales, incitando al odio en su contra y pudiendo llegar al ciberdelito: divulgar información personal, promover acoso en vida real, entre otros.

De acuerdo a las estadísticas de Unicef Argentina 9 de cada 10 usuarios adolescentes de redes sociales consultados han presenciado ataques de parte de haters, y 4 de cada 10 fueron víctimas de dichos ataques, mientras que 3 de cada 10 reconocen haber sido, en alguna ocasión, los atacantes. Por otro lado, tan solo 1 de cada 4 maneja algún tipo de herramienta para lidiar con los haters.

Ver también: Cringe

Características de un hater

Un hater se puede reconocer por las siguientes características:

  • Normalmente utiliza una cuenta anónima, identificada o no con ciertos valores ideológicos: políticos, religiosos, raciales, o de otro tipo.
  • Sus comentarios y posteos están siempre dirigidos a atacar, ofender, humillar o exponer a otras personas, sean usuarios de redes sociales o personalidades de la farándula.
  • Sus ataques pueden limitarse a un espacio virtual específico, o pueden continuar en otras esferas de la vida virtual (mensajes de texto, posteos en foros y blogs), e incluso de la vida real de las personas. Además, pueden ser más o menos inocuos, o pueden bordear el ciberdelito.
  • Sus comentarios y posteos tienen siempre un tono visceral, rabioso, ofendido o insultante, y a menudo contienen información falsa, manipulada o de dudosa procedencia.
  • A menudo puede divulgar información confidencial de terceros y fomentar el escarnio o la agresión hacia esas personas.
  • Reúne tres rasgos típicos de personalidad: un narcisismo rabioso, que busca siempre dejarlo en alto frente a los demás; un maquiavelismo que lo empuja a utilizar cualquier tipo de estrategia o argumento para “ganar” una discusión; y un cierto margen de psicopatía o falta de empatía con el sufrimiento ajeno.

¿Cómo lidiar con los haters?

Nunca es sencillo lidiar con los haters en internet, especialmente cuando hoy en día se dedica tanto tiempo y energía a la imagen proyectada en redes sociales. Algunos consejos para intentarlo, sin embargo, son los siguientes:

  • Ignorar, bloquear. Lo que más codicia un hater es atención: la de sus rivales, especialmente, pues busca mostrarse siempre como un combatiente victorioso, superior. Un primer método de contención contra los haters sería negarles eso que buscan: ignorarlos y, en caso de que sean muy insistentes, bloquearlos y olvidarse de ellos. No tiene sentido dedicar tiempo valioso de vida a leer las opiniones de un desconocido empeñado en hacer sufrir a los demás.
  • Denunciar el acoso. Sin importar a quién esté dirigido, el acoso y el escarnio deben ser denunciados, especialmente cuando incurren en prácticas graves, como exponer información personal, incitar a terceros al odio o a la violencia, o practicar el ciberbullying. Cada red social tiene sus propios mecanismos para denunciar estas actitudes que pueden acarrear al hater sanciones temporales e incluso la pérdida de la cuenta. Pero si eso no es suficiente, por ejemplo, si el acoso excede la plataforma virtual, puede ser hora de acudir a las autoridades pertinentes.
  • Hablar con un ser querido. Si la conducta del hater causa daño más allá del enojo momentáneo, es buena idea buscar el apoyo de un ser querido, con quien charlar sobre lo ocurrido y obtener una perspectiva diferente. Esto es especialmente importante para dar a lo ocurrido en redes sociales una dimensión justa, y no permitir que cualquiera nos ocasione daño emocional. Familiares, amigos, psicoterapeutas, cualquier entorno seguro es útil para hablar sobre los propios sentimientos.
  • Trabajar en la propia autoestima. Es normal que recibir comentarios odiosos o hirientes nos haga sufrir o enojarnos por un rato, pero no que ello conduzca a cambiar hábitos de vida o a tomar decisiones trascendentales. Por lo tanto es indispensable reconocer las propias emociones y entender que la validación de terceros (especialmente de desconocidas) no es algo valioso ni necesario para vivir una vida feliz. Así como la negatividad de un hater es únicamente reflejo de su propia personalidad y su propia autoestima, es importante revisar si se está dando demasiada importancia a sus comentarios.
  • Desconectarse y volver a la vida real. Internet puede ser una fuente de relaciones valiosas y un espacio de disfrute, trabajo y desarrollo personal, o puede ser una fuente de sufrimiento inútil. Si este último es el caso, es preferible darse un respiro, abandonar un rato las redes sociales y dejar que las cosas se asienten. También es importante entender que la vida real, la vida cotidiana, es mucho más importante que la vida en línea.

Sigue con: Riesgos y peligros de las redes sociales

Referencias

¿Cómo citar?

"Hater". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/hater/. Última edición: 31 de octubre de 2022. Consultado: 01 de febrero de 2023

Sobre el autor

Última edición: 31 octubre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)