Namasté

Te explicamos qué significa la palabra namasté, su origen y cómo se usa. Además, qué sentidos puede tener en oriente y en occidente.

namaste
La palabra namasté es acompañada por una postura de comunión y humildad.

¿Qué es namasté?

El vocablo namasté (pronunciado y a veces escrito como namaste o námaste) es un saludo proveniente de la lengua sánscrita, idioma originario de la antigua civilización India, cuyos orígenes se remontan al año 3500 a. C.

Es utilizado tanto para saludar como para despedirse, dar las gracias y denotar respeto por el otro en numerosas culturas contemporáneas, acompañado por una leve inclinación del torso o la cabeza y por un gesto que junta las palmas de las manos.

Como ocurre con muchas de las prácticas y los símbolos heredados a Occidente de las culturas orientales, el namasté es un saludo dotado de connotaciones espirituales, místicas o pseudoreligiosas, dependiendo del ámbito en el que se lo practique, e incorporado a través de prácticas como el yoga o la meditación, y en religiones como el hinduismo o el budismo.

Puede servirte: Mandala

Origen de namasté

La palabra namaste es originaria del sánscrito, una lengua clásica de la India y una de las lenguas indoeuropeas más antiguas que se conocen. Se compone de los vocablos Namah (“reverencia” o “adoración”) y te (“a ti” o “a usted”), de modo que su significado original podría comprenderse como “te reverencio” o “te saludo”.

Algunas de las primeras apariciones de esta palabra en Occidente provienen de los años del dominio colonial británico de la India, transliterado como namasthe (al inglés) y vinculado con los representantes tradicionales indios.

El término ganó figuración tras la independencia de la India, y aún más cuando su cultura y tradiciones comenzaron a gozar de una alta estima entre los occidentales, a finales del siglo XX, durante el llamado período “New Age” en que se intentó dar salida al callejón sin salida filosófico de Occidente echando mano a la cultura oriental.

Significados de namasté

La posición de las palmas unidas que acompaña el namasté es considerada un mudra o postura simbólica propia de las religiones orientales como el budismo o el hinduismo.

Se la considera una postura de comunión, que al juntar las dos palmas vincula el aspecto racional (derecha) y espiritual (izquierda) del ser humano, junto con una leve inclinación de la cabeza que denota humildad. De hecho, en el hinduismo se asocia la palma derecha con los pies de dios y la palma izquierda con la cabeza del devoto.

El namasté es muy usual como gesto de apertura y/o fin de una sesión de yoga, como una señal de gratitud y un saludo hacia los demás practicantes y hacia la práctica misma.

El entusiasmo en Occidente por las prácticas orientales llevó a muchos a adoptar el namasté. Así surgieron nuevos sentidos, generalmente vinculados con lo divino y con otros lugares comunes occidentales a partir de los cuales se suele pensar la religiosidad oriental. Ninguno de ellos, no obstante, tiene ningún tipo de validez etimológica o histórica.

Sigue con: Flor de loto

Referencias

¿Cómo citar?

"Namasté". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://concepto.de/namaste/. Última edición: 5 de agosto de 2021. Consultado: 16 de septiembre de 2021

Sobre el autor

Última edición: 5 agosto, 2021

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)