Concepto de Verdad


El concepto de verdad es uno de los grandes problemas filosóficos que aún siguen dando mucho para hablar, el arma principal de las religiones, y una pieza clave en cualquier discurso político. Pero, ¿qué entendemos por verdad?

Verdad

(Platón y Aristóteles en busca de la verdad.)

¿Qué significa verdad?

La palabra “verdad” deriva del latín veritas , y se entiende ésta a una concordancia existente entre lo que se dice/piensa/cree con lo que “es”. Se trata simplemente de lo cierto, de lo que se no puede dudar. Como vemos, esta definición parece no acarrear grandes problemas para la vida cotidiana (los perros tienen cuatro patas, es una verdad que nadie puede negar ni discutir), pero se topa con ciertas limitaciones cuando se la analiza de una manera más profunda.

Estos problemas se acentúan aún más en materia religiosa, ya que toda religión es portadora de la verdad, sobre todo de aquellas que son trascendentes para el hombre. El sentido de la vida, de donde venimos y hacia donde vamos, son respuestas que toda religión otorga y son rotuladas bajo el término de verdad.

La verdad en la filosofía

El concepto de verdad fue y es sin duda uno de los grandes problemas de los cuales se ocupa la filosofía. Desde Aristóteles y Platón, pasando por Descartes y llegando a Heidegger, todos se han ocupado en algún momento de su obra sobre la verdad. Para Platón el mundo en el que vivimos no es más que un reflejo imperfecto de un mundo suprasensible, de las “ideas”, donde la verdad es un ideal a alcanzar junto a la belleza y el bien. Para esto, nuestra alma (que no pertenece a este mundo, sino al de las ideas) tan sólo debe “recordar” lo que fue en otro momento de su existencia.

Sin duda uno de los puntos de inflexión se produce con el pensamiento de René Descartes. Este filósofo francés rompe con la tradición occidental, introduciendo lo que se conoce como duda hiperbólica (duda de los sentidos, de si estamos despiertos o no, o si somos engañados por un “genio maligno”). Como vemos, utiliza la duda como método para alcanzar la verdad.

Luego de una serie de reflexiones, llega a lo que conocemos como argumento del cógito, “cogito ergo sum”, que significa “pienso, entonces existo”. Un error muy común es pensar que la frase dice “pienso, luego existo”, cosa que no es así. La única verdad indiscutible para Descartes es que existimos, independientemente de si soñamos o no, de si somos engañados o no, ya que todo esto requiere como base alguien que sueñe o sea engañado.

El relativismo por su parte postula que no existen verdades absolutas sino que éstas dependerán del contexto socio-histórico-cultural en el cual sean circunscritas. Esto se enfrenta a una tradición positivista según la cual las verdades se encuentran en el mundo, sólo depende del hombre (a través de la ciencia) descubrirlas.

Teorías sobre la verdad

Podemos distinguir entonces tres grandes teorías sobre la verdad: una de correspondencia, otra de coherencia y una de consenso.

La teoría de correspondencia es la más extendida, que afirma que debe haber precisamente una correspondencia entre los hechos del entendimiento y lo real. Por su parte, la teoría de la verdad basada en coherencia se limita a su estructura lógica, mientras que las teorías de consensos entienden la verdad como construcciones sociales.


Conceptos Relacionados:

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.