Estética

Te explicamos qué es la estética, sus características a lo largo de la historia y su relación con el arte. Además, las cualidades estéticas.

estetica filosofia arte
La estética reflexiona sobre el arte y cómo lo experimentamos y valoramos.

¿Qué es la estética?

La estética es la rama de la filosofía que se dedica a estudiar el arte y su relación con la belleza, tanto en su esencia (qué es), como en su percepción (dónde se encuentra). Esto último incluye otro tipo de aspectos como la experiencia estética o el juicio estético. Cuando valoramos una obra de arte como bella o sublime, por ejemplo, hacemos uso de nuestra capacidad para emitir un juicio estético.
Aun cuando en la filosofía contemporánea no se piensa a la estética como una “ciencia de lo bello”, su origen e historia están entrelazados con esta categoría estética, así como con lo sublime.

Puede servirte: Disciplinas filosóficas

Historia y etimología

La palabra estética proviene del latín aestheticus y este del griego αἰσθητική (aisthetiké). Ambas señalan una relación con los sentidos y por eso se usa estética para nombrar al conocimiento que se percibe a través de la sensibilidad. Así, esta disciplina puede ser comprendida como la filosofía de la percepción en general.

El primero en pensar sobre lo estético fue el filósofo griego Platón (c. 427-347 a. C.), particularmente en tres de sus diálogos: Hipias mayor (sobre la belleza de los cuerpos), Fedro (sobre la belleza de las almas) y El banquete (sobre la belleza en general). En ellos hay una búsqueda de un concepto universal de lo bello, que tiende a las nociones de proporción, armonía y esplendor.

A lo largo de la historia de la filosofía el concepto de la belleza ha ido cambiando. Esta característica ha intrigado al ser humano, quien cuenta con el arte como herramienta para pensar y producir lo bello, además de la belleza natural del mundo.

Las nociones clásicas de la Antigüedad, que hacían coincidir lo bueno, lo bello y lo verdadero, fueron dando paso a sentidos más complejos de lo estético. Durante el Medioevo, por ejemplo, se pensaba lo bello a partir de la moral, mientras que en el Renacimiento se volvió a un concepto de belleza como ideal de formas y proporciones. La modernidad, por su parte, pensó una idea de belleza asimilada no al objeto sino al ojo del artista. Hoy se piensa a la belleza de distintas formas, ya sea como aquello que escapa o se opone al utilitarismo, como algo inútil, como presa de la subjetividad o incluso como totalmente inexistente. Hay muchas formas de pensar qué es la belleza o si hay algo como la belleza en sí. La tarea de la estética es considerar estos puntos de vista y hacerlos dialogar de la mejor manera posible.

La estética como disciplina filosófica

Aun cuando la historia de la estética es vasta y compleja, no fue hasta el siglo XVIII —con la publicación de la Crítica del juicio, por el filósofo alemán Immanuel Kant— que se la pensó como una disciplina estrictamente filosófica. Gran parte de su trabajo gira en torno a decir en qué consiste el gusto, más allá de la belleza o lo sublime.

La palabra estética, usada para referirse a la “ciencia de lo bello”, fue utilizada por primera vez en 1750 por Alexanger Baumgarten. Edmund Burke, filósofo irlandés, también se ocupó de pensar las categorías de lo bello y lo sublime. Sin embargo, el primero en dar forma teórica a los juicios de lo bello y lo sublime de manera sistemática fue I. Kant. En La crítica del juicio explica y reflexiona acerca del significado del juicio, su origen y la razón por la que algo nos parece bello o sublime. Como idea general, la facultad de juzgar es considerada como intermediaria entre el entendimiento y la razón. A través del uso del juicio es que podemos suspender nuestro conocimiento sobre los objetos y experimentar el asombro que su forma nos despierta.

La estética surge como resultado de la Ilustración (siglo XVIII) y el siglo Ilustrado (siglo XIX), tal como los llamaba Kant. La ilustración se dividió entre empiristas y trascendentales. La empirista, de la mano de Burke, fue aquella más cercana a la cultura de los salones. La ilustración kantiana, en cambio, pensó a la estética desde las categorías de lo universal y el juicio estético como derecho.

La diferencia kantiana entre lo bello y lo sublime está en el tipo de placer que las cosas nos despiertan:

  • Lo bello es aquello que nos impulsa a la vida y puede unirse con el encanto y la imaginación. Es un tipo de placer positivo.
  • Lo sublime es un placer que nace de forma indirecta gracias a la suspensión de nuestras facultades vitales. Es un placer negativo, aun cuando siga siendo una forma de placer.

A los siglos de la Ilustración y a las obras de Edmund Burke e Immanuel Kant siguieron otros filósofos, pensadores y escuelas. Autores como Schlegel, Schelling y Fitche introdujeron y potenciaron los conceptos de gusto, interés y belleza con ideas como el apetito estético y el ansia de la novedad. Lo mismo pasó con los trabajos de Nietzche, Hegel y Heidegger, por ejemplo, y Benjamin, Adorno o Derrida.

La historia de la estética es una historia en constante construcción, cuyas discusiones se mantienen vigentes más allá del período en que se encuentre.

Períodos estéticos según la idea belleza

La idea de lo bello cambia de una época a otra. Lo que hoy consideramos bello o agradable, en otras épocas ha sido considerado feo, mundano o incomprensible.

En un paneo general, podemos distinguir cuatro grandes períodos de la belleza: la clásica, la medieval, la moderna y la contemporánea. Esta clasificación debe entenderse como una idea de lo bello y lo valorado visualmente, sobre todo en el arte, a lo largo de las distintas épocas de la humanidad.

  • La estética clásica. La idea de belleza de la Antigua Grecia y de los romanos es el fundamento de las nociones futuras de lo bello en Occidente. Para ellos, lo bello, lo bueno y lo verdadero eran una sola cosa, y su naturaleza tenía que ver con la mesura, la armonía, la justicia y la adecuación al ideal de una época.
  • La estética medieval. El Medioevo fue una época mayoritariamente religiosa en Occidente, en la que el pensamiento cristiano imperó por encima de los demás. Así, el concepto de belleza tenía que ver con los valores fundamentales cristianos: la fe en Dios, el sacrificio, la pasión y la pureza, o sea, con la moral más que con las apariencias.
  • La estética moderna. El Renacimiento rompió con la tradición cristiana y reivindicó lo clásico en el marco de las ideas del humanismo y la Ilustración, para quienes pensaban a la razón como un concepto central. Las ideas de belleza de la época se atribuían a lo planificado, lo estructurado, lo simétrico y lo armónico. Se pensaba a la belleza a partir de la perfección y el orden, sin dar espacio a la extravagancia o la desproporción.
  • La estética contemporánea. En los tiempos recientes muchas de las ideas tradicionales sobre lo bello se han visto cuestionadas en consonancia con otras formas de pensar la realidad y la cultura. Por ejemplo, el evolucionismo, el psicoanálisis, el marxismo o las escuelas filosóficas nihilistas. Lo bello fue sometido a un proceso de dispersión que permitió el surgimiento del arte abstracto, lo bello conceptual y la belleza del sentido de las cosas, más que del cumplimiento de un canon que distinguiera entre lo estético y lo mundano. En muchas ocasiones, de hecho, lo horrible, lo cotidiano y lo incomprensible han sido propuestos como modelos de lo bello.

Cualidades estéticas

Las cualidades estéticas son elementos que hacen valioso a un objeto u obra de arte.

Las cualidades estéticas deben poder ser percibidas por el espectador: lo estético es aquello que nos da placer cuando percibimos, en sentido amplio, a un objeto.

En ese sentido, existen tres tipos distintos de cualidades estética:

  • Cualidades sensoriales. Hacen a un objeto agradable a los sentidos (por ejemplo, su textura, sus colores, su brillo o su timbre). Estas cualidades se perciben mediante los sentidos y, según quién las experimente, varía el placer que producen. Por ejemplo, las notas de una melodía musical son cualidades sensoriales que producen placer al percibirse.
  • Cualidades formales. Tienen que ver con el modo en que en el objeto se combinan los elementos que lo componen, o la relación que puede percibirse entre ellos. Por ejemplo, la combinación de las palabras que hacen a un poema son cualidades formales que pueden producir placer.
  • Cualidades vitales. Refieren al contenido existencial o vivencial de un objeto, es decir, a las ideas que evoca, a los sentimientos que transmite o a las vivencias que recupera. Estas cualidades no residen en el objeto mismo, sino que el observador puede llegar a ellas a través de él. Aquellos objetos que más significados pueden evocar ocupan un lugar privilegiado respecto a los demás.

Relación entre estética y arte

Estética y arte
A lo largo del siglo XX se extendió el campo estético a la pintura, la literatura, la poesía, la música y la arquitectura.

La estética tiene su origen filosófico en la pregunta por la belleza. Durante dos mil años, la pregunta por lo bello, en  términos generales, existió ajena al arte.

Recién en el siglo XVIII, con el surgimiento de la cultura y la filosofía de la Ilustración, la estética se transformó en una disciplina filosófica per se. Para el canon cultural, quienes podían apreciar lo bello de un objeto eran quienes poseían cultura, gusto y la posibilidad de decidir qué era bello y qué no. Así se dio paso a una nueva figura cultural: la figura del crítico. Con él aparecieron nuevas relaciones entre el artista, la obra y el público.

La pregunta por el gusto llevó a la pregunta por la obra y, de ahí, a la pregunta por el arte en general. Qué es el arte y qué es lo específico de la obra son preguntas cuya presencia cobró relativa importancia hacia fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Incluso se ha llegado a cuestionar que el arte haya existido alguna vez.

A lo largo del siglo XX se extendió el campo estético no solo a la pintura sino también a la literatura, la poesía, la música y la arquitectura. Aun cuando para algunos pensadores sea imposible decir qué hace que una obra sea una obra, el mundo contemporáneo es ya el escenario de la discusión estética por excelencia: ¿es posible, todavía, hablar de arte?

Sigue con: Bellas artes

Referencias

  • Benjamin, W. (1988). El concepto de crítica de arte en el romanticismo alemán. Península.
  • Adorno, T. W. (2004). Teoría estética. Akal.
  • Danto, A. (1999). Después del fin del arte. El arte contemporáneo y el linde de la historia. Paidós.
  • Formaggio, D. (1992). La muerte del arte y la estética. Grijalbo.
  • Bozal, V. (ed.). (1996). Historia de las ideas estéticas y de las teorías artísticas contemporáneas. Visor.
  • Eagleton, T. (2006). La estética como ideología. Trotta.
  • “Aesthetics (philosophy)” en The Encyclopaedia Britannica.

¿Cómo citar?

"Estética". Autor: Juan Pablo Segundo Espínola. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/estetica/. Última edición: 23 de junio de 2022. Consultado: 07 de julio de 2022

Sobre el autor

Última edición: 23 junio, 2022
Licenciatura en Filosofía (Universidad de Buenos Aires)

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)