Concepto de
Estética

Te explicamos qué es la estética, sus características a lo largo de la historia y relación con el arte. Además, qué son las cualidades estéticas.

estetica filosofia arte
La estética reflexiona sobre la belleza y sobre cómo la experimentamos y valoramos.
  1. ¿Qué es la estética?

La estética es la rama de la filosofía que se dedica a estudiar la belleza, tanto en su esencia (qué es), como en su percepción (dónde se encuentra). En esto último se incluyen otro tipo de aspectos como la experiencia estética y el juicio estético. Por ejemplo, cuando valoramos algo de hermoso, feo, sublime, etcétera, estamos haciendo valoraciones estéticas.

La palabra estética proviene del griego aisthetikós, que traduce “que puede percibirse por los sentidos”, por lo que a menudo esta disciplina es comprendida como la filosofía de la percepción en general.

El primero en pensar sobre lo estético fue el filósofo griego Platón (c. 427-437 a. C.), particularmente en tres de sus diálogos: Hipias mayor (sobre la belleza de los cuerpos), Fedro (sobre la belleza de las almas) y El banquete (sobre la belleza en general). En ellos hay una búsqueda de un concepto universal de lo bello, tendiendo a las nociones de proporción, armonía y esplendor.

A lo largo de la historia de la filosofía el concepto de la belleza ha ido cambiando. Esta característica ha intrigado al ser humano, quien cuenta con el arte como herramienta para producirla o interrogarla, además de la belleza natural del mundo.

Para empezar, las nociones clásicas de la Antigüedad que hacían coincidir lo bueno, lo bello y lo verdadero, fueron dando paso a sentidos más complejos de lo estético. Durante el medioevo religioso, por ejemplo, se pensaba lo bello a partir de lo moral, mientras que el Renacimiento volvió a un concepto de belleza como ideal de formas y proporciones.

Luego se llegó a consideraciones de que la belleza no está en el objeto sino en el ojo del artista y en su capacidad para expresar su subjetividad interior. Luego se pensó a la belleza como aquello que escapa o se opone al utilitarismo, o sea, como lo decía el poeta inglés Oscar Wilde (1854-1900), como algo “profundamente inútil”.

En todo caso, la historia de la estética es vasta y compleja, y ha sido uno de los tópicos centrales en el debate filosófico durante siglos.

Puede servirte: Disciplinas filosóficas

  1. Tipos de estética

No existe una sola forma de categorizar lo estético, por lo que no hay tipos de estética como tal. Además, como explicamos antes, el concepto mismo de qué cosa es lo bello ha cambiado enormemente de una época a otra, y por tanto lo que hoy consideramos estético o hermoso, en otras épocas posiblemente habría sido considerado feo, mundano o incomprensible.

Sin embargo, podemos distinguir a grandes rasgos entre la estética clásica, la estética medieval, la estética moderna y la estética contemporánea, comprendiendo esta clasificación como una idea de lo bello y lo valorado visualmente, sobre todo en la disciplina del arte, a lo largo de las distintas épocas de la humanidad.

  • La estética clásica, es la propia de los pueblos de la Antigüedad, especialmente de la civilización grecolatina, pues la idea de belleza de la Antigua Grecia y de los romanos es el fundamento de las nociones futuras de lo bello en Occidente. Para ellos, lo bello, lo bueno y lo verdadero eran una sola misma cosa, y su naturaleza tenía que ver con la mesura, la armonía, la justicia y la adecuación a un ideal, que para filósofos como Platón provenía de la mano de los dioses.
  • La estética medieval. El medioevo fue una época fundamentalmente religiosa en Occidente, en la que el pensamiento cristiano imperó por encima de lo que entonces se consideraban “ideas paganas” o tradiciones contrarias a la moral cristiana, y por lo tanto el concepto de belleza que se manejó tenía que ver con los valores fundamentales cristianos: la fe en Dios, el sacrificio, el dolor y la pureza, o sea, con el moral más que con las apariencias.
  • La estética moderna. El Renacimiento rompió con la tradición cristiana y reivindicaría lo clásico, en el marco de las ideas del humanismo y la Ilustración, que tenían la razón humana como concepto central. Así, los conceptos de belleza de la época se debatieron entre lo planificado, estructurado, simétrico y armónico, que pensaba la belleza a partir de la perfección, y lo subjetivo, visceral, atrevido y original.
  • La estética contemporánea. En los tiempos recientes muchas de las ideas tradicionales sobre lo bello se han superado o cuestionado, a medida que nuevas formas de interpretación de la realidad se descubrían e instalaban en la cultura: el evolucionismo, el psicoanálisis, el marxismo y las escuelas filosóficas nihilistas, desesperanzadas, fruto del incumplimiento de la promesa de progreso que trajo la ciencia consigo. Así, lo bello fue sometido a un proceso de dispersión que permitió el surgimiento del arte abstracto, de lo bello conceptual, de la belleza del sentido de las cosas, más que del cumplimiento de un canon que distinga entre lo estético y lo mundano. En muchas ocasiones, de hecho, lo horrible, lo cotidiano y lo incomprensible han sido propuestos como modelos de lo hermoso.
  1. Cualidades estéticas

estetica filosofia arte cualidades
Diferentes aspectos de una obra de arte la convierten en algo bello.

Las cualidades estéticas son aquellas características propias de un objeto para que pueda ser llamado “bello”. O sea, son aquellos elementos que lo hacen valioso, apreciable, relevante o trascendente.

Para ello, las cualidades deben estar en el objeto (digamos, en la obra de arte), pero también deben poder ser percibidos por el espectador: lo estético es aquello que nos gusta percibir en los objetos.

Existen, en ese sentido, tres tipos distintos de cualidades estéticas,

  • Cualidades sensoriales, que hacen agradable a los sentidos a un objeto, como su textura, sus colores, su brillo, su timbre, etc. Obviamente, estas cualidades se perciben mediante los sentidos y dependen del placer que ocasionen a quien las percibe. Por ejemplo, las notas de una melodía musical producen placer al percibirse.
  • Cualidades formales, que tienen que ver con el modo en que en el objeto se combinan los elementos que lo componen, o la relación que entre ellos puede percibirse. Por ejemplo, la combinación de las palabras que hacen a un poema o la forma en que las manchas de un cuadro se interrelacionan.
  • Cualidades vitales, que refieren al contenido existencial o vivencial de un objeto, es decir, a las ideas que evoca, a los sentimientos que transmite o a las vivencias que recupera. Estas cualidades, a diferencia de las anteriores, no residen en el objeto mismo, sino que el observador puede llegar a ellas a través de él. Aquellos objetos que más significados pueden evocar se tienen, generalmente, como mejores o más trascendentes.
  1. Relación entre estética y arte

El arte es una actividad un tanto misteriosa para la humanidad, ya que no posee ninguna utilidad práctica, pero constituye uno de sus grandes tesoros, capaz de transmitir a las generaciones futuras muchas de las ideas, las percepciones y las vivencias del pasado, de una manera única: a través de la experiencia estética.

El arte tiene el único objetivo de ocasionar en el observador un sentido de lo bello, de lo estético. Puede ser por la evocación de realidades concretas, la suscitación de sentimientos y emociones, la contraposición de ideas y conceptos, o incluso la invitación a hacerse preguntas sobre qué es la belleza, qué es percibir y cómo debe hacerse.

Más en: Arte

Referencias:

Última edición: 15 de marzo de 2020. Cómo citar: "Estética". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/estetica/. Consultado: 07 de abril de 2020.