Concepto de
Brujería

Te explicamos qué es la brujería, los primeros relatos que las mencionan, la caza de brujas y su representación en el folklore actual.

brujeria
Las brujas son seres supuestamente dotados de poderes sobrenaturales.

¿Qué es la brujería?

Se llama brujería al conjunto de creencias y prácticas rituales atribuido a las brujas (y menos frecuentemente, a los brujos), es decir, a individuos dotados supuestamente de poderes sobrenaturales fruto de un conocimiento arcano u oculto, o bien de pactos con entidades demoníacas.

La brujería es una categoría amplia y heterogénea, condenada por las religiones tradicionales y vinculada con el paganismo. Ha existido desde la Antigüedad, aunque no necesariamente con ese mismo nombre, ni comprendida de la misma manera que en la actualidad.

Es difícil saber cuándo empezó a usarse el vocablo “bruja” y su derivado “brujería”, pues se desconoce su origen y hay razones para pensar que se trata de una palabra con etimología prerromana, quizás celta o germánica. En todo caso, el primer registro documentado de la palabra, escrita como “bruxa”, data de la Europa del siglo XIII.

Aun así, la figura de las adivinas, hechiceras o encantadoras se remonta a la Edad Antigua y aparece en numerosos textos literarios. Por ejemplo, en la Odisea aparece la hechicera Circe, habitante en la isla de Eea, quien a través de pociones convertía a sus enemigos en animales o les hacía olvidar su hogar; y en otras obras la hechicera Medea, mujer de Jasón, quien tenía saberes para la magia.

Hay relatos similares en el Antiguo Testamento bíblico, en el que el rey Saúl consulta a la “bruja de Endor”. También registros de la práctica del “mal de ojo” por parte de brujos y brujas en el Antiguo Egipto y en otras civilizaciones mediterráneas y africanas, en las que eran comunes los talismanes para prevenirlo.

En estos relatos ya se les atribuían a las brujas rasgos característicos, como el conocimiento de las pócimas y hierbas, el don de la metamorfosis en animales, la necromancia, la capacidad de volar (sobre escobas o convertidas en buitres), la ingestión de alimentos extraños, generalmente partes de lagartos, murciélagos o insectos, o incluso el canibalismo (especialmente el consumo de niños pequeños) o el sacrificio ritual.

Durante el final de la Edad Media e inicios del Renacimiento la brujería ocupó un lugar destacado en el imaginario de Occidente, ya que las instituciones religiosas del cristianismo se dedicaron activamente a la búsqueda y persecución de brujas, especialmente a través del Santo Oficio de la Inquisición.



Acusadas de herejía, pactos demoníacos y práctica de las artes oscuras (adivinación, necromancia, etcétera), muchas mujeres a lo largo de Europa y América fueron sometidas a torturas y ejecuciones públicas, como quemarlas vivas en una hoguera.

De semejantes cacerías de brujas, cuyo inicio ronda el siglo XIII y sus momentos más frenéticos los siglos XVI y XVII, quedan registros importantes. Por ejemplo:

  • Directorium inquisitorium de 1376, es el manual de inquisidores de Nicolás Aymerich (1320-1399). En él se distinguen tres formas de brujería, a partir de sus supuestas prácticas demoníacas.
  • Malleus maleficarum de 1487, es un exhaustivo tratado renacentista sobre la brujería.
  • Démonomanie des sorciers, de 1580, del francés Jean Bodin.

La reforma protestante, lejos de poner fin a semejantes prácticas, las asumió fervorosamente. Se estima que solamente en el sur de Alemania murieron quemadas unas 3230 “brujas”, entre 1560 y 1670, y en Escocia solamente unas 4400 entre 1590 y 1680.

Recién con la Revolución Científica y el advenimiento de la Ilustración la obsesión cristiana con la brujería perdió intensidad, y pasó más bien al ámbito del folklore y de las tradiciones populares, incluso infantiles.

Así es como la brujería llega a la actualidad. Hoy las brujas forman parte del imaginario de los cuentos de hadas y del folklore campesino. Sin embargo, aún existen grupos religiosos que aún acusan de brujería a los practicantes de otros cultos, especialmente las religiones no Occidentales (como la Yoruba u otras africanas), o bien a quienes practican el neopaganismo, a través de cultos como la Wicca o el neodruidismo.

Sigue con: Herejía

Referencias:

Última edición: 11 de febrero de 2021. Cómo citar: "Brujería". Autor: María Estela Raffino. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/brujeria/. Consultado: 07 de mayo de 2021.

Artículos recomendados