Concepto de microeconomía

El concepto microeconomía hace referencia a la parte de la economía que se encarga de estudiar los comportamientos en función de las decisiones, y la administración de los recursos por parte de las unidades de decisión pequeñas (individuos, empresas). El término viene a diferenciarse de la macroeconomía, que estudia la economía en función de los montos globales, con una nueva figura como el Estado. La diferencia no se limita al tamaño en los agentes, en la medida que la microeconomía trabaja con sujetos que buscan satisfacer el bien individual, mientras que la macroeconomía lo hace con un objetivo aparente de mejorar las condiciones de todos.

La palabra tiene una historia relativamente corta, pero la aplicación del concepto se remonta hacia mediados del siglo XIX, donde en Europa nacen una serie de ideas llamadas marginalistas o neoclásicas. Estas ideas surgen impulsadas por distintos autores, quienes postularon los principios esenciales de la microeconomía, que regirían el comportamiento de los agentes económicos. Estos principios siguen siendo entendidos como verdades a priori. Veamos, en primera instancia, cómo la microeconomía comprende a los individuos:

· Todas las personas tienen necesidades y deseos, que no tienen un tope. Son insaciables.

· Dentro de esas necesidades, las personas tienen preferencias, que pueden ser ordenadas y reemplazadas racionalmente.

· Para satisfacer las necesidades, las personas están dispuestas a hacer algo.

· El hombre es adquisitivo, y es competitivo antes que cooperativo.

· El hombre busca maximizar su utilidad (placer, ganancia), al mismo tiempo que busca minimizar el esfuerzo para satisfacer sus necesidades.

· Cuanto más tiene uno de algo, menos valora los incrementos de ello.

Con estos supuestos la microeconomía se afirma como la ciencia, más matemática que social, que analiza los comportamientos de las personas y las empresas. La relación que tendrán entre sí será mixta, con flechas que apuntan hacia ambos lados: las empresas pagan a los hogares los salarios que sirven como renta a los individuos, renta con la cual estarán habilitados para gastar dinero comprando bienes y servicios, que son al mismo tiempo los ingresos de las empresas. Es un círculo que se retroalimenta.

Con estas herramientas, la microeconomía apunta a anticipar las decisiones de los distintos agentes, veamos con qué métodos:

· La teoría del consumidor busca anticipar las decisiones que se tomarán en función de los cambios en el mercado. Se analizan las preferencias del individuo, las cuales se representan generando una curva de utilidad. Como las preferencias son cuantitativas, se podrán trasladar a curvas de indiferencia (cuánto se necesitará de un producto para reemplazar otro). Luego se consideran los precios en el mercado de los productos y la cantidad de dinero disponible para gastar del individuo, con lo que se forma una recta de restricción presupuestaria. Uniendo todas las representaciones en un gráfico, podría saberse de antemano el comportamiento del consumidor.

· La teoría del productor, que se diferencia de la del consumidor en cuanto a los factores: aquí ya no entra la preferencia, sino que empiezan a jugar los costes, la maximización del beneficio y la del ingreso. También, una vez determinados estos valores, podría verse cuál es el punto donde se optimiza la producción.

· Con los dos anteriores determinados, podrá uno llegar al equilibrio general del mercado: el precio en el que la oferta y la demanda coinciden, y el consumidor y el productor están dispuestos a consensuar.

· La estructura de los mercados, que variará en el caso de que se trate de un modelo de competencia perfecta (multiplicidad de productores), monopolio (un solo productor) u oligopolio (una cantidad muy pequeña de productores).

Son muchas las críticas que existen a la escuela marginalista. Los supuestos en los que la microeconomía se apoya para establecer sus predicciones pueden ser discutidos desde la base, lo que anularía gran parte de los postulados que vienen después. La evidencia empírica también ha demostrado que el equilibrio general de la economía no ha logrado optimizar condiciones, a partir de la gran cantidad de crisis que ha tenido la economía desde que esta teoría se impuso.

Probablemente la esencia de las críticas a la microeconomía apuntan a la metáfora de que la microeconomía le coloca una faja matemática a una ciencia social, que por ser social no podrá ser generalizada a partir de funciones matemáticas. Esta mecanización impide un análisis más humano de los comportamientos económicos.


Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.




Artículos Relacionados: